Home » Actualidad » ¿Por qué estoy siempre con mucho cansancio?

La mujer cumple diversos roles en la sociedad. Así, es posible que una sea mamá, que además de ocuparse de sus hijos, también organice las tareas del hogar y, que trabaje fuera (o dentro) de la casa en otra actividad. En parte, existe cierta lógica que indica que teniendo tantas actividades, una termina agotada en la rutina diaria.

Tanto el cansancio físico como el psicológico pueden hacer mella en nuestro bienestar y afectar a nuestra salud. El cansancio es la sensación de agotamiento y es conocido como fatiga. Esta se genera por el sobresfuerzo y la tensión ocasionada por las actividades diarias. La manifestación de la fatiga viene acompañada con debilidad y molestias en el cuerpo. La sensación de estar siempre tan cansada puede ser física y mental. Son múltiples las causas del cansancio, que son generadas por el entorno que te rodea.

El cansancio tiene dos dimensiones, la personal y la social. Ambas dimensiones pueden originar la aparición del cansancio

  • La dimensión personal se refiere a cómo una es capaz de solucionar los problemas y la fortaleza mental para afrontar los retos.
  • Por otra parte, la dimensión social se refiere a la relación con las personas que nos rodean.

Quien padece de un constante cansancio puede estar sufriendo agotamiento extremo e, inevitablente, estos termina afectando la salud física y mental. Entre los síntomas de esta fase de cansancio se encuentra la insatisfacción, la sensación al fracaso, problemas del sueño y aparición de cuadros de ansiedad.

Muchas veces los problemas que nos ocupan son domésticos. Así, salir de compras, solventar inconvenientes en la casa y manejar la presión de llevar a los niños al colegio pueden ser una de las razones que generan cansancio, porque son situaciones desgastantes. Discutir con los miembros de la familia o con nuestra pareja ocasionará una presión en nuestra vida. Hay que evitar quedarse estancada en el problema y buscar la solución mediante una comunicación óptima. El hogar tiene que ser un espacio para relajarse, no para generar presiones o situaciones de estrés.

El trabajo es un lugar para desarrollar nuestra profesión y habilidades. Es un espacio para crecer y esforzarnos diariamente. Sin embargo, a menudo las tareas y carga laboral aumentan, y esto genera presión laboral y fatiga. Esa presión laboral la trasladaremos a todos los entornos de tu vida y no rendiremos en las actividades diarias. Si nos quedas dormidas mientras realizamos algún un informe o no logramos estar atentas y prestar atención en diversas reuniones, esto se debe al cansancio acumulado. Nunca debemos llevar el trabajo al hogar. Ees primordial saber separar los espacios: las actividades laborales deben permanecer en la oficina.

Cuando nos sentimos presionadas y estamos todo el día pensando en nuestros problemas, pero sin buscar solución alguna a los mismos, lo que generamos es terminar en un agotamiento mental y psicológico. Si no contamos con la fortaleza mental para afrontar los problemas podemos caer en cansancio. Los problemas tienen solución; no debemos «envolvernos» en ellos, sino que debemos seguir adelante con un visión positiva. La mente controla al cuerpo, no dejemos que justamente sea ella la que termine apoderándose de nosotros. Ees importante poder armarse de valor y de ser necesario, buscar ayuda profesional para así lograr tener una vida feliz y saludable.

El cansancio físico es una manifestación del cuerpo cuando es sometido a una actividad física o situación irregular. Si estamos realizando deportes pero no descansamos lo suficiente, nuestro cuerpo se resentirá y aparecerá un importante agotamiento. Al someter al cuerpo al desgaste físico de la rutina, no tendremos ganas de levantarnos ni  de realizar las actividades pautadas. El descanso y el buen dormir son fundamentales para evitar estar siempre cansadas.

El ser humano está hecho de emociones. La tristeza, alegría, miedo y sorpresa forman parte de nuestra vida. Al ser un cúmulo de emociones, tendremos diferentes reacciones según la situación que se nos vayan presentando. Hay que vivir la emoción del momento y no acumularla. De esta forma, evitaremos una sobrecarga de problemas e inconvenientes. Expresar lo que sentimos y cómo lo sentimos, evitará el cansancio emocional y podremos afrontar los problemas mejor predispuestas y, con fortaleza.

SHARE WITH FRIENDS: