Home » Actualidad » CLEAN : nuevo método para desintoxicarse

En nuestras vidas, todo lo que respiramos y comemos se encuentran cargados de sustancias nocivas que se van acumulando dentro de nuestro cuerpo y que en algún momento éste nos pasa factura : experimentamos dolores de cabeza, alergias, cansancio extremo, problemas intestinales, falta de brillo en la piel y en la mirada, envejecimiento prematuro. Nuestro organismo es bien sabio y tiene sus propios mecanismos naturales para liberar toxinas. Lo que sucede es que no le damos tiempo para que este sistema se ponga en marcha. El cuerpo necesita 8 horas para desintoxicarse pero si comemos cada 2,4 o 6 horas, no puede hacerlo como corresponde.

La comunidad médica todavía no se ha puesto a analizar cuál es la relación entre las toxinas que acumulamos en el cuerpo y las enfermedades que padecemos. Muchas veces, al consumir medicamentos, nos cargamos aún más de sustancias nocivas que el cuerpo debe asimilar. Los médicos de antes solían enorgullecerse de diagnosticar un problema a través de la observación y la deducción: tomaban la historia clínica de un paciente, escuchaban y observaban. Los médicos modernos, presionados por el tiempo y temerosos de posibles demandas judiciales, dependen fundamentalmente de análisis de sangre, radiografías, ecografías, endoscopias y otras pruebas de laboratorio. Casi ningún médico  realiza pruebas rutinarias de niveles de vitamina D, algo que debería ser una prioridad. Y si alguien quiere realizar un análisis para detectar la presencia de ciertas toxinas, debe pagar por ese estudio. Todos los síntomas físicos, mentales, emocionales, sociales y ambientales deben tenerse en cuenta a la hora de establecer un diagnóstico.

metodo clean_libro

Si buscamos volver a restaurar el equilibrio y estar saludables, existen 2 opciones muy conocidas y difundidas. Una consiste en ayunar de manera parcial o total y, la segunda implica a las dietas «detox». Es necesario reducir al máximo posible la ingesta de alimentos porque, al comer, el sistema de desintoxicación no tiene que competir con el funcionamiento del aparato digestivo y trabaja al máximo con excelentes resultados. Uno de los programas más exitosos en estos días se denomina Clean y fue creado por el médico uruguayo Alejandro Jurgen. Se trata de un plan que propone una limpieza profunda a través de una serie de alimentos que armonizan, regeneran, rejuvenecen y que, a su vez, colaboran en la pérdida de peso. Igualmente, antes de empezar con este método o con cualquier otro, es importante consultar con un médico clínico para que evalúe si podemos realizarla, y determine si hay que hacer controles especiales o tomar suplementos nutritivos.

Cómo funciona el método CLEAN

Una semana antes de comenzar el programa hay que dejar de consumir aderezos, alcohol, gaseosas, azúcar, miel, chocolate, café, lácteos, huevos, banana, naranja, palta, tomate, berenjena, pimiento, soja, maíz, trigo, avena, mariscos, carne vacuna y embutidos. Es conveniente hacer una lista de compras con todo lo necesario para preparar los jugos y las comidas. También es fundamental tener una buena licuadora o juguera. El plan dura 21 días en los cuales se realizan dos comidas líquidas: el desayuno y la cena, con batidos, sopas o jugos; y una sólida, en el almuerzo. Deben pasar 12 horas entre la última y la primera comida del día. Es fundamental beber abundante agua y realizar ejercicio ya que las toxinas se eliminan a través de la orina y el sudor.

Entre las carnes permitidas están el pollo, el pescado fresco (preferentemente azul o de agua fría como salmón y atún), cordero y animales de caza como pato. Los alimentos que se consumen durante la dieta surgen de una lista de permitidos y no permitidos (ver recuadro). La limpieza es total si los productos son orgánicos. Es importante que el 51 % de las frutas y las verduras de cada comida estén crudas porque facilitan la depuración. Además de agua se puede tomar mate y té de hierbas, pero eso no reemplaza al agua. Para optimizar la depuración hay que ir una vez por hora a orinar. También hay que acompañar la dieta con movimiento. Media hora de caminata por día y yoga es lo más recomendable. También es fundamental dedicarle tiempo al buen descanso, ya que mientras dormimos el cuerpo asimila lo ingerido durante el día entero. Una vez finalizadas las 3 semanas, hay que salir del plan en forma gradual: hacer dos comidas sólidas y una líquida durante unos días y luego hacer las tres sólidas. De a poco se incorporan otros alimentos.

La transformación de quienes cumplen el programa es extraordinaria. Logran reducir los kilos de más, la piel se vuelve firme y radiante. Los ojos, más blancos y brillantes. El sueño es profundo, reparador y aumenta el caudal de energía durante todo el día. Es posible librarse de males crónicos como estreñimiento e infecciones nasales, dolores en las articulaciones, presión arterial o niveles altos de colesterol. Disminuyen los niveles de ansiedad, los alimentos elaborados o artificiales no son tentadores y aumenta la conciencia sobre lo que se come. Es un momento especial, el cuerpo está limpio como una hoja en blanco.

metodo-clean

Alimentos que SI se pueden consumir

  • Frutas: naturales que no estén endulzadas, ni envasadas en agua y jugos naturales diluidos. No consumir naranja, pomelo, frutilla, uva, banana.
  • Sustitutos lácteos: leches de arroz, avena, almendras y coco. No consumir leche, queso, crema, yogur, manteca.
  • Almidones y granos sin gluten: arroz integral, mijo, trigo sarraceno, quinoa, amaranto.No consumir trigo, maíz, cebada, avena.
  • Proteínas animales: pescados de agua fría, pollo, cordero, pavo, animales de caza como pato. No consumir pescado crudo, carne vacuna y de cerdo, embutidos, fiambres, salchichas, mariscos.
  • Proteínas vegetales: lentejas, legumbres, arvejas. No consumir productos de soja.
  • Nueces y semillas: avellanas, nueces, almendras, castañas, semillas de sésamo, calabaza y girasol. No consumir maní, pistachos, nueces de macadamia.
  • Verduras: preferentemente frescas, cocidas al vapor, salteadas, asadas o licuadas. No consumir cremas de verdura, tomate, papa, berenjena, pimiento.
  • Aceites: de girasol, oliva prensado en frío, calabaza, sésamo, almendras. No consumir aceites procesados, aderezos para ensaladas, mayonesa.
  • Bebidas: agua filtrada o mineral, soda, té verde, té de hierbas, mate. No consumir alcohol, café y cualquier bebida con cafeína, gaseosas, refrescos.
  • Edulcorantes: stevia, jarabe de arroz integral. No consumir azúcar refinada, blanca o morena, miel, jarabe de maíz con mucha fructosa, jugo de caña evaporado.
  • Condimentos: vinagres, sal marina, albahaca, perejil, romero, cúrcuma, tomillo, todas las especias. No consumir chocolate, salsa de tomate, chutney, salsa de soja y similares.

SHARE WITH FRIENDS: