Home » Moda » Cómo es el nuevo estilo punk

La idea del movimiento que surgió en Inglaterra era promover la anarquía, sin embargo, con el tiempo se fue diluyendo y hoy es un gran atractivo para los negocios y para los diseñadores.

Tras la moda hippie, que consistía en lucir lo más natural posible, con cabello largo, poco maquillaje y sin corpiño, llegaron los 70 y 80 acompañados de una moda que sugería visualmente todo lo contrario: cabellos cortos y teñidos, maquillaje a su máxima expresión y prendas estructuradas y elaboradas con elementos que sugerían rebelión a lo establecido. En sus comienzos, la estética de los artistas punk intentaba ser antimaterialista. En Estados Unidos la ropa era simple, desde los jeans, camisetas y chaquetas de cuero que utilizaban grupos como los Ramones, hasta vestidos de segunda mano en las mujeres contra lo que se consideraban los excesos de la moda disco, más “glamorosa”.

Surgieron después las camisetas intencionalmente ofensivas, con elementos como crucifijos invertidos y esvásticas nazis, que como muchas otras prendas punk eran desgarradas a propósito. Otros elementos de la estética punk incluían medias de red, bandas con picos y clavos, joyería de piel con remaches, broches de seguridad en ropa y en la piel, un fuerte delineador tanto en hombres como mujeres. Las chicas punk se rebelaron a una imagen femenina, combinando prendas delicadas con elementos considerados como masculinos, como lo eran las botas industriales.

estilo punk

Las hojas de rasurar y cadenas también se convirtieron en un accesorio y entre los materiales de las prendas no sólo prevalecía el cuero o la mezclilla, sino el plástico y el vinil. Entre el calzado favorito de los punk se encontraban las botas militares, botas de motociclista, botas Dr. Martens, el modelo Chuck Taylor de All-Stars, unos zapatos de ancha suela conocidos como brothel creepers y el estilo Clyde en gamuza de los tenis Puma. Entre otros tipos de indumentaria que se utilizó a inicios de la era punk estaban los pantalones de piel ajustados, pantalones con estampados de leopardo y pantalones de mezclillas anchos en las caderas, pero ajustados en el área del tobillo, conocidos como tapered jeans.

Aunque en un inicio los punk ya cortaban el cabello a su mínima expresión y lo teñían, en los 80 se empezó a ver los estilos a su máxima expresión. Cortes con picos sostenidos con geles o el estilo mohicano, rasurados, tintes casi blancos o colores brillantes se apropiaron de la cabellera de los punks tanto de Estados Unidos como del Reino Unido. Los tatuajes y el body piercing fueron prácticas que se popularizaron entre la juventud punk, quienes los empezaron a llevar explícitamente en el mundo occidental.

La subcultura punk terminó diversificándose y adaptando diferentes estilos en la moda : Anarcho punk, Celtic punk, Dance punk, Garage punk, Glam punk, Gothic rock, Hardcore, Ska punk, Skate punk, Street punk.

En el Metropolitan Museum de New York se está actualmente presentando la exposición llamada “Punk: Chaos to Couture” (Punk: Caos en la costura), en referencia a la influencia del punk en la moda. Hasta el 11 de agosto, el museo hará a un lado los vestidos de Prada para exponer una moda más urbana ataviada con metales, cueros negros y las populares espinas de acero que identifican generalmente a las prendas del punk.

A lo largo de siete galerías el Instituto del Traje del Museo Metropolitano recorrerá la evolución de la estética punk, y su influencia en el mundo de la moda desde su nacimiento en la década de los 70. La utilización de materiales reciclados para el diseño, la moda del “hágalo usted mismo” y, la popularización del fenómeno punk por bandas musicales como The Ramones y The Sex Pistols, forman parte de este recorrido histórico social.

SHARE WITH FRIENDS: