Home » Belleza y Salud » Cómo evitar la retención de líquidos

La retención de líquidos afecta mucho más a mujeres que hombres porque hay un efecto de la hormona progesterona que actúa en la segunda fase del ciclo menstrual. Esta problemática suele incomodar a millones de mujeres (se presenta en 7 de cada 10). Si por la noche cenamos de manera liviana y frugal y pudimos descansar bien durmiendo un mínimo de 8 horas, lo más normal es que nos despertemos bárbaro, de buen humor, relajadas y cero hinchadas. Luego del trajín cotidiano que puede implicar trabajar, ocuparse de las tareas del hogar, de los hijos…llega el anocher y al desvestirnos observamos (y muchas veces sentimos) los tobillo y las piernas inflamadas, hinchadas, incluso con las costuras marcadas del pantalón y/o medias que usamos ese día. ¿Qué sucede? La respuesta es sencilla :  se debe a la retención de líquidos.

P1160399 copy

No debemos asustarnos, pero siempre hay que estar atentos y observar nuestro cuerpo para detectar anomalías. Las personas amanecen sin retención, y si se nota desde la mañana es una señal de alerta. También se debe observar si hay dolores musculares frecuentes o decaimiento y alteraciones en la orina, como sangre o espuma, ya que podrían ser señales de una enfermedad renal. Si se tienen dudas, conviene acudir a una consulta con un nefrólogo o vascular periférico para que descarte cualquier causa riesgosa.

Encontramos 2 tipos de retención de líquidos:

  • Debido a Factores orgánicos: Inflamatorios, trastornos circulatorios y/o enfermedades propias de ciertos órganos.
  • Debido a factores cotidianos: sedentarismo, estrés, ingesta de medicamentos, factores climáticos, malos hábitos alimenticios.

P1160274 copy

Para evitar terminar la jornada con las piernas hinchadas y con ciertas molestias se recomienda :

  • Ejercitarse: Cualquier ejercicio en el que haya que mover las piernas, facilita el trabajo a los riñones. Realiza actividades que favorezcan la circulación de la sangre como caminar, bailar o andar en bicicleta. La actividad física disminuye la retención, porque permite tener un mejor tono muscular y que la sangre vaya desde las piernas hacia el corazón. Si trabajas sentada levántate al menos una vez cada media hora y camina por la habitación. Si no puedes, mueve los dedos de los pies hacia arriba y hacia abajo.
  • No usar prendas ajustadas: Intenta vestirte lo más cómoda posible, esto también incluye los calcetines.
  • Beber mucha agua mineral: Cuanto más bebas más pierdes, lo óptimo sería beber entre uno y dos litros de agua al día.
  • Bebe infusiones en ayunas: De perejil, enebro, hojas de olivo, cola de caballo, caldos de puerros, espárragos frescos y pepino, ya que tienen un efecto diurético.
  • Consumir alimentos ricos en potasio: Las frutas y las verduras son ricas en potasio. Se aconseja una ingestión diaria de unos 400 gr. de estos alimentos como mínimo, lo que equivaldría a unas 5 raciones diarias.
  • Reducir el consumo de sal: Los riñones retienen sal y agua, por lo tanto si se consume en exceso la tendencia será a retener mayor cantidad de líquidos. Sustitúyela por  hierbas aromáticas y condimentos.
  • No consumir azúcar en exceso: el azúcar produce hinchazón porque libera insulina en el páncreas, que favorece la retención de líquidos. Si a estas acciones le agregamos hábitos el consumo de bebidas gaseosas, café o harinas refinadas, estamos agravando el cuadro.
  • Consumir alimentos bajos en sodio como frutas y verduras: Aunque todas ayudan, algunas frutas como la manzana, las peras o las cerezas son especialmente recomendadas.
  • Ingerir una cantidad suficiente de proteínas: Si éstas faltan en tu dieta, puede reducirse la producción de albúmina y así, acumular líquido entre los tejidos.
  • Descansar lo suficiente: El reposo es esencial para prevenir la retención de líquidos y sobre todo, si ésta se localiza en los miembros inferiores, por ejemplo las piernas.
  • Usar medias antivárices: Para quienes sufren de tendencia a las várices o no tienen buena circulación, las medias antivárices son un buen complemento porque estimulan el retorno venoso.
  • Masajes/drenaje linfático: Sus movimientos rítmicos de proximal a distal estimulan el sistema linfático, encargado de reabsorber los líquidos extravasados, para devolverlos al torrente sanguíneo.
  • Aplicar agua fría y masajes con crema: Un chorro de agua fría al final de la ducha y ponerse la crema hidratante con movimientos circulares y de abajo hacia arriba.

SHARE WITH FRIENDS: