Últimas tendencias de moda y temporada

¿Cómo podemos evaluar nuestra relación de pareja?

¿Cómo podemos evaluar nuestra relación de pareja? 1

La escala de ajuste diádico (DAS) es la herramienta psicológica más utilizada para evaluar la calidad de una relación de pareja, así como su ajuste, satisfacción, compromiso, etc. Es un recurso que está al alcance en cualquier escenario de terapia de pareja y también en el ámbito de la investigación. Gracias a él obtenemos una información fiable y válida sobre el vínculo afectivo de dos personas.

Es posible que el término «ajuste» nos genere algo de dudas. ¿A qué nos referimos exactamente cuando hablamos de esta dimensión? La sola palabra ya nos hace visualizar dos piezas determinadas que por su forma y características tienen más o menos probabilidades de encajar la una con la otra y, por tanto, funcionar. A nivel de pareja, como ya sabemos, sucede lo mismo. Ajuste es, por ejemplo, tener unos mismos valores, saber llegar a acuerdos, saber manejar en conjunto las situaciones difíciles, disfrutar el uno del otro, el respeto mutuo, la reciprocidad…

¿Cómo podemos evaluar nuestra relación de pareja? 2

Asimismo, cabe destacar que este tema ha sido siempre de gran interés tanto para el mundo de la psicología como para la sociología. Estudiar el ajuste de las parejas nos ayuda a entender, por ejemplo, las tasas de rupturas o divorcios en una sociedad, también el grado de satisfacción o cómo se comportan las nuevas generaciones en comparación con las anteriores en esta materia. Así, tal y como podemos intuir, la escala de ajuste diádico es un recurso más que indispensable en muchos escenarios cotidianos. Por otro lado, es interesante saber que desde que el sociólogo de la Universidad de Pensilvania, Graham Spanier lo desarrollara en 1976, se ha convertido en un cuestionario mundialmente utilizado por su sencillez y excelentes resultados psicométricos.

La escala de ajuste diádico tiene como objetivo evaluar el grado de armonía o ajuste global de los miembros en una relación de pareja. El propio profesor Spaniel, responsable de este cuestionario, señaló ya en su día que su propósito con esta prueba era el siguiente: Medir el ajuste diádico de una relación partiendo de dimensiones como las posibles diferencias entre la pareja, las tensiones, la presencia de ansiedad en la relación y su intensidad, el grado de satisfacción, la cohesión y la facilidad o dificultad a la hora de llegar a acuerdos. Asimismo, un aspecto que los profesionales de la actualidad aprecian de este instrumento, es su neutralidad. Es decir, puede aplicarse a cualquier perfil de pareja (heterosexual, homosexual, casada o no, etc). No importa que hayan pasado ya más de 40 años desde que Graham Spaniel la introdujera; sigue siendo una escala útil, práctica e interesante.

Las cuatro áreas del la escala de ajuste diádico

La escala de ajuste diádico consta de 32 ítems que se establecen en base a cuatro subescalas:

  • Consenso: capacidad, recursos y habilidades para llegar a acuerdos. Con este cuestionario podemos saber el grado en que dicha pareja llega a consensos en su día a día.
  • Satisfacción. Esta dimensión es clave en todo vínculo afectivo; nos informa del nivel de bienestar, de felicidad, de compromiso…
  • Cohesión. Con este término nos referimos al grado de implicación de un miembro de la pareja con el otro. Es el interés, la apreciación, la capacidad por generar soluciones a los problemas, de buscar instantes para compartir tiempo…
  • Expresión de afecto. Esta subescala es una pieza indispensable para valorar el ajuste de una pareja. Se refiere a esos gestos cotidianos que demuestran el amor, el cariño. Se relaciona a su vez con la vida sexual y su satisfacción.

¿Cómo podemos evaluar nuestra relación de pareja? 3

Las respuestas siguen el estilo likert, es decir, cuatro opciones que van desde «siempre de acuerdo» a «nada de acuerdo». Este cuestionario sigue un formato autocorregible, de manera que podemos tener los resultados rápidamente. Además, lo más útil es poder comparar cada dato en ambas partes de la pareja para comprender dónde están los puntos fuertes de cada uno, dónde los problemas y cuáles las áreas en que deberíamos trabajar.

  • 1. Manejo de finanzas familiares
  • 2. Diversiones
  • 3. Cuestiones religiosas
  • 4. Demostración de afecto
  • 5. Amistad
  • 6. Relaciones sexuales.
  • 7. Convencionalismos
  • 8. Filosofía de la vida
  • 9. Relaciones con suegros
  • 10. Objetivos, fines, valores
  • 11. Cantidad de tiempo que pasamos juntos
  • 12. Toma de decisiones importantes
  • 13. Tareas domésticas
  • 14. Intereses y actividades realizadas durante el ocio
  • 15. Decisiones en relación con el trabajo
  • 16. ¿Con qué frecuencia pensaste en el divorcio o en la separación?
  • 17. ¿Con que frecuencia te vas de la casas después de una pelea?
  • 18. ¿Cada cuánto pensás que las cosas van bien en la pareja?
  • 19. ¿Confías en tu pareja?
  • 20. ¿Lamentás estar junto a tu pareja?
  • 21. ¿Con qué frecuencia tienen discusiones?
  • 22. ¿Con qué frecuencia sentís que perdés la calma?
  • 24. ¿Participan juntos en actividades fuera de la relación?
  • 25. ¿Intercambian ideas estimulantes?
  • 26. ¿Re ríenjuntos?
  • 27. ¿Suelen discutir serenamente?
  • 28. ¿Trabajan juntos en algún proyecto?
  • 29. Casi siempre estoy cansado para tener relaciones sexuales.
  • 30. Hay ausencia de demostraciones afectivas.
  • 31. Valore el grado de satisfacción de su relación
  • 32. ¿Cómo ves el futuro con tu pareja?

La escala desarrollada por Spanier en 1976, sigue siendo válida y fiable. Sus cuatro escalas continúan siendo internamente consistentes, con lo cual, se alza aún como un recurso que nos puede dar información muy importante. No solo podemos ver el grado de ajuste de una pareja. Gracias a ella, también es posible valorar aspectos de la personalidad de los evaluados e incluso la probabilidad de que ese vínculo se mantenga o no en el futuro.