Home » Belleza y Salud » La importancia de cuidar los talones

No hay planta del pie que soporte el calor del verano, la playa, andar sobre la arena con o sin ojotas. No solemos mostrar esta zona de nuestro cuerpo pero lo cierto es que deberíamos, ya que los pies son importantes y no sólo por una cuestión estética, sino también de salud. Muchas veces, tardamos en darnos cuenta que tenemos los talones agrietados y llenos de durezas, rozaduras o fascitis plantar.

Pocas cosas dan más gusto que caminar descalza por casa o sobre otras superficies, como el césped o la arena. Lo malo es que esto acaba pasando factura en forma de problemas, dermatológicos y biomecánicos. Los que tiene que ver con la piel son más que visibles. Los talones secos y agrietados son la consecuencia de lo descuidados que hemos tenido a nuestros pies. Esto se debe a que hemos tenido los pies más al aire libre y en contacto con el calor, el agua, el salitre, el cloro, etc.

Durante el verano, al llevar los pies más expuestos con sandalias, ojotas y alpargatas, el sol y el oxígeno ambiental hacen que su piel se sequen más. Por eso, es bueno poder incorporar el hábito de hidratar diariamente esta parte del cuerpo con cremas específicas, porque su piel es 50 veces más gruesa que la de la mejilla. Masajearlos al terminar el día y darles un descanso, poniéndolos durante unos minutos en agua fría para favorecer la microcirculación de la zona. También, es de relevancia evitar que estén en contacto con agua muy caliente y no abusar de los baños relajantes de larga duración  para mantener piel de los talones suave y elástica.

Por otra parte, el uso de calzados como sandalias sin sujeción u otros que no están diseñadas para caminar puede producir patologías como la fascitis plantar. Por eso, es importante usar zapatos que tengan cierta estabilidad y con algo de sujeción en la zona del talón. Si realizamos paseos cortos, no habrá problemas, pero no debemos abusar, ya que, al caminar descalzos por la arena se genera un mayor gasto de energía y una mayor tensión en la polea muscular posterior de la pierna, favoreciendo la aparición de sobrecargas musculares en el tendón de Aquiles, soleo, gemelos e isquiotibiales y en las lumbares.

SHARE WITH FRIENDS: