Home » Moda » Cómo cuidar el cuello del envejecimiento prematuro

Cuando aplicamos una crema de rostro, muchas mujeres suelen detenerse a la altura del mentón y se olvidan del cuello. Es importante también cuidar esta zona de nuestro cuerpo ya que , en caso contrario,  nos exponemos a padecer lo que hoy se conoce como «text neck». Este sutil anglicismo hace referencia a las arrugas del cuello.

El uso de los dispositivos móviles han puesto en el punto de mira al cuello, esta parte de nuestro cuerpo que apenas tenemos en cuenta, salvo que nos duela la garganta. Ahora, como pasamos bastantes horas al día cabizbajas, esta zona de nuestra anatomía ha tomado gran protagonismo porque se resiente, y no solo de dolor. Las arrugas aparecen antes de lo que deberían porque cuando inclinamos la cabeza estamos poniendo hasta 20 kilos de peso sobre nuestro cuello.

Esas arrugas horizontales que no tapa ni el collar más espectacular son uno de los males, pero hay varias consecuencias más. Agachar la cabeza favorece el doble mentón y la flacidez de la piel. Esto se debe a que el cuello posee una dermis extremadamente fina y muy pocas glándulas sebáceas, lo que contribuye a una peor oxigenación de la piel y es más vulnerable a los factores que provocan envejecimiento y a la acumulación de grasa en la zona de la papada.

Para poder cuidar esta zona de nuetsro cuerpo y evitar el envejecimiento prematuro, además de reducir el tiempo que pasamos mirando el celular, es primordial dedicarle al cuello los mismos cuidados que a la cara; esto implica: desmaquillarlo, ponerle serum y una crema hidratante. Si la crema es específica para esta zona, mejor aún. En el mercado de la cosmética podemos encontrar varias. Están las que contienen cafeína y extracto de castaño, activos que favorecen la eliminación del doble mentón.

Pero si tenemos cutis graso, lo mejor es recurrrir a los tratamientos estéticos con aparatos destinados a tal fin como la vacumterapia y radiofrecuencia. Estos procedimientos funcionan muy bien para fulminar los adipocitos de esta zona y retensar los tejidos.

Si lo que nos preocupa son las arrugas horizontales y la falta de firmeza, podemos optar por tratamientos que contengan antioxidantes, ácido hialurónico y péptidos en sus fórmulas, y reforzar estos tratamientos cosméticos con otros en centros de estética. En este caso, los que mejor resultado dan son aquellos estimuladores del colágeno y los inyectables. Por otra parte, al aplicar las cremas, debemos hacerlo diariamente sobre la piel limpia y realizar ligeros masajes.

SHARE WITH FRIENDS: