Home » Belleza y Salud » Los activos oceánicos y sus beneficios antiage

Históricamente las sustancias de uso cosmético se obtenían sólo de la extracción de recursos de origen animal, vegetal y mineral. Hoy, gracias al surgimiento de la biotecnología, se pueden crear grandes cantidades de activos en laboratorio a partir de pequeños –pero muy poderosos– microrganismos de la naturaleza. Y un descubrimiento cada vez más prometedor es la llamada Biotecnología Marina. Su nombre se debe a que los componentes estudiados se extraen de ambientes oceánicos.

Según las investigaciones, como estos microorganismos marinos están sometidos a condiciones extremas de salinidad, temperatura, presión, exposición a los UV y otros elementos dañinos, desarrollaron novedosos mecanismos de adaptación frente al estrés. Se sabe que segregan enzimas, proteínas y polisacáridos que los hacen altamente resistentes y que fabrican sustancias con propiedades inusuales. De ahí que la cosmética esté tan interesada en incorporar sus beneficios a los productos para el cuidado de la piel y sobre todo para el tratamiento antiage.

activos oceanicos son antiage

Ejemplos de esto son muchas bacterias que se encuentran en los glaciares y que crean su propia protección a las temperaturas; las que habitan en lo más profundo del océano y tienen una gran capacidad para bloquear los radicales libres; y las comunidades de microorganismos de las zonas de corales, que poseen la habilidad de interactuar entre ellas, lo cual genera una barrera frente a los rayos UV.

Así, la Biotecnología Marina comenzó a trabajar en los laboratorios para crear los activos más nuevos, conocidos como “sustancias azules”, con elementos provenientes del mundo marino, sus costas, sus minerales, sus plantas y todo lo que habita en sus profundidades. Y entre algunos de los resultados, surgieron estos activos que pueden ya encontrarse en los productos de belleza y que prometen grandes beneficios:

  • El Pseudoalteromona Ferment Extract contenido en el activo Trylagen® Se trata de un fermento obtenido a partir de una cepa de bacterias de la Antártida, que se utiliza en cremas y sueros rejuvenecedores, humectantes y reafirmantes. Está demostrado que su mayor atributo en la cosmética es la estimulación y reparación de la piel, y que también ayuda a promover la proliferación de los fibroblastos; responsables de producir colágeno, elastina y ácido hialurónico.
  • El Hyadisine™ se extrae de la Bahía de Douarnenez en Bretaña, donde hay condiciones realmente extremas como tormentas fuertes, olas enormes y falta de nutrientes. Proviene de bacterias que fabrican un exopolisacárido que hace que los mejillones de la zona puedan subsistir gracias a él, ya que los ayuda a superar las condiciones de deshidratación en ese hábitat extremo. Esta cepa de bacterias fue llevada al laboratorio para inducir la fabricación del exopolisacárido como activo cosmético, el cual demostró ser un excelente humectante con capacidad de retención de agua 50 por ciento mayor que el ácido hialurónico. Aporta una hidratación que permanece por más de 24 horas y brinda protección frente al estrés y el frío. También su acción es evidente corrigiendo las arrugas por deshidratación en forma inmediata.
  • El Eyedeline™ es un activo obtenido mediante biotecnología a partir del microorganismo marino E crustaceum aislado, en Playa Paraíso, una zona rocosa al suroeste de Tenerife. Actúa sobre el envejecimiento induciendo la síntesis de colágeno y elastina, y sobre los principales signos de fatiga, mejorando especialmente la zona que rodea los ojos.
  • El Nocturshape™ es un exopolisacárido producido por un microrganismo planctónico recogido de la Laguna de Fuente de Piedra, en Málaga, España, que proporciona un efecto adelgazante y alisa el relieve de la piel al reducir los nódulos presentes en la celulitis. También ayuda a incrementar la firmeza de la piel.
  • El Actigym™ se trata de un activo obtenido por biotecnología a partir de un microorganismo que habita en la isla subtropical Bermudas. Su principal función es activar la liberación de una proteína llamada Adiponectina (que es la que se libera cuando hacemos ejercicio aeróbico), generando energía en el músculo y tonificándolo. Mejora la actividad mitocondrial, reduce el pliegue cutáneo y el perímetro abdominal, disminuye el contorno de muslos y de brazos.
  • La Ectoína es utilizada como ingrediente activo en productos de protección solar y contra el fotoenvejecimiento por su alto poder antioxidante.
SHARE WITH FRIENDS: