Home » Actualidad » ¿Es dolorosa la micropigmentación de labios?

La llegada de la micropigmentación, supuso un avance enorme en materia de estética y belleza, ya que, gracias a esta especialidad, se pueden corregir, modificar, embellecer y equilibrar de forma semi-permanente determinados rasgos: cejas, ojos y los labios.

Si a la micropigmentación se la conoce como maquillaje semipermanente es porque esta técnica consiste en depositar pigmentos orgánicos justo por debajo de la piel, para dotarla de un color semipermanente. Sería como una especie de tatuaje, con un resultado natural y saludable. De ahí que la micropigmentación se recomienda tanto para lograr en exclusiva un fin estético (embellecer labios, cejas, ojos), como así también, para ayudar a ciertas personas a recuperar en la medida de lo posible su apariencia normal, después de haber atravesado algún desajuste genético o enfermedad. En ese sentido, la micropigmentación puede ayudar a reconstruir las cejas e incluso las aureolas mamarias.

Sin embargo, muchas mujeres aún temen someterse a esta técnica, y consideran sobre todo que la micropigmentación de labios es dolorosa, que es una experiencia poco aconsejable, que tiene efectos secundarios…

La realidad es que son todos mitos infundados, más en la actualidad, con tantos avances tecnológicos. Quienes hayan tenido una mala experiencia es porque se han sometido a realizar la técnica con no profesionales en estética (centros no habilitados a tales fines), con médicos poco idóneos en la materia, “promociones” dudosas, o bien por otros asuntos personales, como ser hiper sensibles y no haber tomado todos los recaudos previos. No han buscado opiniones, referencias, etc. En definitiva, no lo hicieron en el lugar adecuado, ni contaron con la pericia y buena labor de profesionales expertos. Así, bajo esas circunstancias, es bien lógico que una micropigmentación de labios duela y que los resultados encima sean bien indeseados.

La realidad es que no hay dolor, en todo caso sería una leve molestia. Antes de comenzar el procedimiento se prepara la zona que se va a micropigmentar y se coloca una crema anestésica para reducir el malestar a su mínima expresión. Naturalmente, dependiendo de la zona a tratar y de lo sensible que seas, desagradable.

Para realizar esta técnica se necesitan agujas con las que depositar el pigmento a nivel epidérmico, por lo general después de realizar el tratamiento se produce una inflamación de la zona micropigmentada. Varias horas después sale una costra, claro, para cicatrizar, pero esta se cae a los pocos días de haber recibido el tratamiento. Los primeros días el resultado será más intenso de lo que se espera, pero se va suavizando con el transcurso de las horas y los días, hasta el punto que, al cabo de un mes, el proceso de fijación del pigmento queda por finalizado.

Dependiendo del tipo de piel, la micropigmentación requiere que entre los 2 y 5 años de habérsela realizado, se lleve a cabo un repaso. Durante un buen tiempo, la mujer que se lo realice podrá olvidarse del tema de tener que delinearse los labios. Para muchas, es gratificante el hecho de estar un largo tiempo sin llevar con ellas el set de maquillaje.

SHARE WITH FRIENDS: