Home » Psicología » ¿Qué hacer cuando tu relación se está desmoronando?

Todas las parejas pasan por una serie de etapas a lo largo de su relación. Y mientras que en unas se puede apreciar una mayor compenetración, en otras parece haber una continua falta de acuerdo y armonía. A veces, se entra en conflictos por cualquier detalle sin importancia. Con paciencia, cariño y disposición se pueden superar grandes obstáculos. Si tenés la impresión de que tu relación se está desmoronando y querés conservarla, debés saber que el primer paso para iniciar la recuperación será una autoevaluación.

¿Qué hacer cuando tu relación se está desmoronando?

1. Auto-observación

Es casi imposible solucionar un problema si no sabes que lo tenés. Por eso, el primer paso es tomar conciencia de cuál es nuestra situación, buscar la causa de la desarmonía. En este sentido, el mejor lugar para encontrar errores es dentro de uno mismo. Considerá cómo es tu conducta así como tus contestaciones, tu tono de voz, tus maneras de dar afecto y, sobre todo, analizá tus sentimientos. Tené en cuenta que, si no existe la voluntad de asumir tu parte de culpa en los conflictos, poco o nada podrás cambiar. Por eso, es imprescindible la auto-observación. El desarrollo de una mirada crítica, hacia dentro, que te permita ser más empático y asertivo con tu pareja.

2. Diálogo

No se pueden solucionar los problemas si no se hablan. Y para dialogar es imprescindible que el tono de la conversación sea tranquilo. Si mantenés una actitud ofensiva, llena de reproches y de resentimientos no vas a llegar a un acuerdo. Es necesario no herirse con la palabra. Si vas a decir algo, mejor que no sea para lastimar, ni para hacer sentir mal al otro. El respeto jamás se debe perder.

3. Tiempos y Distancias

Hay que aprender a respetar los tiempos y los espacios de intimidad de la pareja. Someter al otro a nuestro control o exámen constante, no es sano. Hay que respetar el tiempo de soledad (tanto el de uno como el de nuestra pareja) o de hacer actividades por separado. Este espacio dará oxígeno a la relación y renovará las ganas de volver a encontrarse. Sucede lo opuesto si se buscar «forzar» a nuestra pareja.

4. Aprender a confiar

La confianza es uno de los pilares fundamentales de toda pareja. Sin confianza no se puede vivir juntos. Pero no puedes exigirla si no la damos primero. Si la relación se está desmoronando, debemos aprender a confiar, a escuchar, a ponernos en el lugar del otro. No le abramos las puertas a los celos y, ante cualquier situación de duda, optar por hablarlo con tranquilidad y cariño.

5. Terapia de pareja

La gran mayoría de las personas tratan de ocultar la terapia de pareja. Mostrar debilidad nos suele dar vergüenza o miedo al qué dirán. Pero esta forma de pensar es un rotundo fracaso. Pedir la ayuda de un profesional es necesario y puede traer muchas cosas positivas a la relación. Por este motivo, no hay que dudar en hacer los esfuerzos necesarios y acudir a un psicólogo para tratar de dar solución a lo que todavía tenemos pendiente con nuestra pareja.

6. Retomar el deseo sexual

Las discusiones no solo te alejan de tu pareja en lo sentimental, sino también a nivel físico. Si acabamos de discutir o de enojarnos, ninguno tendrá ganas ni de tocarse. Las ganas de besar o intimar se quedan de lado. Por eso, es importante resolver cualquier pequeña confusión en el mismo día. No alarguemos la tensión, llegar a acuerdos para detener el alud de malos pensamientos que se generan con los enojos. Tener relaciones sexuales es básico para mantener, como se suele decir, «la llama» encendida. Cualquier momento puede ser bueno para sorprenderse y hacer el amor.

7. Reiniciar la relación

¿Recuerdas el momento en el que la relación todavía iba bien? ¿Cuándo empezó a fallar? Debemos retroceder en el tiempo para intentar encontrar los factores que empeoraron la relación. Si los detectamos junto con nuestra pareja, será más fácil buscar la solución e intentar recuperar el cariño previo a la mala etapa. Además, debemos hacerlo antes de que sea demasiado tarde y que sea ya casi imposible recuperar esa ternura.

Hay un requisito imprescindible para salvar una relación que se está desmoronando: debemos quererlo de verdad, y que sean ambos los miembros de la pareja que así lo deseen. Por lo tanto, es imprescindible manejarse con absoluta sinceridad, ya que, si la relación no va a funcionar, es preferible hablarlo con claridad, cerrar la puerta, y esperar con esperanza otra oportunidad.

SHARE WITH FRIENDS: