Home » Belleza y Salud » ¿Por qué puede aparecer acné en mujeres adultas?

El acné es un problema que puede causar baja autoestima, inseguridad y depresión. Es por ello por lo que brindar los cuidados necesarios a tu rostro será fundamental para dejar de padecer acné o disminuirlo en gran medida.

La adolescencia no es la única etapa de la mujer en la que debe luchar contra el molesto acné. También existe el llamado acné adulto o acné tardío. La aparición de este ocurre después de los 25 años o se mantiene desde la adolescencia hasta la edad adulta. El acné en las mujeres es más común que en los hombres. Esto responde principalmente a cambios hormonales y a agentes externos a los que el género femenino está expuesto con frecuencia.

Sin embargo, si el acné persiste después de la etapa adolescente o no desaparece luego de tratamientos tópicos, las causas podrían ser diferentes. Es necesario acudir a un dermatólogo para que determine cuáles son los desencadenantes de los brotes. Solo un especialista podrá reconocer el tipo de acné que se padece y recetar el tratamiento adecuado. Un médico endocrino también puede ayudar a controlar los brotes si el acné es de tipo hormonal.

Los desórdenes hormonales son los principales desencadenantes. Es común el exceso de hormonas masculinas o hiperandrogenismo. Éste sucede mayormente en casos de síndrome de ovarios poliquísticos (SOP). El exceso de andrógenos se manifesta con síntomas específicos a los que debemos prestarles atención. Si tenemos cutis graso, acné, exceso de vellos o pérdida de cabello, es muy probable que se deba al hiperandrogenismo. En los casos de hiperandrogenismo y síndrome de ovarios poliquísticos, un médico endocrino puede recetar tratamientos a base de espironolactona. Una vez que se controlen los desórdenes hormonales, el acné podría desaparecer.

Por otra parte, el estrés no solo empeora el acné sino que favorece su aparición. Esto se debe a que el cuerpo también sufre cambios tras estar sometido a tanta presión y agobio. Cuando estamos estresadas, nuestras glándulas sebáceas se inflaman, por lo que la producción de grasa o sebo en el rostro aumenta. El exceso de grasa provoca que tus poros se obstruyan y, por ende, aparezca el acné.

Además, el maquillaje, cremas y productos de belleza a veces pueden ser los mejores amigos de una mujer pero también sus enemigos. Existen muchos tipos de piel y cosméticos que se adaptan a nuetro tipo de piel. Un solo producto no puede ser bueno para todos los tipos de piel. Cada rostro tiene necesidades diferentes. Por ejemplo, si tenemos un tipo de cutis graso, conviene utilizar maquillaje no comedogénico y libre de grasa. De lo contrario, los poros se taparán y sufriremos acné o lo empeoraremos. Lo mismo ocurre con las mascarillas y cremas que alicamos en el rostro yotras partes de nuestro cuerpo.

El embarazo puede ser una de las mejores y más bella etapa de la mujer pero a veces algunos cambios pueden llenarla de inseguridades. El acné, manchas y estrías son compañeros comunes durante la gestación. Los niveles de progesterona aumentan considerablemente en esta etapa. Esto hace que las glándulas sebáceas produzcan más grasa. Además, los cambios hormonales hacen que la mujer se encuentre más irritable y llena de estrés. Esto también desencadena el acné. Después del parto, el acné disminuye o desaparece por completo. No debemos preocuparnos porque no será algo permanente. Es importante que cuidemos muy bien el rostro utilizando cremas hidratantes y protector solar de forma diaria. También, debemos lavar nuestro rostro al menos 2 veces al día.

SHARE WITH FRIENDS: