Home » Belleza y Salud » La Celiaquía, una enfermedad intestinal crónica

La celiaquía es una enfermedad hereditaria y autoinmunitaria. En quienes la padecen, la superficie absortiva del intestino delgado resulta dañada debido a la intolerancia al gluten, proteína que se encuentra en el trigo, la avena, la cebada, y el centeno, cuyo principal componente es la gliadina. Esto afecta la capacidad del intestino para absorber los nutrientes en forma adecuada. Es considerada la enfermedad intestinal crónica más frecuente. A pesar de que aún no hay registro de casos, estudios preliminares en Argentina, actualmente se calcula que 1 de cada 100 personas es celíaca.

Se desconoce la causa exacta. En su patogenia intervienen factores ambientales, genéticos e inmunológicos. Puede presentarse en cualquier momento de la vida, desde la lactancia hasta la adultez avanzada. Quienes tienen familiares con la enfermedad están en mayor riesgo de padecerla.

Además, existen numerosas afecciones que pueden estar asociadas a la enfermedad celíaca:  Anemia, Diabetes tipo I, Trastornos autoinmunitarios como la artritis reumatoidea y el lupus eritematoso sistémico, Dermatitis herpetiforme, Síndrome de Down, Intolerancia a la lactosa, Aborto espontáneo o infertilidad inexplicable, Osteoporosis u osteopenia, Enfermedad tiroidea.

celiaquía

Según las etapas de la vida pueden observarse los siguientes síntomas:

  • INFANCIA: Vómitos, Diarrea, Náuseas, Anorexia, Astenia, Distensión abdominal, cabello frágil, hipotrofia muscular, Retraso crecimiento, Irritabilidad, Introversión, Anemia, Formación de hematomas, efectos esmalte dental, Corta estatura
  • ADOLESCENCIA: Anemia, Dolor abdominal, Diarrea, Estreñimiento, Meteorismo, Estomatitis, Corta estatura, Dermatitis, Cefaleas, Retraso puberal, Menarca tardía
  • ADULTEZ: Diarrea, Irritabilidad, Cambios del comportamiento (apatía, depresión), Disminución del apetito, Pérdida de peso, Anemia, Dermatitis herpetiforme, Osteoporosis, Fracturas, Estreñimiento,  Abortos, Infertilidad, Convulsiones, Migrañas, Ataxia, Miocardiopatías

La detección temprana y el tratamiento oportuno son de fundamental importancia para evitar complicaciones secundarias. El diagnóstico se realiza a través del dosaje de anticuerpos específicos en sangre y el definitivo a través de la biopsia intestinal, que se debe efectuar antes de iniciar el tratamiento. Hasta el presente no existe terapia farmacológica para tratar la enfermedad. Una vez diagnosticada, la sintomatología revierte con una dieta estricta de alimentos libres de gluten, que deberá mantenerse de por vida (el gluten se encuentra presente en los cereales de trigo, avena, cebada, y centeno – TACC –  y sus derivados).Las personas celíacas deben evitar estos cereales y todos aquellos productos elaborados en base a ellos, y todos sus derivados. También deben omitirse aquellos alimentos industrializados que puedan tener gluten en su composición, ya sea como espesante o estabilizante, y medicamentos que puedan contener gluten como excipiente (en este caso es necesario consultar al médico).

El Ministerio de Salud de la Nación, a través de la ANMAT, publica un listado de alimentos que han sido analizados y se consideran aptos para celíacos.

sin tacc

Eliminar el glutén pese a no ser celíaco

Eliminar el gluten de la dieta pese a no estar diagnosticado de la enfermedad celíaca es en los últimos tiempos una tendencia en alza que detectaron los profesionales médicos y que parece tener su explicación en la creencia popular de que el gluten engorda y es malo para la salud. Los expertos niegan la mala prensa que goza esta proteína y aseguran que es necesaria para el organismo. Además, señalan que no engorda y remarcan que debe ser un médico el que prescriba la supresión del glutén en caso de tener sensibilidad a él o intolerancia después de estudios.

Intentar mitigar molestias intestinales y digestiones pesadas además de ser una alternativa como dieta de adelgazamiento promocionada por algunos famosos parece ser la causa más común que está detrás de la supresión del gluten de la dieta sin tener un diagnóstico médico que lo avale. Algo que puede tener consecuencias. Retirar el gluten de la dieta supone un desequilibro brutal si no se compensa porque es un alimento básico en nuestra alimentación, el gluten es un buen componente nutricional que no hay que perder ya que contiene minerales y no engorda.

SHARE WITH FRIENDS: