Home » Belleza y Salud » Los más populares productos de cosmética y belleza

No es que sean nuevos, algunos llevan ya tiempo en el mercado pero su uso se ha popularizado en los últimos años. Se trata de cosméticos y productos que, de manera reciente, han entrado en la vida de muchas mujeres. Las firmas de cosmética los han popularizado y en ocasiones no sabemos muy bien cómo utilizarlos en nuestra rutina diaria de belleza.

A manera de ejemplos podemos nombrar: de la limpieza con leche desmaquillante y tónico, al uso de cepillos electrónicos en casa y al agua micelar. De la crema hidratante y el contorno de ojos, al sérum, la esencia, el aceite facial, la bb cream, del maquillaje, el colorete y el rimmel, a la prebase, el iluminador, el maquillaje de cejas o el fijador del maquillaje.

los más populares productos de cosmética

  1. Prebase de rostro:  Se trata de un producto que se aplica antes de la base de maquillaje y que su objetivo es fijarlo para que dure más tiempo intacto. Es un producto ideal para ocasiones especiales como una boda, una cena, una fiesta y, además de alargar el tiempo de tu maquillaje, sirve para alisar la piel, suavizarla, atenuar los poros, arruguitas y otras imperfecciones, etc. Se aplican sobre la cara limpia e hidratada, justo antes de la base de maquillaje.
  2. Prebase de ojos:  Para aplicar antes de la sombra y con el objetivo de que éstas duren más tiempo, evitando que se cuarteen e incluso intensificando su color.
  3. Prebase de labios: Para aplicar antes de la barra de labios y con el objetivo de hidratar, mitigar las grietas, alisar la superficie y ayudar a fijar el labial y que dure más tiempo.
  4. Prebase de máscara de pestañas: Es como una máscara de pestañas pero incolora, y su objetivo es espesar y alargar las pestañas, por una parte, y ayudar a mantener la máscara más tiempo, por otra.
  5. Sérum o suero: Es un producto que complementa a las cremas, nunca las puede sustituir. Su textura es más líquida, como un fluido o emulsión, y debe aplicarse por la mañana y/o por la noche después de limpiar la cara y antes del tratamiento habitual. Su objetivo es actuar a un nivel más profundo y rápido que las cremas, y multiplicando el efecto de éstas. Puedes encontrar diferentes tipos de sérums: antimanchas, iluminadores, hidratantes, revitalizantes, anti-age. Su uso está recomendado a partir de los 30 años.
  6. Esencia o loción concentrada: ha llegado, como otros tantos productos de belleza, de Oriente. Su textura es fluida, entre líquida y gel, y su objetivo es la hidratación y preparación de la piel para multiplicar el efecto del resto de productos. Se aplica sobre la piel limpia mañana y/o noche realizando ligeras presiones con las manos, sin frotar ni hacer movimientos circulares. Una vez que la piel la ha absorbido ya puedes empezar con el ritual de belleza (sérum, contorno, crema).
  7. Aceite facial: Hidrata, nutre, protege, regenera, repara, ilumina. No deja sensación grasa ni pringosa y se puede utilizar en pieles grasas también. Basta con usar 2-3 gotas para todo el rostro, el cuello y el escote, calentándolas primero en las manos, no lo apliques directamente sobre tu cara. Su objetivo es impedir la pérdida de agua interna, taponando la epidermis. Algunos se usan exclusivamente por la noche, sobre la piel limpia, y antes de la crema. Otras fórmulas pueden utilizarse por el día, bien después de la hidratante o bien mezclando unas gotas con la propia crema. También en pieles secas se pueden aplicar antes de usar la base de maquillaje para unificar el tono.
  8. Minimizador de poros: Es otro producto que se está haciendo un hueco entre los básicos de belleza de muchas mujeres. Se trata de un cosmético que minimiza la visibilidad de los poros, matifica la piel y suaviza su textura. Es importante saber que se trata de productos cosméticos y no de tratamiento (que también los hay para mujeres con los poros muy abiertos). Se usa tras la crema hidratante y antes de la base de maquillaje.
  9. BB Cream / CC Cream: Hidratan, corrigen el tono de la piel, camuflan imperfecciones, disimulan manchitas, protegen del sol (según las marcas) y sirven como fondo de maquillaje. Se utilizan después del sérum y sustituyen tanto a la hidratante como a la base de maquillaje. Son perfectas para tener buen color en el día a día sin ir maquillada.
  10. Iluminador: Es un complemento del maquillaje. En ocasiones se confunde con el corrector pero no es lo mismo. El corrector se usa para ocultar imperfecciones (como las ojeras o granitos) y el iluminador es para potenciar las zonas más bonitas del rostro. El iluminador consigue que el rostro adquiera mayor volumen y para ello debe aplicarse en puntos concretos, después de la base de maquillaje: bajo el arco de las cejas, en el lagrimal, en la parte alta de las mejillas, en el rictus y entre las cejas. Se presenta en diversas texturas: crema, polvos, barra.
  11. Fijador de maquillaje: producto similar a la laca pero específico para el rostro y su objetivo es alargar la duración del maquillaje. Se debe utilizar una vez hemos terminado todo el maquillaje y puedes repetir las pulverizaciones varias veces a lo largo del día. Es un aliado para momentos especiales: bodas, comuniones, fiestas… y sirve también para refrescar tu rostro a lo largo del día.​
  12. Maquillaje de cejas: Los lápices, cepillos y delineadores de cejas son un must de la cosmética actual. Y es que las cejas han cobrado gran protagonismo porque enmarcan y potencian la mirada. Haz la prueba, tras aplicar las sombras y la máscara de pestañas, define tus cejas, y tu rostro parecerá otro. Pero, cuidado, no se trata de dibujarlas como hace años, solo de mejorarlas, manteniendo su forma natural, rellenando las calvitas si las hay con trazos ligeros, nunca con una línea continua.
  13. Acondicionador de pestañas:  tienen como objetivo fortalecerlas e hidratarlas y se utilizan por la noche, tras la limpieza del rostro y la aplicación del contorno de ojos.
  14. Agua micelar: Es un producto para limpiar la piel que tonifica e hidrata. Se utiliza después del jabón o leche desmaquillante, impregnando un disco de algodón con ella y sirve para retirar los restos de maquillaje tanto del rostro como de los ojos y los labios. Podríamos decir que es el “nuevo tónico”, pero con la ventaja de que no reseca la piel como puede hacer el tónico, sino, que la equilibra, sin añadir ni retirar ningún componente externo de la misma.
  15. Cepillos faciales: estos dispositivos electrónicos que sirven para limpiar la piel en profundidad, reduciendo los poros y estimulando la luminosidad. Su uso está recomendado para pieles normales y resistentes, 2-3 veces a la semana máximo, junto a un jabón o gel facial. No se recomiendan para las pieles sensibles, frágiles y delicadas.
  16. Hidratante debajo de la ducha. Estos productos son perfectos cuando vamos con prisas o en verano, que, por el calor, es más tedioso aplicar una hidratante corporal. Es una forma rápida y sencilla de mantener la piel de tu cuerpo hidratada. Tras aplicarte el gel y enjuagarte, debes extenderlo sobre la piel húmeda y aclararte. Tu piel está hidratada ya, en un minuto.
SHARE WITH FRIENDS: