Home » Actualidad » Los métodos autorizados para implantes de glúteos

los métodos autorizados para implantes de glúteosAntes de somertenos a cualquier tipo de cirugía, lo primordial es que el cirujano plástico estético (debidamente matriculado como tal) evalúe primero las características físicas de cada paciente, y luego sepa interpretar cuáles son sus deseos. De ese modo, podrá definir la técnica adecuada para cada caso en particular.

Hace unos años la rinoplastía (cirugía de nariz) era la estrella; luego y hasta el día de hoy, el implante mamario es el más pedido en los consultorios de estética. Sin embargo, la gluteoplastía es una de las cirugías de mayor crecimiento: hoy se habla de un “boom” en la demanda de cirugías de modelación de glúteos. Las causas de este crecimiento podrían estar relacionadas al culto cada vez mayor que se hace de la zona glútea desde los medios de comunicación. Argentina es un país en el que se le da mucha importancia a “la cola” en la imagen de la persona, como un estereotipo de mujer ideal que todas deben seguir.

Los avances en las técnicas de intervención generaron un gran cambio en este tipo de cirugía: la posibilidad de utilizar como relleno glúteo la propia grasa del paciente alejó los viejos prejuicios que se tenían en relación a la colocación de implantes externos, los cuales muchas veces eran cuestionados por sus resultados estéticos, o por el temor que generaba la introducción de una prótesis. Lo que se busca es una cirugía con un enfoque global que trabaje el contorno del cuerpo. Los equipos médicos ya no sólo piensan en aportar volumen y proyección a la cola, sino en darle una mejor forma al considerar la zona lumbar, la cadera, la zona del sacro y los muslos.

La demanda de la cirugía de aumento glúteo ha aumentado considerablemente en los últimos años, y al mismo tiempo se habla de diferentes técnicas para realizarla. Pero lo cierto es que sólo dos son los procedimientos aceptados y autorizados en la actualidad en nuestro país: 

  • Colocación de implantes de silicona.
  • Aumento mediante lipotransferencia.

Dentro de las técnicas disponibles para modelar los glúteos, la utilización de la propia grasa es la de más fuerte crecimiento. Además de los buenos resultados que permite obtener en cuanto a modelación, tiene el beneficio de poseer células madre, lo que genera un procedimiento cada vez menos invasivo y más natural. Esta técnica optimiza estéticamente toda la zona, al permitir realizar una lipoescultura que mejora la cintura, modela los muslos y achica las caderas. Se trata de pequeñas cánulas que se introducen de manera suave, con mínimo daño a los tejidos. Posteriormente se modela el glúteo internamente (con las prótesis no es posible). Si tras la cirugía se tonifica la zona mediante gimnasia y se desarrolla más el músculo, los resultados se optimizarán. Por otra parte, no tiene las posibles complicaciones que pueden producir las prótesis externas, las cuales pueden desplazarse, encapsularse, o correr el riesgo de que se abran las heridas. Además, al ser inyectada dentro del músculo la grasa se incorpora al tejido y queda allí en forma definitiva (sólo se absorbe una mínima parte). Así mismo se reduce en un gran porcentaje la posibilidad de generar celulitis, contrario a lo que muchas pacientes piensan. En resúmen, la lipotransferencia consiste en hacer una lipoaspiración de grasa (tejido adiposo) de otra zona del cuerpo de la paciente donde exista exceso, para luego colocarlo en la zona glútea. Puede llegar a existir una complicación relacionada a una lipoaspiración, pero muy rara vez algún problema en la zona donde se colocó la grasa.

En el caso de los implantes de silicona, solo requiere la cirugía en la zona glútea. Las prótesis a colocar pueden ser redondas o de quarzo. Como posibles complicaciones tempranas, la paciente puede llegar a sufrir infecciones y/o hematomas, algo que puede ocurrir en cualquier procedimiento quirúrgico. Luego de la operación, deben hacerse los controles periódicos correspondientes para monitorear el estado del implante y la paciente debe permanecer 48 horas boca abajo, durante la primer semana.

El método a aplicar depende de las características físicas de la mujer. En pacientes sin zonas de sobrecarga adiposa no se puede obtener suficiente material para rellenar los glúteos, por lo que solo queda optar por los implantes. Por otro lado, hay que tener en cuenta que los implantes tienen un resultado más estable, ya que los mismos aportan un volumen fijo (en cambio la grasa sufre una pérdida estimada del 30% al 40%).

Es muy importante remarar en que éstos son los dos procedimientos autorizados en la actualidad. Cuando se realizan rellenos con otros productos que no están permitidos (ejemplo: silicona líquida, aceites, acrílicos odontológicos o cementos) pueden producirse complicaciones importantes e incluso fatales.

En la actualidad, consultan por este procedimiento pacientes de todas las edades, aunque con mayor frecuencia lo hacen las mujeres de entre 20 y 40 años. En los últimos años ha habido una demanda creciente de este tipo de cirugías en mujeres, pero también en hombres, ya que ha dejado de ser un tema tabú y han avanzado las técnicas y procedimientos para lograr buenos resultados. Hay que tener expectativas realistas sobre lo que se puede conseguir en cada caso. Antes de decidir operarse, conviene asesorarse bien y no hacerse fantasías con resultados mágicos de tratamientos que prometen resultados instantáneos.

SHARE WITH FRIENDS: