Home » Belleza y Salud » ¿Qué es la magnoterapia?

Uno de los modos mas habituales que tiene el cuerpo para avisar que algo anda mal es el dolor. Si bien es muy útil como llamado de atención, muchas veces, sobre todo cuando es crónico, raya en lo insoportable. Se produce entonces un doble juego: los huesos, los músculos y los distintos órganos tratan de acomodarse para evitar el sufrimiento, pero ese desplazamiento altera el equilibrio natural y poco a poco va deteriorando otras funciones. ¿Cómo detener o apaciguar ese proceso? Una de las respuestas más eficaces es la magnetoterapia.

Los imanes generan y emiten ondas que atraviesan los tejidos y equilibran la energía general del cuerpo. Si te sentís agotada o de mal humor, la magnoterapia produce sensación de vitalidad, beneficia el humor y energiza. Además, sirve para calmar dolores, bajar niveles de ansiedad, ayuda a dormir bien, relaja los músculos y mucho más.

Como usarlos

Tenés que apoyar los imanes sobre tu cuerpo, con o sin ropa. Podés hacer varias aplicaciones en el día, no más de 20 minutos cada una. Para tratamientos caseros se recomienda usar dos imanes en polo negativo o la terapia bipolar (un imán en positivo y otro en negativo). El polo que se considera es el que queda en contacto con el cuerpo.

Tratamientos simples

  • Fatiga mental o insomnio: aplicar el imán en polo negativo entre las cejas antes de dormir por 10 minutos.
  • Acidez estomacal: aplicar el polo negativo sobre el plexo solar (cuatro dedos sobre el ombligo)
  • Torceduras: aplicar el polo negativo directamente sobre el punto doloroso y, cuando se alivie, aplicar terapia de imanes bipolares rodeando la articulación. Sujetar los imanes en el área con vendajes si vas a estar en movimiento.

El uso más difundido de la magnetoterapia es en kinesiología. Se trabaja con aparatos de electormagnetismo de manera dosificada sobre la zona lesionada para aliviar el dolor, sobre todo en artritis o artrosis. Pero también tiene muy buenos resultados frente a alteraciones del aparato digestivo, cefaleas, migrañas y úlceras varicosas, ya que estabiliza el campo magnético alterado por la enfermedad. Con los imanes se procura devolver el equilibrio a la salud. Todo el cuerpo está conectado, de los pies a la cabeza. Se trabaja desde la columna hacia las vísceras; los imanes se aplican sobre pasajes de nervios y actúan sobre las sales minerales de la sangre, como el calcio y el hierro, y se produce una microdescarga eléctrica que actúa como una analgesia y reconstruye las sales.

En nuestro organismo poseemos depósitos de hierro en la sangre y, entre otros lugares, en las células. Las células funcionan a 70 microvoltios y cuando se enferman, bajan a 50. La terapia de campos magnéticos aumenta el metabolismo celular y esto desencadena una variedad de efectos benéficos en el organismo. Este sistema puede utilizarse tanto para desgarros musculares como problemas de columna, fibromialgia, insuficiencia venosa, lesiones de piel, problemas respiratorios e incluso se han observado resultados excelentes en casos de osteoporosis. También se utiliza en afecciones de origen virósico o bacteriano como el HPV o el HIV.

Existen diferentes métodos de aplicación de imanes para el dolor. En el caso de biomagnetismo, si se tratan dolores crónicos como artrosis, pueden utilizarse pegados en la piel; son como botoncitos que se dejan en el lugar a razón de una semana. En otros padecimientos, el paciente se recuesta en una camilla y se ponen imanes sobre pasajes de nervios según la dolencia a tratar. En la terapia de campos magnéticos por microgauss, el paciente también se acuesta y se le colocan bandas en forma envolvente que tendrán diferentes frecuencias. En ambos casos las sesiones son de una hora, no tienen contraindicaciones –aunque es recomendable hacer un diagnóstico previo– y son indoloras.

Los imanes son un gran tratamiento porque:

  1. Equilibran el calcio en la sangre
  2. Atraen los iones (partículas cargadas de electricidad) del calcio en la reparación de un hueso y limpian las articulaciones con depósitos artríticos dolorosos
  3. Benefician al músculo cardíaco
  4. Corrigen el nivel de acidez o alcalinidad en los fluidos corporales
  5. Influyen sobre la producción de la hormona melatonina
  6. Al sedar al sistema nervioso, se reduce la tensión emocional
SHARE WITH FRIENDS: