Home » Belleza y Salud » El invierno es la mejor época para hacer tratamientos estéticos

Las manchas en la piel afectan a muchísimas mujeres. Sobre todo después del verano en donde la exposición al sol es inevitable y es el momento de mayor estímulo para su formación (las radiaciones ultravioletas aumentan la producción de melanina). La buena noticia es que durante la época de frío se pueden tratar, borrar e incorporar una serie de hábitos preventivos, que ayudan a emparejar el tono de la piel y devolverle la luminosidad perdida.

el invierno es la mejor época para tratamientos estéticos

De todas formas, hay que saber que existen otros factores que las desencadenan: envejecimiento, embarazo, desórdenes endocrinológicos, quemaduras de segundo grado y algunos medicamentos. Y es importante conocerlas bien, para poder diferenciarlas:

• Melasma: es la más común en mujeres de piel morena y se presenta de color marrón oscuro con bordes irregulares. En general, aparece sobre los pómulos y arriba del bozo. A menudo se da durante el embarazo (por cambios hormonales), también debido a la ingesta de anticonceptivos y por la exposición al sol (que intensifica las lesiones).

• Lentigo: aparece en la cara, escote y manos, y se va oscureciendo con el paso de los años (por eso a veces se la conoce como “mancha del envejecimiento”). El sol lo exacerba. Su forma es redondeada u ovalada y es más frecuente en fototipos claros. Hay que controlar si cambia de aspecto/tamaño y hacer la consulta.

Una vez determinado su tipo, puede abordarse el tratamiento despigmentante. ¿Las opciones? Algunas se pueden tratar a nivel cosmetológico (de forma continua y prolongada, tanto en gabinete como en domicilio); y en otros casos, será necesario el uso de algún láser. Siempre protegiéndose todo el año del sol.

Hay que tener en cuenta que de acuerdo con el tipo y la profundidad de las manchas vamos a tener mayor o menor resultado en los tratamientos. Y saber que estos se deben realizar principalmente en otoño e invierno (de marzo a octubre cuando la radiación solar no es tan fuerte). En cosmiatría, la alternativa más común son los peeling químicos, que consisten en la aplicación de uno o más agentes químicos sobre la piel para renovar las capas más superficiales (estrato córneo y/o epidermis) o más profundas (dermis).

Los peelings suaves, que son muy bien tolerados y pueden ser repetidos a intervalos regulares (cada 10 días, por ejemplo), tienen resultados excelentes. El tratamiento se complementa con cremas blanqueadoras de uso domiciliario indicadas por el profesional. Estas se colocan sobre el rostro limpio y a la noche. Los activos más utilizados son la tretinoína, ácido retinoico, azelaico, mandélico, glicólico, kojico y cítrico.

Otra opción en gabinete son los peelings físicos (microdermoabrasión con punta de diamante) que renuevan las capas más superficiales de la piel, eliminando imperfecciones, mejorando el tono y la textura. El mecanismo de acción consiste en una combinación entre una abrasión (pulido) con partículas de óxido de aluminio y una succión controlada (aspiración). Se indica en pieles engrosadas, con secuelas de acné, manchas y envejecimiento.

En los casos de manchas más profundas o que no terminan de borrarse con los peelings, hay que recurrir al láser. El que más se usa en estos casos es el fraccionado, que tiene la ventaja de que puede trabajar sólo en la zona a tratar (se quema con el láser sobre la mancha). De todas formas, cuando la hiperpigmentación es muy intensa y se hace dificultosa la eliminación, se combinan tratamientos: láser + peelings.

No hay que olvidarse que luego de la aplicación de un peeling, la piel puede quedar levemente enrojecida, pero rápidamente recupera su tono normal. A los tres días comienza el descamado, que dura más o menos tres días. En cuanto al láser, una vez finalizada la sesión, es notorio el enrojecimiento de la piel (dura por lo menos dos horas). Y de acuerdo al tipo de láser (sobre todo por su potencia), las lesiones (costras diminutas, del tamaño de la mancha) durarán como mucho una semana.

Microdermoabrasión suave: es una exfoliación realizada con puntas de diamante de diferente calibre. Pule las capas externas de la piel, dándole una apariencia más sana, limpia y homogénea; estimula la regeneración del colágeno y alisa la piel (desde $270 por sesión, Centro Piel y Estética).

Peeling combinado: microdermoabrasión + peeling químico + máscara regeneradora y refrescante + hidratación. Todo en una misma sesión. Ideal, realizar cuatros sesiones (una cada 15 días). Afina la piel, elimina células muertas, incrementa la producción de colágeno y recupera la elasticidad dérmica. Dura una hora.

Peeling con ácidos: consiste en la utilización de sustancias químicas sobre la piel para renovar sus capas y favorecer un color uniforme. La cantidad de capas a eliminar dependerá del tipo de peeling que se realice: medio, profundo o superficial. Se necesitan entre 6 y 12 sesiones. La frecuencia es según el caso.

Co2 Dot: láser que trabaja sobre la zona de rostro, cuello y escote, eliminando manchas e imperfecciones. Su tecnología de avanzada permite tratar tanto manchas antiguas como recientes. Actúa en profundidad y con una recuperación rápida. Además, estimula el colágeno y la oxigenación de la piel. Se necesitan entre dos y tres sesiones.

Radiofrecuencia fraccionada: el aplicador administra energía de radiofrecuencia bipolar por fracciones sobre la piel a tratar. Esta energía provoca heridas microscópicas en la epidermis y a causa de ello se inicia una fuerte respuesta de curación. Se logra una piel con aspecto más firme y rejuvenecido y corrección de determinado tipo de manchas. Se recomiendan entre cuatro a seis sesiones.

SHARE WITH FRIENDS: