Home » Belleza y Salud » El estrés cotidiano y los riesgos cardíacos

Tired businesswoman fed up with her job

Muchos riesgos cardíacos y ataques cerebrovasculares tienen una íntima relación con el mal de nuestros tiempos: el ESTRÉS.

Si bien se sabe que situaciones como:  la muerte de un ser querido, un divorcio, un accidente, ser víctima de la delincuencia, tener un gran susto, la pérdida del empleo, una mudanza… son sumamente estresantes, también existen problemas menores que surgen en la vida en forma diaria y cotidiana que atentan contra nuestra salud cardíaca. Como el estrés es un “mal silencioso”,  no lo detectamos enseguida y, en la vorágine que vivimos le terminamos restando importancia o hasta nos mal acostumbramos a convivir con ese estado de ansiedad y nerviosismo que, en pocos años (dependiendo del “aguante” de cada organismo) nos pasa factura.

stress

Los ataques cerebrovasculares o ACV han aparecido como moneda corriente en estos últimos tiempos y, desmenuzando y profundizando el origen de estos ataques, llegamos casi siempre a tener al estrés como denominador común. Las emociones intensas pueden desatar un problema de salud públicaLas emociones negativas del estrés, como la angustia o la ira, aceleran el proceso de acumulación de placa en las paredes arteriales (arterioesclerosis). El sistema inmunológico tiene un papel clave en la relación entre el estrés y la susceptibilidad a la enfermedad cardiovascular. Lo atribuyen a un desequilibrio en las líneas de defensa del organismo (linfocitos auxiliadores y reguladores) que favorece una respuesta autoinmune, en especial cuando el estrés es sostenido.

stress211

Cuando el estrés genera ansiedad, angustia, hostilidad o ira es peligrosamente perjudicial. Una discusión en la calle por una mala maniobra puede provocar una arritmia. Un país que transita una importante crisis económica y social es “caldo de cultivo” para tener los nervios de punta. El estrés nos acecha de manera callada y sostenida. La angustia y la preocupación por una mezcla de incertidumbre generalizada, tensión social permanente, acumulación de tareas, trabajar más horas, tener que estar en 5 lugares al mismo tiempo, y sentir que ni el tiempo ni el sueldo nos alcanza, son otros factores que pueden provocar alteraciones arteriales, problemas cardíacos,circulatorios y desembocar en un infarto. 

Varios estudios permitieron definir características que aumentan la vulnerabilidad individual: la impaciencia, la sensación de estar contra reloj todo el tiempo, la inquietud sostenida, la competitividad extrema, la persecución constante del logro, el apresuramiento, la hipervigilancia, la agresividad y la ira. Es difícil no reconocerse en alguna en los tiempos hiperconectados que corren. Por eso no sorprende que una encuesta muestre que al 45% de los argentinos les preocupa que un familiar cercano pueda tener un infarto. En la encuesta, de 1000 casos representativos de la población de entre 18 y 60 años, la salud del corazón apareció tercera en la lista de problemas de salud que más inquietan a los argentinos. Están primero la salud del cerebro y la alimentación, y les sigue la salud visual. A los hombres y las mujeres los inquietan la hipertensión, el infarto y los problemas de memoria. Al 61% de las mujeres y al 48% de los hombres les preocupa la presión alta, mientras que el 50% de ellas y el 40% de ellos coinciden en su preocupación por el infarto.

estresss

Es importante realizarze chequeos semestrales o, por lo menos, en forma anual para detectar cualquier anomalía en nuestra salud. La hipertensión no suele presentar síntomas concretos pero mediante chequeos es factible detectarla y poder luego seguir un tratamiento para normalizarla.

Los hipertensos son más propensos a somatizar que los que tienen presión normal. Las preocupaciones, los enojos y las angustias pueden elevar la presión. Es de suma importancia poder destrabar los temas que causan preocupación y aprender a exprersar las angustias. Hacer ejercicio relaja, libera las tensiones y mejora el ánimo.

Los problemas del corazón no son exclusivamente de la gente mayor ya que aparecen a cualquier edad. El estilo de vida también puede afectar el corazón y las arterias de un chico. Por ejemplo, la obesidad es una epidemia que afecta desde edades cada vez más tempranas y es un factor de riesgo de enfermedad a futuro. Cuatro de cada 10 chicos hoy tienen sobrepeso. La alimentación saludable previene el aumento del colesterol, los triglicéridos y la presión. Esto reduce el riesgo cardiovascular.

SHARE WITH FRIENDS: