Últimas tendencias de moda y temporada

Tratamiento de las ojeras y bolsas en los ojos

Tratamiento de las ojeras y bolsas en los ojos 1

La formación de bolsas bajo el párpado inferior de los ojos es un problema estético cada vez más frecuente, que puede tener múltiples causas: retención de líquidos, mala alimentación y dormir mal o falta de descanso, además de una predisposición genética. A diferencia de las ojeras, que se caracterizan por el oscurecimiento de la zona que rodea el ojo, las bolsas en los ojos son una hinchazón de la parte inferior de los ojos. Se pueden prevenir e incluso tratar con métodos caseros o cosméticos, pero también puede llegar a ser necesaria la cirugía para eliminarlas.

Tratamiento de las ojeras y bolsas en los ojos 2

Por lo general,  tener los ojos «hinchados» y con bolsas es una situación que suele darse con mayor frecuencia por la mañana. El momento en el cual se hacen más perceptibles es justo apenas nos depertamos y levantamos, sobre todo si no llegamos a tener un buen descanso, si no dormimos como corresponde. Esto se debe a que en esta momento del día es cuando se da la mayor retención de líquidos.

Como rutina, conviene masajear la zona con los dedos para activar la circulación y si es con una crema antibolsas aún mejor. También, se puede aplicar frío, ya que ayuda a bajar la hinchazón. Reducir la ingesta de sal colabora a evitar la retención de líquidos. Precisamente, una dieta rica en frutas y verduras y pobre en sal tendrá una función preventiva, al igual que un descanso de al menos siete horas de sueño por las noches.

Tratamiento de las ojeras y bolsas en los ojos 3

Pero si todo esto no surte efecto y se tienen unas bolsas de ojos ya instaladas y permanentes, queda el último recurso: la cirugía. El procedimiento es quirúrgico, utilizando una técnica que se conoce con el nombre de blefaroplastia. Es una intervención con un alto grado de seguridad. Primero, se procede a eliminar la grasa, los líquidos y otras sustancias que puedan haberse acumulado en las bolsas, lo que reduce de forma inmediata la hinchazón. Posteriormente, siempre que la piel haya adquirido flaccidez, se estira y se recorta la sobrante por un procedimiento que no dejará cicatrices.