Home » Bienestar » ¿Qué es la glándula pineal y cómo se activa?

Justo en el centro del cerebro hay una miniglándula (aprox. 10mm de diámetro) llamada pineal. Biológicamente, se activa con la oscuridad y tiene una misión, que es segregar melatonina, la hormona encargada de regular los ciclos de sueño y de mantenernos jóvenes. Pero, también, para muchas prácticas espirituales, es considerada un centro de conciencia superior. De esta forma, conecta nuestro mundo exterior y material con nuestro ser, esa fuente íntima de energía y poder.

También se la conoce como “el tercer ojo”, por sus poderes intuitivos, y es al mismo tiempo, la explicación científica de por qué es tan pacificador meditar, entre otras tantas disciplinas.

qué es la glándula pineal y cómo se activa

Cómo activarla

  • Meditación y yoga: la mayoría de las prácticas se realizan con los ojos cerrados para alcanzar un estado superior de conciencia y así favorecer la segregación  de melatonina desde la glándula pineal. Es por eso que, al finalizar, sentís ese estado tan placentero de relax y descanso.
  • Respiración consciente: si logramos, cada día, prestarle atención al menos unos minutos a nuestra respiración, nos asegramos un recreo en el interior de nosotras mismas y renovamos nuestra energía.
  • Canto de mantras: genera una vibración sobre el sistema nervioso y además promueve un patrón de respiración determinado (cuando cantamos se articulan nuestras inhalaciones y exhalaciones en función del sonido)
  • Visualización: el trabajo de imaginar colores o luz, o el movimiento ascendente o descendente de nuestra energía a trávés de los chakras (centros de energía), favorece la conexión. Quizás alguna vez hayas hecho el ejercicio de “ver” un punto de luz en tu entrecejo, y después de unos minutos, sentir la liviandad en tu mente. Es así como, con tan poco, se puede tener acceso a los beneficios de ésta glándula.
  • Vivir el momento presente: trayendo lo espiritual a lo concreto, cada día se puede estimular la glándula pineal viviendo en el aquí y ahora, detenernos en cada acción y en cada momento. Así, concientizamos qué hacemos, dónde, con qué propósito, y atendemos todos los detalles que rodean cada evento.
  • Soltar los juicios: implica dejar de valorar los acontecimientos como malos o buenos, o a las personas y sus acciones como apropieadas, inapropiadas, justas, injustas, etc. Parte del trabajo de la glándula pineal es aceptar lo que sucede tal cual es, en el momento en que es, sin juzgarlo. Esto libera la mente de preocupaciones y la prepara para estar más perceptiva.

Lo recomendable es, junto con un profesor/a, guía o referente confiable para cada una de nosotras, iniciar un proceso “hacia adentro” de activación de todos los centros de energía y sus respectivas glándulas ya que ésta es sólo una de las tantas.

Si pensamos esta glándula como una puerta hacia nuestro interior, donde se guardan nuestros deseos más profundos y aprendizajes más jugosos, no es extraño que muchos le otorguen resultados casi mágicos. Desde conseguir un asiento en el tren hasta curarnos de una enfermedad, todo los que nos sucede es una proyección de nuestro cuerpo, mente y espíritu, y si estamos alineadas con el ser, logramos convertirnos cada vez más en hacedoras de nuestra realidad.

Con la activación, tendremos también más paciencia con nosotras mismas, dejaremos de lado la crítica y estaremos presentes en el mundo. Y, como si fuera poco, sentiremos una sensación de felicidad, de estar haciendo conscientemente lo que deseamos hacer; un estado de plenitud único : nuestra cabeza estará al servicio de nuestro corazón.

SHARE WITH FRIENDS: