Home » Belleza y Salud » La pérdida de elasticidad en la piel

El paso del tiempo es lapidario y, en ocasiones, hasta cruel. Lamentablemente, tarde o temprano, a todas nos toca envejecer. En este proceso natural y lógico, por supuesto que lo principal es que podamos envejecer «dignamente», minimizando ante todo, problemas en nuestra salud  tanto física como mental. En cuestiones más frívolas (por decirlo de alguna manera) y que tienen que ver con la estética pero, que a su vez también tiene impacto en nuestra autoestima y estado anímico (quien no se ve medianamente bien frente al espejo, puede empezar a sentirse deprimido), lograr mantener la piel con firmeza es uno de los objetivos más deseados y buscados.

elasticidad de la piel

Al ir envejeciendo, inexorablemente se produce una pérdida de firmeza en la piel. Las células de la epidermis van reduciendo su capacidad para regenerarse y pierden su poder de contención de las fibras musculares. De esta manera, el efecto del peso debido a la gravedad, acaba venciendo la resistencia.

La flacidez es una señal evidente del envejecimiento, pero la verdad es que no sólo está relacionada con la edad. El embarazo es una prueba difícil para la piel del cuerpo femenino. Durante los nueve meses de gestación, las fibras elásticas se someten a una gran tensión y, al sumarse los cambios hormonales, se puede generar la aparición de manchas o se puede reducir la capacidad de regeneración de los tejidos en algunas partes del cuerpo. Subir y bajar de peso bruscamente también tiene los mismos efectos de laxitud.

Otra causa es el sedentarismo, el cual tiene malas consecuencias sobre el tono de la piel. El ejercicio es un gran estimulante de todos los procesos que ponen en marcha la renovación de la dermis, ya que se estimula la circulación de la sangre y se incrementa el drenaje linfático que permite la eliminación de toxinas en las capas superiores de la piel. Por último, otras causas pueden ser el estrés, la polución y las temperaturas extremas; también el cigarrillo y el alcohol. Y sin dudas, un gran problema lo tienen las mujeres que se han expuesto excesivamente al sol durante muchos años de su vida.

No hay poder ni control sobre este proceso natural, pero las mujeres pueden ayudar a reducirlo e, incluso, a retrasarlo. Para empezar, siempre es recomendable llevar a cabo una dieta saludable, usar protección solar, hacer ejercicio y evitar el cigarrillo y el exceso de alcohol. Mantener la piel hidratada y limpia en todo momento, es algo que hay que hacer desde el día en que se cumplen 20 años y que ayudará mucho luego de los 40. Por otro lado, el uso regular de las cremas reafirmantes corporales aumenta la elasticidad de la piel, gracias a los principios activos que incorporan con acción sobre las fibras elásticas y colágenas.

perdida de elasticidad en la piel

También, existen otros tratamientos muy efectivos: en la consulta con un médico especialista en estética, podemos encontrar esa ayuda que necesitamos con la más novedosa tecnología. Hoy contamos con diversos equipos y tratamientos que mejoran la tensión de la piel en forma natural:

  • Venus Freeze. Es un equipo médico de última generación que combina dos tecnologías: la radiofrecuencia multipolar + pulsos magnéticos. Esto permite tratar el cuerpo y el rostro desde el interior y el exterior al mismo tiempo. Está indicado en procedimientos faciales y corporales y ofrece resultados contundentes en reducción de grasa localizada, tensado y reafirmación de la piel, reducción de la celulitis y modelado corporal.
  • VelaShape III. Es el equipo más moderno que existe en el mundo, ideal para modelación corporal y los tratamientos de celulitis, aprobado por la FDA en los Estados Unidos y por la CE (Comunidad Europea).
  • Mesoterapia corporal. Permite el ingreso de principios activos reafirmantes.
  • Mantas térmicas. Favorecen la penetración de principios activos reafirmantes.
  • Ondas Rusas. Colaboran en mejorar la tonicidad muscular.

SHARE WITH FRIENDS: