Home » Belleza y Salud » Cómo evitar subir de peso en la menopausia

La menopausia es una etapa de cambios hormonales. El cuerpo deja de producir estrógenos y esto suele ir acompañado de alteraciones físicas, entre las que puede aparecer un aumento de peso y acumulación de grasa en zonas concretas, como el abdomen y los muslos. El metabolismo se vuelve más lento, el cuerpo necesita menos energía. Además, los músculos pierden tono y firmeza. Y a esto hay que sumar que, algunas mujeres maduras, sufren problemas de autoestima. Los mejores recursos para mantener el peso durante la menopausia son el deporte y la alimentación.

Pasos para adapar la dieta

  • Equilibrar las cantidades. Como regla general, tanto para la comida como la cena, debemos tomar como medida un plato llano y cubrir un tercio con alimentos cuya base sea la proteína y los otros dos tercios con verduras. Como postre, siempre fruta fresca y, como bebida, preferiblemente agua.
  • Repartir la ingesta de comida en cinco tomas (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena). Suele aconsejarse en cualquier dieta, pero no es tan sencillo, ya que muchas personas se saltean las tomas de media mañana y de media tarde. Si se cumplen las 5 comidas, se mantiene el metabolismo activo y se consigue maximizar la quema de calorías. Además, el cuerpo tendrá sensación de haberse saciado, lo que ayudará a evitar los picos de ansiedad.
  • Consumir mayor cantidad y calidad de proteínas. Estas yudan a mantener el tono muscular y aportan vitalidad. Es importante reducir el consumo de las carnes rojas y elegir alimentos con proteínas de calidad: pescado azul, huevos, legumbres, tofu….
  • Consumir carbohidratos de forma inteligente. Son el combustible del cuerpo y, por tanto, son esenciales, pero si queremos que formen parte de nuestra vida diaria, hay que realizar ejercicio o si no se almacenarán en forma de grasa.  Hay que buscar hidratos de carnono de origen natural e ingerirlos durante el desayuno y el almuerzo, pero no en la cena.
  • Tratar de no consumir snacks entre horas. Controlar la alimentación genera estrés, especialmente en el tramo de la tarde a la noche. Para combatirlo, es importante mantener la rotación de cinco comidas (de ahí la necesidad de almuerzo y la merienda) y siempre tener a mano algún snack sano como un puñado de frutos secos sin tostar, fruta o una barrita de proteínas.

Además de estas reglas básicas de nutrición, es importante que el ejercicio físico, en la medida de nuestras posibilidades. Basta con que empecemos con una media hora, unas dos o tres veces por semana. Caminar a buen paso, hacer yoga, pilates, natación o gimnasia modeladora, son actividades eficaces para mujeres que estén cerca de la menopausia o ya transitándola.

SHARE WITH FRIENDS: