Home » Belleza y Salud » Tratamientos contra arañitas, várices y manchas

¿Es posible conseguir unas piernas (casi) perfectas? ¿Cuantas veces soñamos con no usar medias o llegar al verano sin pensar cómo hacer para usar shorts?
El invierno es la época ideal para poner en marcha un plan personalizado. Es que no es lo mismo llegar al consultorio cuando el calor comienza a sentirse y hacer un tratamiento express, que organizar un cronograma de sesiones para llegar de la mejor manera posible al verano.
Los expertos coinciden en que la belleza de esta zona del cuerpo depende de una combinación de distintos factores:buena calidad de piel, buen tono muscular, ausencia de várices y arañitas, y proporciones adecuadas. Cada uno de esos aspectos tiene su tratamiento, que se recomienda combinar con una dieta equilibrada y ejercicio físico.
Venas-varices
Cada vez son más las mujeres que recurren al consultorio médico para tratar arañitas y várices. Estudios realizados en varios países mostraron que entre el 25 al 38 % de las mujeres padecen várices, y que el 80% de la población femenina padecen arañitas. Se demostró mayor incidencia en la población urbana que en la rural, debido a la menor actividad de los músculos de las piernas. De todos modos, la genética está a la cabeza de los factores incidentes, ya que las mujeres tienen una predisposición natural a padecer trastornos en las venas.
Aunque no hay forma de prevenir las várices, sí es posible evitar el progreso de la enfermedad y la aparición de nuevas. Se necesita cuidar el peso corporal, evitar el cigarrillo, utilizar medias de descanso durante las horas de trabajo, no usar ropa muy ajustada ni tacos muy altos y evitar ambientes excesivamente cálidos. Como apoyo domiciliario se indica productos con centella asiática y es importante que al dormir se eleve la cama con unos tacos de madera de 5 cm en la zona de las piernas. Además se recomienda realizar ejercicio para tonificar la musculatura, favorecer el retorno venosoy, en consecuencia, disminuir la probabilidad de que aparezcan nuevas várices.
Tratamientos : con la fleboterapia restaurativa se pueden tratar desde las arañitas hasta las várices de gran tamaño. Consiste en la aplicación de inyecciones en la luz del vaso sanguíneo, aun del más pequeño, de una sustancia de origen natural que repara la pared de la vena, lo que permite que la sangre fluya con normalidad. Es un tratamiento corto: en una sola sesión se tratan zonas extensas de las piernas. Entre dos y cuatro sesiones son suficientes para disminuir el tamaño de las venas grandes a la dimensión normal. Otra opción para eliminar las arañitas es el Spider de termocoagulación. Se realiza con un equipo que genera un pulso que produce la coagulación térmica de las venas. Utiliza agujas muy pequeñas, esterilizadas y desechables, revestidas de un material aislante, que no afecta a los tejidos próximos. No requiere incisiones ni cortes en la piel y tampoco produce sangrado. Las sesiones duran unos 15 minutos y no se necesita vendaje posterior o tiempo de recuperación. Se deben esperar 2 meses para evaluar el resultado final y puede ser necesario algún retoque.
Otro problema típicamente femenino es la retención de líquidos que deriva en hinchazones no sólo poco estéticas sino también molestas. Suele suceder por causas hormonales y, en las piernas, puede tener una relación directa con trastornos venosos, y derivar en arañitas o várices. Por este motivo, es fundamental abordarlo en etapas incipientes para que no genere mayores complicaciones, y siempre recurrir a un médico. Algunos consejos que pueden ayudar: al acostarse, elevar las piernas por encima del nivel del corazón; ejercitar las piernas; seguir una dieta baja en saly, al viajar, si se va a estar muchas horas sentada, tomar descansos con frecuencia para ponerse de pie y desplazarse.
Tratamientosuno de los procedimientos que se usa para combatir la retención de líquidos es el drenaje linfático manual. Su función es activar vasos y ganglios linfáticos con el objetivo de favorecer la eliminación del exceso de líquido. Se trata de una suerte de masaje agradable y relajante que se realiza en forma suave, estimulando así la función renal. De igual forma, se puede tratar este problema con presoterapia secuencial. Actúa a través de un procedimiento similar al del drenaje linfático pero en forma mecánica, con un sistema de botas neumáticas que se inflan y desinflan secuencialmente. Así se eliminan líquidos que se despiden en la orina, y al mismo tiempo se modelan las piernas y se mejora la circulación.

Las manchas también son todo un tema. Blancas y marrones, las hay de diferentes tipos y colores. Aparecen, se van y surgen nuevamente. Su origen está asociado a diferentes aspectos, aunque el sol es uno de los grandes responsables de su aparición. La utilización de protección solar es fundamental y básica como medida preventiva. Hay que saber que la radiación no sólo afecta el rostro, sino cualquier parte del cuerpo que esté expuesta. Aunque la mayoría son inocentes, se recomienda realizar una consulta anual al dermatólogo.
Tipos de manchas:
  • Solares: surgen a partir de los 30 años y tienen que ver con una predisposición a desarrollarlas y mucha exposición solar. Son redondas, asimétricas y oscuras. Se pueden tratar con ácidos, con microdermoabrasión o con luz pulsada intensa.
  • Por pigmentación posinflamatoria: son manchas marrones difíciles de eliminar porque son muy profundas. Se tratan con cremas blanqueadoras y peelings. Suelen aparecer, por ejemplo, como consecuencia de la depilación con cera.
  • De la edad: pueden aparecer entre los 30 y 40 años, son benignas y pardas. Al principio son planas, aunque después ganan relieve y llegan a tener un aspecto verrugoso. Se pigmentan con el sol. Se pueden tratar con topicaciones de ácido tricloroacético para formar una costra que cae después de una semana, dejándolas más claras. La luz pulsada intensa es otro posible procedimiento que las quema superficialmente.
  • Blancas: surgen por daño solar. La célula que fabrica el color envejece y deja de elaborar pigmento, por lo que salen las manchas blancas. En estos casos no hay tratamientos para atenuarlas o eliminarlas.

Tratamientos

Mediante Harmony, un equipo que emplea la tecnología láser se mejora significativamente el color, el tono, la textura de la piel y las lesiones pigmentarias. Sirve para eliminar manchas y dar un aspecto más joven, radiante y suave a la piel, desde las capas mas profundas. El tratamiento consta de 3 a 6 sesiones, con un intervalo de 3 semanas aproximadamente entre ellas. Dónde: Dermapeel.

Por medio del peeling se pueden eliminar las células dañadas y muertas, también la acumulación de pigmentos producida por la radiación solar, propiciar la regeneración de los tejidos, dando como resultado una epidermis rejuvenecida y reactivar el colágeno favoreciendo la regeneración celular. Los que se realizan con ácido glicólico, mandélico y salicílico se indican para tratar manchas. Se deben realizar cada 7 o 14 días, y en un promedio de cinco sesiones. Dónde: Lasermed.

Otra alternativa es el Láser Fraxel Dual, que puede apuntar con precisión áreas microscópicas de la piel, utilizando columnas de energía láser enfocadas a eliminar las células cutáneas viejas y dañadas. Se aconseja de 1 a 3 sesiones separadas por un intervalo de 2 a 4 semanas para obtener resultados óptimos, salvo en pacientes con daño solar muy severo que pueden precisar algunas sesiones adicionales. Dónde: Centro Piel & Láser Dra. Velia Lemel.

SHARE WITH FRIENDS: