Home » Belleza y Salud » Cuidados importantes para enfrentar las bajas temperaturas

Si bien los cuidados de belleza deben seguirse todo el año, en invierno hay que prestar más atención. La calefacción, el clima frío y el viento hacen que la piel se deshidrate y se torne más pálida y seca. También puede sufrir descamación, las pequeñas arrugas se hacen más visibles y los labios se agrietan por la falta de humectación.
Los productos cosméticos cumplen un rol fundamental en este momento, ya que son los encargados de dejar una película protectora que frena la pérdida de agua de la piel.También es importante tomar mucha agua para estar hidratadas, no bañarse con agua muy caliente, evitar los cambios bruscos de temperatura, mantener siempre húmedo el ambiente y usar protección en caso de exposición solar.
Los productos infaltables para este invierno:
  • Crema de manos hidratante con urea ($76, Isdin)
  • Leche demaquillante para pieles secas ($120,90, Avéne)
  • Crema Tododía de cereza y avellana para áreas resecas. Con óleos vegetales ($50, Natura)
  • Acondicionador intensivo Óleo Nutrición para pelo seco. Compuesto por aceite de coco, argán, almendras y aceite mineral ($47,90, Dove)
  • Crema pro-estructura noche. Nutre y repara intensamente la piel cuando ésta descansa. Aporta componentes antioxidantes y antiage ($110,49, Bagóvit)
  • Protector Solar UVA Plus 30+. Previene el envejecimiento prematuro. Contiene antioxidantes ($137,Lidherma)
  • Essential Purifiant mascarilla facial triple hidratación. Brinda efecto relajante, limpia y restaura el mecanismo natural de hidratación de la piel ($135, L’bel)
  • Protector labial con brillo perlado ($12, Nivea)
  • Bálsamo acondicionador suavizante de labios ($175, MAC)
  • Aquasource Deep Sérum. Brinda una profunda hidratación durante el día.Ideal para regenerar pieles secas ($465, Biotherm)

cuidados para enfrentar bajas temperaturas

En el caso de las cremas corporales, conviene siempre elegir cremas con ácido hialurónico, urea, siliconas, silicio orgánico, glicerina o aceites esenciales, que son superhumectantes. También hay algunos con antioxidantes como la vitamina C y E, los polifenoles de vino, o la coenzima Q 10, que permiten neutralizar el estrés cutáneo y las agresiones externas. La idea es que la piel esté siempre hiperhidratada, sobre todo las rodillas y los codos, que son dos zonas muy propensas a resecarse.

En el caso de las cremas para rostro, es fundamental utilizar productos adecuados al tipo de piel, con principios activos que aporten humedad y mejoren su capacidad de retención. ¿Algunos ejemplos? Los que contienen ácido hialurónico, silicio, AQP- 3, ceramidas, ácidos grasos esenciales o fosfolípidos. Estos activos se pueden encontrar en diferentes vehículos como geles y soluciones (ideales para pieles grasas), emulsiones y cremas (para pieles secas). También pueden usarse sérums, que forman un film sobre la piel e impiden la pérdida de humedad, mejorando la penetración de los activos que contienen. Si se utilizan con otros productos –como cremas o emulsiones–, se colocan primero. Un dato: es muy importante también tener siempre a mano un contorno de ojos; es un parte muy sensible del rostro y requiere un cuidado especial.

Mascarilla facial . Ideal para realizar una vez por semana después de higienizar bien el rostro. Actúa como una crema intensiva que cubre totalmente la piel, y da un efecto relajante, a la vez que hidrata en profundidad. Además, ilumina el rostro y protege el cutis de las agresiones externas. Luego de la mascarilla, es necesario tonificar e hidratar la piel con la crema de uso diario.

Protector labial . En invierno no sólo deben usarse protectores labiales, sino que es recomendable la utilización de productos humectantes y emolientes, para aumentar la elasticidad y turgencia de los labios y reparar el tejido. Se recomienda la manteca de karité y antisépticos como el mentol, el alcanfor y el ácido salicílico, que además de humectar, aumentan la microcirculación sanguínea.

Crema de manos . La piel de las manos es la más agredida ya que se encuentra expuesta todo el año a los cambios ambientales y el sol. Lo ideal es elegir cremas emolientes que la reparen, regeneren y protejan, y usarlas más de dos veces al día. Los productos de última generación tienen un porcentaje importante de siliconas que aportan humedad sin dejar ese residuo oleoso tan incómodo que queda muchas veces. Son ideales las que contienen jalea real.

Protector solar . Es importante que el FPS sea 30 o superior. El profesional que lo recomienda debe tener en cuenta este punto cuando receta cremas con protección solar y no el protector por separado. Un dato: si se desea tener un poco de color, una buena alternativa son los autobronceantes, más seguros y sanos.

El invierno es el tiempo propicio para hacer peelings en el rostro cada quince días. Estos tratamientos se basan en el uso de ácidos como el glicólico, el salicílico, el mandélico o cítrico por ejemplo, que promueven la renovación epicutánea. Se debe tener en cuenta el uso de la pantalla solar para acompañar el tratamiento.

SHARE WITH FRIENDS: