Home » Belleza y Salud » Tips para cuidar nuestras uñas

Las uñas son una parte importante de nuestro cuerpo, con un alto valor estético pero también, tienen su función específica. Cumplen funciones importantes para nuestra salud como, por ejemplo, proteger nuestros dedos (nuestra fuente principal para tomar cosas y tocar), y nos también nos indican cómo nos encontramos de salud. Tener unas uñas fuertes y saludables permite lucir manos más bonitas.

  • Para empezar, es importante siempre tener en mente que las uñas no son herramientas, asique no debemos utilizarlas como tales. Para protegerlas, siempre conviene usar guantes cuando limpiamos o lavamos los platos o fregamos otro tipo de objetos y, no ovidar de secarlas bien para evitar la aparición de hongos. Al estar húmedas o acumular suciedad, las uñas pueden convertirse en el hogar favorito de las bacterias y los hongos. Es preciso cuidar bien su higiene, no tenerlas demasiado en remojo, ponerse guantes de goma antes de manipular productos químicos, secarlas bien con una toalla o hasta usar el secador de cabello después de ducharnos o darnos un baño de inmersión.

  • Un error muy habitual que cometemos con nuestras uñas es usarlas de manera incorrecta. No sirven de abrelatas, ni para destapar cosas. Tampoco para rascar algo que se quedó pegado, ni para quitar un sticker, etc. Para todas estas cosas, no dependemos de su uso, ya que contamos siempre con herramientas específicas.
  • Las uñas necesitan estar hidratadas, igual que ocurre con la piel de las manos o cualquier parte del cuerpo. También se secan y esto trae consecuencias para su aspecto y su salud. Cuando utilicemos crema de manos, es bueno masajear también las uñas con ella, haciendo hincapié, sobre todo, en las cutículas. Si tus uñas se suelen partir o quebrar con facilidad, quizás se deba a que no están lo suficientemente hidratadas.
  • Llevar las uñas largas no es cómodo y nos puede lastimar. Además, al cortarlas (y no limarlas) las estarás ayudando a crecer más rápido y fuerte. No cortes hay que cortar las cutículas (un frecuente error en la manicuría),porque éstas nos protegen de la entrada de bacterias y hongos a nuestros dedos.

  • Morderse las uñas e ir cortándolas de a poco no solo queda muy feo, sino que también daña el lecho ungueal, es decir, la zona de la piel debajo de la uña. A su vez, al estar siempre húmedas, será más fácil que se contagien hongos o aparezcan enfermedades. Y, la saliva evitará que estén fuertes y crezcan como corresponde. Si te salen padrastros (esas pielecitas en los laterales de las uñas), es mejor que los cortes y no que tires de ellos, para evitar infecciones y que la piel quede en carne viva.
  • Las uñas, necesitan “respirar” y el esmalte no lo permite. Esto no quiere decir que tenemos que dejar de lado los bonitos colores de la temporada, sino permitir que, una o dos veces a la semana, las uñas estén libres de cualquier producto. A su vez, los esmaltes de uñas suelen tener ingredientes nocivos para la salud. Si somos de las que usamos mucho esmalte, hay que tratar de que estos productos sean más naturales. Aplicar siempre una base incolora antes de cualquier otro tono. Hay que tener cuidado con los colores fuertes, como el rojo, el negro, el azul o el morado, porque manchan las uñas. En cuanto al quitaesmaltes, optar por aquellos que no tienen acetona y, en cualquier caso, no utilizarlo más de una vez por semana.
  • Algunas alteraciones en su color, su textura, su forma, o la velocidad de crecimiento pueden estar indicando algún problema. Por ejemplo, si se ven amarillentas no solo se trata de que estemos usando demasiado esmalte, también puede deberse a algunas enfermedades pulmonares. Si están muy oscuras puede significar la presencia de melanoma (cáncer de piel). Aunque, no hay que pensar siempre de esta manera, porque pueden ser muchas las causas de las uñas de otro color (mantener el cigarrillo cerca, usar algún producto nocivo, no quitar el esmalte durante muchos días).

  • Cuando hace frío, es bueno que lleves guantes de lana para proteger del frío y, en los meses de verano, no olvidarse de poner factor de protección también sobre ellas. No hay que dejar que tengan partes que se enganchan al tacto, mantenerlas limadas y relativamente cortas y, para que estén más claras, podemos frotarlas con un pedacito de limón una vez a la semana (siempre de noche o si no vamos a salir de casa). Otro remedio casero que nos puede ayudar a mejorar el aspecto de las uñas es calentar un poco de aceite de oliva y frotar con masajes.
  • El crecimiento medio es entre 2 y 3 cm al año. Analizar si tienen estrías verticales, si se escaman, si crecen más o menos en una época determinada del año, etc.
SHARE WITH FRIENDS: