Home » Belleza y Salud » La dieta que nos ayuda a reducir la cintura

Reducir la cintura es uno de los objetivos de quienes quieren mejorar tanto su figura como su salud. La acumulación de grasa en la zona de la barriga es algo que suele generar una gran frustración cuando las dietas no dan el resultado deseado. Aunque no se recomienda excederse en ningún momento, si nuestro objetivo es reducir la cintura es fundamental que prestemos atención a las cenas, que debe ser la comida más ligera.

Para que esta dieta sea efectiva debemos tener en cuenta las claves básicas : una buena alimentación y ejercicio diario. Pasado ese tiempo, si logramos incorporar estos buenos hábitos, podríamos seguir perdiendo grasa abdominal de manera progresiva e incluso prevenir engordar sin sacrificios.

Regular las hormonas

Las hormonas pueden ser, en algunos casos, las causantes de la acumulación de grasa en la cintura. Por eso, si sospechamos tener algún desarreglo hormonal (menstruación dolorosa, menopausia, etc.) podemos intentar incorporar a nuestra alimentación algún suplemento regulador, como por ejemplo la maca.  Además de ayudar a la regularización de las hormonas tanto en hombres como en mujeres, la maca es un tubérculo de origen andino que aporta energía, mejora la salud del pelo y la piel y mejora la libido de manera natural. En cualquier caso, si notamos el más leve síntoma de desajuste hormonal, lo más recomendable siempre es acudir a un especialista.

Ingerir grasas saludables

No todas la grasas son iguales. De hecho, las grasas saludables son imprescindibles para una buena salud y para activar el metabolismo, que es el encargado de ayudarnos a quemar calorías. Si optamos por grasas perjudiciales, como la bollería, fritos, margarinas o embutidos, engordaremos con facilidad y propiciaremos la acumulación de grasa en la cintura. Las grasas que sí debemos consumir son las siguientes:

  • Aceites de coco y de oliva virgen extra.
  • Aguacate.
  • Frutos secos y semillas sin freír y sin sal.
  • Yema de huevo.
  • Pescado azul.

Reducir los carbohidratos refinados

Hoy en día se tiende a abusar de los carbohidratos refinados en platos como la pasta, la pizza, las factures y panes. Estos alimentos procesados y sin fibra causan hinchazón, estreñimiento y sobrepeso, y nos dificultan reducir la cintura. Por este motivo, se debería reducir su consumo y elegir, siempre que sea posible, cereales y harinas integrales.

Eliminar el azúcar y el alcohol

Algunos de los impedimentos principales para reducir la cintura son el azúcar y el alcohol, así como todo tipo de bebidas gaseosas azucaradas. Por tanto, es muy probable que, si los eliminamos de nuestra dieta, podríamos notar una gran mejoría sin hacer más cambios, sobre todo las personas que los toman a diario.

Elegir proteínas de buena calidad

Consumir proteínas nos ayuda a reducir la cintura. De hecho, no se debería nunca abusar de la proteína animal ya que puede afectar al funcionamiento del hígado y los riñones. Por lo tanto, ésta se debe comer con precaución, priorizando el consumo de huevo y pescado, y optando por  aumentar la proteína vegetal a través de: legumbres, frutos secos y semillas, hongos, algas.

Incrementar el consumo de vegetales

En toda dieta equilibrada y depurativa no puede faltar el consumo de vegetales, tanto crudos en ensaladas como cocinadas. También debemos consumir frutas, pero sin abusar, ya que algunas contienen mucha fructosa, la cual también nos podría dificultar la pérdida de peso.

Algunas propuestas de desayuno saludable pueden ser:

  • Batido verde de vegetales frescos, fruta, maca y aceite de coco virgen extra.
  • Avena cocina con bebida vegetal, canela y frutos secos.
  • Tostadas integrales con mermelada baja en azúcar.
  • Bocadillo integral de palta y tortilla.

Cada comida debería contar con tres raciones diferentes o platos con cantidades no muy grandes:

  • Una ración de ensalada, con semillas y germinados.
  • Carbohidratos: pan integral, pasta integral, patata, quinoa, mijo, etc.
  • Una ración de proteínas: carne, pescado, huevo o legumbres.

La cena debe ser siempre más ligera que la comida. Si comemos mucho engordaremos con más facilidad. Por eso, se aconseja que la cena esté formada por:

  • Verdura cocida o al vapor y sopas.
  • Ingerir proteína de fácil digestión como: pescado blanco, pollo o pavita, huevo.
  • Postre: frutas como: lamanzana, la pera, el ananá, el melón o la sandía.
SHARE WITH FRIENDS: