Home » Actualidad » Maneras que estimulan levantarse con ganas de ir al trabajo

El trabajo tiene mala prensa y reputación. Entonces, ¿cómo conseguir motivación para ir a dormir temprano para recargar energías de cara a las tareas que esperan en la mañana? Agilizar el “cerebro social”, el teletrabajo y descansar son las claves para levantarse con ganas de trabajar.

Tal Ben-Shahar, profesor de Harvard, describe diferentes aspectos de lo que bautizó “psicología positiva”. Según Ben-Shahar, para ser feliz en el trabajo se deben cumplir tres condiciones en simultáneo: primero, estar impulsado por la pasión; segundo, tener el talento necesario, y por último, otorgarle un sentido que trascienda lo material. La clave es encontrar empresas cuya visión se alinee con las expectativas de cada uno para facilitar la confluencia de las tres.

  • Descansar es básico

El descanso cerebral fortalece la salud y el rendimiento de los empleados. Estimular pausas para practicar yoga, meditación o mindfulness no sólo aumenta la felicidad, sino que previene una serie de dolencias, fortalece la concentración y genera aumentos de la productividad. Se debe dejar atrás el prejuicio de vincular el estar ocupado con el estatus y con el prestigio. Asimismo, el uso de la tecnología ha modificado la naturaleza del trabajo y ha permitido una mayor intromisión en la vida personal, por lo que varias compañías han establecido políticas de “cero comunicación” fuera del horario laboral.

En tiempos en los que el talento es un bien tan escaso como imprescindible para la sustentabilidad de la empresa, aumentar el bienestar de los empleados se ha transformado en una de las maneras preferidas de captarlo y de mantenerlo motivado.

  • La “inteligencia colectiva” de la organización.

Está demosrado que empleando la tecnología como plataforma para el intercambio de ideas en el trabajo, se puede mejorar la “inteligencia colectiva” de la organización. La idea está implícita en la “conciencia colectiva” de Emile Durkheim, uno de los padres de la sociología. Se pueden señalar ejemplos como los memes (una idea, práctica, símbolo o conducta elemental mediante la que se transmite la cultura), la solidaridad de grupo, etc.

Hay que imaginarse la organización como un cerebro social en el que cada individuo es una neurona, y las conexiones entre éstas constituyen redes que mejoran el rendimiento del conjunto. Al mismo tiempo se fortalecen las relaciones interpersonales y la confianza con la consiguiente mejora del clima organizacional y del bienestar de los individuos.

  • Home Office

Gracias al avance de las tecnologías de comunicación, cada vez más compañías introducen prácticas flexibles para que los individuos trabajen fuera de la oficina tradicional. Los empleados que realizan sus tareas fuera de los tradicionales cubículos consiguen mayores niveles de felicidad y de motivación. Sin embargo, la práctica tiene sus limitaciones. Si bien para los introvertidos la posibilidad de trabajar desde la casa es atractiva, los extrovertidos se sienten más felices manteniendo relaciones cara-a-cara.

También la cultura de la organización se ve perjudicada con el teletrabajo, y el caso de Yahoo! es paradigmático en ese sentido. Una de las primeras medidas que tomó Marisa Mayer cuando fue nombrada CEO de la compañía fue hacer que los empleados -que en su mayoría trabajaba a distancia- volvieran a la oficina. Según decía Mayer: “Trabajar desde el hogar muchas veces sacrifica la velocidad y la calidad. Necesitamos ser un solo Yahoo!, y eso comienza con estar juntos físicamente”. Es probable que la práctica la haya adquirido en Google -su anterior empresa-, donde se estimula la interacción presencial de los empleados.

SHARE WITH FRIENDS: