Home » Belleza y Salud » El stress y la falta de sueño afectan la piel

Cuando el hecho de que los días arranquen muy temprano y terminen tarde se transforma en una rutina, el cansancio va dejando su marca en nuestros rostros. A pesar de que no hay nada mejor como un buen descanso y dormir un mínimo de 8 horas corridas, un buen maquillaje correctivo puede disimular todo por un rato, existen soluciones para revertir los signos de agotamiento cotidiano.

El estrés y el cansancio, de la misma manera que otras emociones que se vuelcan en la piel, la vuelven opaca y sin luz. Para recuperar la luminosidad de manera inmediata es recomendable hacerse un peeling, que descama las células muertas y ayuda a la renovación; y mesoterapia, que introduce vitaminas y ácido hialurónico, iluminando y potenciando la acción del pulido. Esto debe ser hecho por un dermatólogo. La piel de los ojos soporta cerca de 10.000 parpadeos diarios. Rodeada de 22 músculos que actúan al abrir y cerrar los ojos, es más fina, cuenta con pocas glándulas sebáceas y fibras de colágeno. Frágil y expuesta, requiere cosméticos específicos que contemplen sus características. La aplicación de productos para esa zona tiene que hacerse con dosis mínimas, extendiéndolos con la yema del dedo, con pequeños golpecitos debajo del ojo, desde el hueso hacia afuera, para favorecer la absorción. Todo lo que no sea absorbido en la aplicación se desperdicia porque no penetra solo. Una vez usada, es mejor guardar la crema de contorno de ojos en la heladera porque el efecto frío descongestiona.

Si los vasos sanguíneos de la dermis se congestionan, la fina piel que rodea los ojos toma un tono azulado. Como el cansancio es uno pero no el único factor predisponente para la formación de ojeras, el médico debe determinar su causa, que puede ser también por alergia, por irritaciones reiteradas de los párpados, por medicamentos, por envejecimiento cutáneo o por determinadas enfermedades. En cualquier caso, además de un tratamiento adecuado, se aconseja el uso de protector solar, de anteojos con filtro UV y respetar un correcto descanso. Para tratarlas localmente las cremas que mejoran la circulación contienen vitamina K, las despigmentantes incluyen ácido kójico, las antioxidantes tienen vitamina C, las hidratantes cuentan con ácido hialurónico y las descongestivas poseen manzanilla y tilo. La indicación y el seguimiento deben ser hechos por un médico porque esta piel a veces responde con alergias. Si además aparecen bolsas y ojos hinchados por el cansancio, se aconseja usar todos los días una crema reafirmante reductora de bolsas con eyeseryl 2 por ciento, un tetrapéptido de acción antiedema que reduce las ojeras y mejora la elasticidad de la piel. Debajo de ella y sobre el músculo del párpado hay una fina capa de grasa que tapa la apariencia de las estructuras vasculares y del músculo. El adelgazamiento de esa capa contribuye al tono oscuro de esa piel. Los rellenos son una opción, si es necesario, para reemplazar ese adelgazamiento de grasa.

Tratamientos en centros de belleza y/o estética

  • Skinboosters: para piel apagada y desvitalizada, una serie de pequeñas inyecciones que depositan microdosis de ácido hialurónico en la dermis. Este activo estimula la producción de colágeno y retiene el agua para que la piel se vea revitalizada y luminosa. Hidrata en profundidad, restaura y mantiene el hidrobalance de la piel que mejora su elasticidad. Sesiones: entre una y tres. Precio: $4500 por sesión en Clínica Lemel.
  • Hydrafacial: una recuperación express de la zona de los ojos incluye un procedimiento que quita las células muertas. Mediante soluciones, la piel se limpia, humecta e hidrata, dejándola radiante. Se asocia con el drenaje linfático manual, que son maniobras descongestivas por medio de masajes. Sesiones: cuatro cada quince días. Precio: $1700 cada una.
  • Biorevitalización celular: para pieles deshidratadas, suma mesoterapia francesa al relleno de ácido hialurónico y logra una piel más luminosa y elástica. Se aplica un complejo nutritivo revitalizante de vitaminas y aminoácidos, y un relleno de ácido hialurónico. Nutre y mejora la textura de la piel. La mesoterapia introduce activos mediante microinyecciones que optimizan el resultado. Sesiones: de tres a cinco. Precio: desde $1650 cada una.
  • Diamond Tonning: para exfoliar, nutrir y tensar, alterna Venus Freeze (radiofrecuencia que ilumina y tensa) con un pulido con punta de diamante (suave exfoliación que elimina las capas dañadas). Finaliza con una máscara revitalizante, nutritiva y protectora de vitamina C. Sesiones: tres. Precio: $2990 total, en Centro Médico List.
  • Ultrasesión de fotorejuvenecimiento: aúna la acción de distintas energías lumínicas, luz pulsada, láser Fraxel y Cutera, y Pico Way. Las sesiones son personalizadas con el objetivo de atenuar arrugas finas y reafirmar la piel. Estimula el colágeno y la renovación completa de la piel. Sesiones: una a tres. Precio: desde $6500 cada una.
  • Ozonoterapia: terapéutica médica alternativa biooxidativa, su aplicación transdérmica provoca una rápida liberación de factores de crecimiento, renovando así las capas de la piel. Ayuda a recuperarla. Tiene efecto detox, elimina radicales libres y otras toxinas. Estimula la descamación de la piel y el recambio celular. Produce una humectación profunda. Sesiones: una a tres. Precio: $2000 cada una.
  • Toxina botulínica: microinyecciones que llegan directo al músculo y lo relajan previniendo la formación de nuevas líneas de expresión, esas que se forman involuntariamente con las tensiones y preocupaciones diarias. Para frente, entrecejo y patas de gallo. Los efectos se advierten entre las 48 y 72 horas de aplicada y dura de cuatro a seis meses. Sesiones: una. Precio: desde $4400, en Seleme Medical Beauty.
  • Luz pulsada intensa: emite una luz mediante suaves disparos para devolver luminosidad y un aspecto más juvenil a la piel. Mejora ojeras y manchas. Sesiones: una. Precio: $2500 en efectivo, en Body Laser.
SHARE WITH FRIENDS: