Home » Belleza capilar, cortes y peinados » Lo que hay que saber para tener un cabello con volumen

El adelgazamiento del cabello afecta a 1 de cada 3 personas. De hecho, el 91 % de los dermatólogos aseguran que es el problema más común que reciben en la consulta diaria. El debilitamiento capilar puede ser una situación temporal, ocasionada por preocupaciones, ansiedad o estrés, alimentación desequilibrada, deficiencia de hierro o enfermedad de la glándula tiroidea, o para quienes se encuentran alcanzando la mediana edad, una condición hereditaria o calvicie.
Mientras existe un equilibrio entre la cantidad de pelo que se cae y el que nace, la pérdida se compensa de forma natural , como parte del ciclo vital. Sin embargo, cuando esta armonía se rompe, puede generar un crecimiento más lento, un espesor más fino o una caída anormal, que puede responder a varios factores y requiere atención prioritaria para que no se transforme en un verdadero problema.
como hacer para tener un cabello con volumen
Recientes estudios indican que el 40 % de las mujeres lo padecen a partir de los 40 años. En ellas se puede presentar en algunas etapas de la vida como la adolescencia, el posparto, la menopausia, y puede tener otras incidencias como determinados medicamentos y enfermedades o malos hábitos de cuidado y afecciones del cuero cabelludo. Además del inevitable paso del tiempo, también hay que sumar el daño producido por factores climáticos y agresiones estéticas como exposición a fuentes de calor, brushings, planchitas, secadores y tratamientos químicos, que dañan la delicada envoltura de protección externa del pelo. Como resultado, pierden resistencia y aumenta su tendencia al quiebre. Para la mayoría de las mujeres, el adelgazamiento sucede de manera gradual antes de que lo noten. Los episodios que definen el momento en que advierten el problema son al mirar fotos viejas, cuando encuentran más pelo de lo habitual en el cepillo o en la bañera. Casi 9 de 10 mujeres que experimentan adelgazamiento capilar. Por eso, la prevención y el cuidado son esenciales para desacelerar el proceso y fortalecer la cabellera.
Existen síntomas que podrían considerarse como un indicativo de la disminución en el volumen capilar:
  1. Un incremento en el número visible de cabellos que se caen diariamente. Para saberlo, un truco bastante sencillo consiste en cepillarse el pelo sobre una superficie blanca (una sábana, por ejemplo) boca abajo alrededor de 10 veces. Luego hay que contar los cabellos que han caído en ella, además de los del cepillo –es una tarea un poco laboriosa, pero merece la pena–. Si hay menos de 100 cabellos, la caída es normal. Si hay muchos más de 100, la recomendación es consultar con el médico
  2. Cambios en la calidad del cabello: el grosor y la textura de los cabellos en la parte superior de la cabeza son, al tacto, más finos que los de la parte inferior (debajo de las orejas)
  3. Aparición de pedazos ralos de piel en el cuero cabelludo
  4. Entradas prominentes o una ampliación excesiva de la frente
  5. Al mirarse al espejo se trasluce el cuero cabelludo
  6. Entre los pelos caídos hay muchos pelos cortos
  7. Aparecen cabellos en la almohada y en la ropa

Los expertos recomiendan los siguientes trucos para poner en práctica en casa y ayudar a recuperar la fortaleza y la vitalidad del pelo:

  • Terapia de masajes: es una de las formas más efectivas para enfrentar este tipo de problemas. Masajear el cuero cabelludo de manera regular usando aceite de oliva tibio
  • Toallas calientes: para incrementar el efecto de la terapia de masajes, envolver la cabeza con una toalla caliente, después de haberse untado el aceite de oliva. Esto es excelente para reducir la caída y engrosar el volumen
  • Higiene: usar productos especializados es fundamental para proporcionarle al pelo un ambiente saludable para su crecimiento. Las fórmulas más novedosas contienen agentes que ayudan a fortalecer la fibra capilar y evitar la caída por el quiebre.
Los salones de peluquería también ofrecen alternativas para abordar esta problemática:

Recuperación Capilar TRC: luego de una observación con una lupa electrónica, se aplica sobre todo el cuero cabelludo una loción removedora de grasa, caspa y hongos que se acumulan en la raíz de cada pelo. Después, se cepilla bien para eliminar agentes nocivos, limpiar profundamente la piel y liberar la raíz de cada pelo para permitir la oxigenación del bulbo capilar. Este proceso se completa con un shampoo antigrasa, masajes con cremas con colágeno y aplicaciones de rayos de alta frecuencia que producen ozono.
Se recomiendan cuatro sesiones, una vez por semana.

Nutriol, con tecnología galvánica: tratamiento para frenar la caída del pelo. Consiste en un shampoo y la aplicación de 12 ampollas a través de un dispositivo que emite ondas que masajean el cuero cabelludo y aceleran el proceso de transporte de nutrientes al folículo. Las ampollas contienen un derivado de algas formulado para remineralizar el cuero cabelludo e hidratar el cabello. El tratamiento brinda al pelo una apariencia y tacto más abundante.

SHARE WITH FRIENDS: