Home » Belleza y Salud » El kale, un alimento muy nutritivo

Esa hortaliza de extrañas hojas verdes y enruladas (similar al conocido brócoli) que hoy podemos ver en algunas verdulerías son de origen asiático y tiene nombre : Kale o Col rizada. Desde hace poco ha ido ganando terreno en nuestro país por sus beneficios para nuestra salud. Aún es complicado de encontrarlo porque no está muy difundido y son muy pocos los productores que se animan a cultivarlo a granel. Sin embargo, es posible cultivarlo en nuestros hogares. Lo conocen y consumen, sobre todo, quienes son vegetarianos, veganos y los que se han sumado a la alimentación orgánica.

Se trata de una planta crucífera, pariente del brócoli, la coliflor y los repollitos de Bruselas. En Europa lo utilizan desde hace siglos pero su popularidad ha ido mermando según las épocas. En a actualidad, el jugo de kale es un boom en New York y se lo consigue como acá encontramos al jugo de limonada. Todos coinciden en que es el nuevo “superalimento” por sus propiedades.

El kale tiene un alto contenido de agua, muy pocas calorías y es bajo en sodio. No tiene grasas y por eso es ideal para incluir en la alimentación diaria. También vale la pena tenerlo en cuenta en las dietas de las personas con sobrepeso y con colesterol elevado. Es una gran fuente de vitaminas C y K, y además favorece la formación de la vitamina A. Aporta niveles significativos de vitaminas B1 y B2, B6 y E. Es muy completo. En términos generales, estos nutrientes disminuyen el riesgo de padecer de gripes y resfríos, ayudan al crecimiento y desarrollo de los huesos, piel, uñas, pelo y esmalte de los dientes, a la visión. Contribuyen a la prevención de enfermedades infecciosas y estimulan ciertas funciones inmunes. Su acción antioxidante previene el envejecimiento celular y favorece la coagulación de la sangre. Si lo que te faltan son minerales, el kale te aporta una buena cantidad de calcio, hierro, magnesio, potasio y manganeso.

Hervido, el kale tiene (cada 100 grs) 2 g de fibra alimentaria. La misma sirve para limpiar las paredes del intestino, además de prevenir el estreñimiento y disminuir la absorción de grasas y azúcares de los alimentos, lo que contribuye a regular los niveles de colesterol y de glucosa en sangre. Es un buen aliado que proporciona sensación de saciedad rápidamente y contiene un grupo de resinas que reducen la absorción de grasas alimentarias.

Se puede consumir crudo mediante la preparación de jugos con licuadora o bien pasarlo por un extractor centrífugo y combinarlo con otros vegetales, frutas o semillas. También queda rico en ensaladas, cortado bien finito. Si bien los expertos aconsejan cmerlo crudo para así absorber mejor sus nutrientes, cocido se aprovecha igual que la acelga o la espinaca : en tartas, empanadas, soufflés, buñuelos, salteado o hervido (no en recipientes de aluminio), al vapor o al horno.

el kale un alimento muy nutritivo

Cómo cultivarlo en el hogar

El otoño es ideal para sembrar kale porque soporta bien el frío. El combo “maceta-balcón” funciona si la maceta es amplia y si le da mucho sol. Hay que colocar las semillas en un almácigo, esperar unos 15 días y luego trasplantar los plantines a tierra, dejando 30 cms entre una planta y la otra. A los 3 meses, el kale está listo. El mejor momento para cortar las hojas es cuando éstas son aún chicas. Hay que repetir este proceso durante el invierno. Al comienzo de la primavera, la planta alcanza su madurez y florece. Una vez que se tiene la flor, hay que sacarle las semillas para luego lograr una próxima siembra.

SHARE WITH FRIENDS: