Home » Belleza y Salud » Remedios naturales que ayudan a mejorar la circulación

La mala circulación es un problema que afecta a muchas personas de diversos rangos de edad. Y si bien hay causas que no pueden evitarse, muchas molestias pueden minimizarse considerablemente mediante la práctica de buenos hábitos. Existen algunos remedios naturales para mejorar la circulación que, sumados a un estilo de vida saludable y las pautas proporcionadas por el médico, pueden brindar grandes resultados. Sin embargo, no pueden tomarse como una solución en sí para ningún tipo de trastorno circulatorio, ni mucho menos como tratamiento principal. Hay que tomarlos como medidas complementarias.

Cuando se sufre de mala circulación, hay varios síntomas que alertan de ello. Uno de los síntomas más frecuentes es el frío en las extremidades, sobre todo, en las manos y los pies. La sensación de frío se debe a que, existe un impedimento que hace que el flujo de sangre hasta las extremidades sea difícil o forzado. Y dado que una de las funciones de la sangre es llevar calor al organismo, cuando no puede fluir libremente por una zona, la temperatura desciende. Además de frío, se suele experimentar hormigueo o, incluso, entumecimiento. Otro de los síntomas más comunes de mala circulación es la hinchazón de las extremidades y, en especial, las piernas. Es posible que, cuando la sensación de frío está acompañada por hormigueo la causa del problema sean depósitos de grasa en la sangre.

Las enfermedades cardiovasculares son peligrosas, ya que muchas veces pueden provocar un ataque al corazón. Por ello, lo mejor que se puede hacer es prevenir y llevar una vida más saludable que incluya ejercicio físico regular, una dieta balanceada y libre de vicios. Muchos trastornos circulatorios son silenciosos, por eso se debe estar muy alerta a los síntomas y acudir al médico lo antes posible. Hay que recordar que los remedios naturales para mejorar la circulación vienen a ser ayudas complementarias, no tratamientos ni curas milagrosas.

Remedios naturales que ayudan a mejorar la circulación

Los siguientes remedios naturales para mejorar la circulación consisten, fundamentalmente, en bebidas, especias y alimentos, en cuya composición se encuentran principios activos que, en suma, tiene propiedades beneficiosas para aliviar las molestias. Una de las propiedades más útiles en el tratamiento de la mala circulación viene a ser la diurética, ya que evita la retención de líquidos y permite regularizar la micción. Por consiguiente, esto resulta muy beneficioso en caso de hinchazón. Pueden ser consumidos directamente en su estado natural, o bien se pueden preparar infusiones, jugos o mezclarlos de diversas formas para aprovechar sus propiedades.

1. El ginkgo biloba: es una de las plantas con propiedades diuréticas más adecuadas para mejorar la circulación. Se puede consumir en forma de cápsulas en tiendas naturistas, herbolarios y farmacias pero también se puede aprovechar a modo de infusión. Este remedio no se recomienda para personas embarazadas, que sufran de insomnio o ansiedad. Si se tiene la posibilidad de recolectar directamente las hojas de esta planta, solo basta con preparar una infusión sencilla y beber una taza al día. Ingredientes: 1 cucharada de hojas secas de ginkgo biloba (10 g), 1 vaso de agua (250 ml). Preparación: calentar el agua en una olla durante 5 minutos, luego agregar la cucharada de ginkgo biloba y dejar cocer durante un par de minutos. Retirar del fuego la olla y colar el líquido. Finalmente, beberlo una vez al día de forma regular.

2. El diente de león: es otra de las plantas más beneficiosas para ayudar a eliminar el exceso de líquidos retenidos del cuerpo. Y dado que es muy común, puede encontrarse fácilmente. Ingredientes: 3 cucharadas de diente de león (30 g), 1 cucharada de alguna hierba aromática (10 g), 1 litro de agua. Preparación: colocar a hervir el agua. Una vez transcurrido este tiempo, retirar del fuego. Agregar el diente de león y dejar cocer durante 5 minutos. Luego, colar y dejar que se entibie. Beber dos veces al día.

3. La cúrcuma: es una especia con muchos nutrientes que benefician el organismo. Y dado que tiene propiedades antiinflamatorias, ayuda a reducir las molestias relacionadas a la mala circulación. Así que, en lugar de condimentar las comidas con sal, conviene probar la cúrcuma. Adicionalmente, se puede probar el siguiente remedio: Ingredientes: 2 cucharaditas de cúrcuma en polvo (20 g), 1 cucharadita de miel (5 g), 1 vaso de leche caliente (250 ml). preparación: vertir la cucharada de cúrcuma y la miel en la leche caliente y mexclarlo bien con una cuchaara. Beber 1 vaso al día. Además,  e los locales naturistas se pueden conseguir suplementos de cúrcuma, que ayudan a mejorar la circulación.

SHARE WITH FRIENDS: