Home » Belleza y Salud » Ejercicios faciales que ayudan a evitar la flacidez en el rostro

La flacidez en el rostro es uno de los problemas estéticos más comunes. Se produce por una disminución en la producción de colágeno y elastina, dos sustancias que se encargan de mantener la firmeza y juventud de la piel. Esto provoca que el tejido dérmico se ”descuelgue” y el rostro luzca decaído. Asimismo, favorece la aparición de los signos de la edad de forma prematura.

Si bien la flacidez hace parte del proceso biológico del envejecimiento, algunas personas la experimentan desde edades tempranas debido a diversos factores, como los malos hábitos de vida y las agresiones del ambiente. Por suerte, es un problema que se puede controlar o retrasar, ya que hay muchos productos y hábitos que, incorporados en la rutina diaria, ayudan a minimizar los signos antiestéticos. Ejercitar el rostro es fundamental para prevenir la flacidez. Los ejercicios pueden realizarse en cualquier lugar y basta con dedicar unos pocos minutos al día para tonificar el rostro y conseguir resultados satisfactorios.

  • A la hora de realizar los ejercicios para combatir la flacidez en el rostro es recomendable que los realices siempre con el rostro limpio y humectado.
  • La constancia es la clave para que la rutina de ejercicios surta efecto, pero además debemos mantener buenos hábitos de vida.
  • Las personas que aún no presentan flacidez pueden realizar estos ejercicios a modo de prevención.
  • En caso de que la flacidez en el rostro sea muy severa, habrá que tener paciencia, pues los avances serán más sutiles que en otros casos.

Ejercicios faciales que ayudar a evitar la flacidez en el rostro

 

Evitar la papada

Para prevenir la aparición de papada también debemos ejercitar la zona de la pera o barbilla en forma diaria ¿Cómo hacerlo? Parada o sentada en una silla recta, poner la cabeza derecha y la espalda erguida. Inclinar la cabeza hacia atrás, llevando la mirada hacia el techo, y mover la boca como si estuviésemos masticando algún alimento. Sostener unos segundos, regresar a la posición inicial y realizar de 10 a 15 repeticiones.

Ejercitar los pómulos

Los pómulos suelen ser una de las partes del rostro que más reflejan la pérdida de elasticidad y firmeza. Su piel se descuelga con facilidad y puede reflejar el envejecimiento, incluso cuando todavía no es tiempo. Sin embargo, se pueden tonificar y reafirmar, dado que este ejercicio se enfoca en el trabajo de sus músculos. ¿Cómo hacerlo?

  • Tomar aire e inflar las mejillas.
  • Cuando estén bien tensas e infladas, darles pequeños golpes con las yemas de los dedos.
  • Sostener durante 10 segundos y soltar el aire suavemente.
  • Luego, torcer los labios hacia el lado derecho y repetir el movimiento hacia el lado izquierdo.
  • Completar otras 10 repeticiones y relajar.

Estirar la frente

Para evitar las líneas de expresión en la frente es muy importante tensar la piel a través de la práctica diaria de un sencillo ejercicio. Este tonifica el tejido flácido y, al mejorar la circulación, ayuda a lograr un óptimo proceso de oxigenación de la piel. ¿Cómo hacerlo? En un lugar donde te puedas relajar por completo, colocar ambas manos en la frente, con las palmas hacia adentro. A continuación, estira la piel, desde el centro de la frente hacia las sienes. Relajar 10 segundos y repetirlo de 10 a 15 veces.

Trabajar el contorno de los ojos

Al trabajar la piel del contorno de los ojos con este ejercicio de tonificación podemos prevenir y disminuir las molestas «patas de gallo».Este permite tensar la piel y promueve la correcta distribución del colágeno y elastina. ¿Cómo hacerlo? Unir los dedos índices con los pulgares, como cuando simulamoss unos lentes. Ubicarlos en el contorno de los ojos y, sin presionar demasiado fuerte, tensar la piel de arriba hacia abajo. Parpadear 20 veces manteniendo la tensión, sostener 2 o 3 segundos y relajar.

Ejercicios para los párpados

Los párpados son una zona sensible que tiende a descolgarse por la pérdida de nutrientes en la piel. Su tratamiento y ejercicio continuo es esencial, dado que sus tejidos pueden perder elasticidad con más facilidad que otras áreas. ¿Cómo hacerlo? Ubicar el dedo índice desde la parte inferior del ojo hacia la nariz. Sin abrir la boca, comenzar a parpadear rápido, tratando de mirar al techo. Parpadear durante 20 o 30 segundos y completar 3 repeticiones.

Tonifica el contorno de los labios

La piel que cubre el contorno de los labios tiende sufrir continuas agresiones debido al sol, las toxinas y los componentes de algunos alimentos. Esto se debe a que es más delgada y, muchas veces, se descuida dentro de la rutina de belleza. Por fortuna, el ejercicio para tonificarla es muy sencillo y se puede realizar varias veces al día. ¿Cómo hacerlo? Abrir la boca tanto como nos sea posible, sostener 3 segundos y cerrarla. Realizar 10 repeticiones, 2 o 3 veces. Luego, en frente del espejo, pronunciar las vocales en voz alta, tratando de abrir la boca de forma exagerada. Realizar otras 10 repeticiones y relajar.

SHARE WITH FRIENDS: