Home » Moda » Tips a tener en cuanto cuando usamos calzas o leggings

En sus comienzos, las calzas las usábamos sólo para hacer deportes o gimnasia. En esos tiempos, era practicamente imposible darle otro uso a nuestras calzas. Por otra parte, tampoco existían muchos diseños ni texturas. Sin embargo, desde hace años este tipo de prenda inferior “evolucionó” para convertirse en la actualidad en una prenda bien versátil y cómoda que se va manteniendo vigente temporada tras temporada.

Desde que  invadieron primero las vidrieras y luego las calles, se han convertido en una prenda imprescindible, son prácticas y chic, ya sea durante los meses de invierno, como en plena temporada veraniega. Es la solución perfecta para muchos de nuestros looks y outfits, que podemos lucir de múltiples formas, y que se adaptan a infinidad de cuerpos y estilos femeninos. Los leggings son perfectos para combinar con vestidos, con blusas en versión maxi, con shorts, con faldas mini, etc. Las posibilidades de estilo son infinitas.

Sin embargo, muchas veces dudamos cómo y de qué manera usarlas, cómo combinarlas y cuáles nos favorecen. Las calzas con brillos, engomadas y las de textura más bien gruesa son ideales para destacar las caderas y las piernas. Estas características tienden a agrandar visualmente la parte del cuerpo que cubren, por lo que debemos tener en cuenta si estamos a gusto con llevar todas las miradas a esta zona y si nos sirve según nuestro tipo de cuerpo. Por ejemplo, si somos más anchas en los hombros y de caderas angostas, esta combinación será muy sentadora; mientras que, para el caso contrario, convendrá que las calzas no sean tan llamativas. Lo ideal es combinarlas con una prenda superior que no tenga brillos ni sea demasiado “shocking”, para no quitarle protagonismo a las leggings.

Las calzas más recomendables, en cuanto a la versatilidad que nos permiten, son las negras opacas, que podemos adaptar incluso a distintos ámbitos y momentos del día.

Con el estampado, tenemos que considerar que llama la atención y tiende a dar protagonismo a esta parte del cuerpo por lo que, nuevamente, hay que tener en cuenta qué tipo de cuerpo tenemos. Además, el tamaño de la estampa deberá ser acorde a nuestra contextura. Si medimos hasta 1,60, la calza debería tener un estampado pequeño; si la altura es entre 1,61 y 1,70, el estampado mediano es ideal; y si superamos esa altura, un estampado grande será la mejor opción.

En lo ue respecta a “dónde” es mejor usar calzas,  las mismas se suelen asociar con ámbitos menos formales, más creativos y no tan estructurados. Por este motivo, más allá de elegir las más sentadoras según nuestro estilo y nuestro tipo de cuerpo, es importante tener en cuenta dónde usaremos esta prenda para que nos permita optimizar la imagen y que el look que los demás perciban no actúe en contra de la percepción que tengan de nosotras.

Las combinaciones son múltiples. Pueden ir acompañadas de minifaldas, shorts, vestidos cortos y remeras largas. Si las acompañamos de prendas superiores más largas, se recomienda que éstas terminen como máximo a mitad de muslo y no más allá de esta zona porque el efecto visual que tendrá es el de acortar demasiado las prendas y alargar el torso, por lo que no contribuye a una imagen equilibrada. También debemos considerar que las calzas son de distinto largo, las que más estilizan la zona de las piernas son las más largas. Podemos complementarlas con chatitas, botinetas y con tacos, de acuerdo a la ocasión y el momento del día.

Consejos que son clave:

  • No a los leggings traslúcidos. Si pensás usar los leggings como pantalón, que los mismos no sean muy finitos.
  • Usar leggings de nuestro talle. No trates de usar ropa que no te queda, hará más notorias ciertas imperfecciones
  • NO al blanco. Este color es el peor enemigo si deseas usarlo como pantalón.

SHARE WITH FRIENDS: