Home » Belleza y Salud » Diferentes tratamientos para cuidar nuestros pies

PEDICURIA

Importantísima para recuperar el brillo y la textura de la piel. La llamada “pedicuría americana” te trata cutículas y uñas con torno y te hidrata con aceite de almendras y vitaminas. Así, se despega la cutícula sin que te dañen la uña, lo que le da un acabado perfecto sin riesgo. Después, se hace una exfoliación con bisturí en todo lo que es durezas y se termina con torno. Por último, y como un mimo extra, se encrema y esmalta. Para aportar hidratación profunda, antes de esmaltar, se puede agregar un baño de parafina para que los pies queden suaves y súper tersos. Te lo podés hacer en Hand’s & Feet, ubicado en Villa Devoto. Más info: handsyfeet@hotmail.com. Tel.: 4502-0605

UÑAS

Ahora que con el calorcito los pies quedan al descubierto, se abre la temporada de hacerse los pies (aunque hay quienes tienen el hábito y se los hacen todo el año, obvio). Los precios rondan entre $150 y $250, dependiendo de si es belleza, pedicuría, esmalte común o en gel. Además, antes del esmaltado podés sumar alguna técnica nueva para suavizar la zona. Una alternativa es la keratina para pies. Envuelven el pie en una bolsa desechable que contiene keratina y calcio. ¿Te pasamos un dato? En Quennies nos dijeron que para esta temporada se vienen los colores cítricos, como el mandarina y el amarillo. Más info: www.queeniesbuenosaires.com.

FOOT FITNESS

Es el nombre de una nueva disciplina que ayuda a estimular los pies y ejercitar los músculos de la zona. Podés ver videos online para copiar ejercicios o arrancar probando ciertas posturas del hatha yoga. Date un suave masaje con un aceite tibio relajante (de lavanda es una buena opción) sobre los pies y piernas. Después, acostate sobre una colchoneta, poné la cola cerca de la pared y las piernas apoyadas, hacia arriba. Luego, llevá tus manos hacia el abdomen y hacé algunas respiraciones libres visualizando que las piernas y los pies se relajan. Sumale al momento la música que más te relaje.

diferentes tratamientos para cuidar nuestros pies

REFLEXOLOGIA

Una terapia exclusiva para los pies.En esta disciplina cada parte del pie representa una parte del cuerpo y a través de sus canales y meridianos, presionando los puntos reflejos, se llega a cada una de las partes y órganos del cuerpo. Sus mayores beneficios son la relajación general y armonización logrando que toda la energía que tenemos, llamada ki, circule libremente por el cuerpo. Es un tratamiento ideal para mejorar la circulación, combatir ansiedad y estrés, eliminar toxinas y lograr una correcta oxigenación. Está bueno tomar una sesión de 35 minutos a la semana. Averiguá en Buen Pie, Virrey del Pino 2413, 1er piso. Más info: www.buenpie.com.ar

FISH SPA

Meté tus pies en una pecera durante 30 minutos mientras el pez garra rufa te realiza un peeling que te va a dejar los pies DI-VI-NOS. La idea es así: llegás y te realizan un lavado de pies con jabón antibacterial, no podés ir con las uñas pintadas. La sesión es un placer y sentís suaves cosquillas; es totalmente inofensivo porque estos peces no tienen dientes. Además, al succionar suavemente las células muertas de la capa exterior de la piel, estimulan puntos de acupuntura y generan una enzima que tiene un efecto regenerador de la piel. Cuesta $90 en Pez Spa, Uriarte 2218, Palermo. Más info: www.pezspa.com

CREMAS y ACEITES

Los talones agrietados son un signo de falta de atención al pie por sobreexposición o por falta de humectación. Para evitarlos, está bueno exfoliar estas zonas pasando una piedra pómez o esponja vegetal con movimientos circulares y suaves. Después, secar bien la piel y colocar una crema humectante dos veces por día. Otra opción es que simplemente pases un cepillo suave en un agua jabonosa y uses cremas exfoliantes ¿Otra alternativa? Colocá aceite de almendras por la noche, que combate la sequedad gracias a su hidratación profunda. ¡Ojo! Las cremas siempre se deben aplicar desde la punta de los dedos hasta la antepierna para favorecer la circulación.

El Secreto de un buen calzado

Podés ser una fetichista de los zapatos, y son importantes algunas cuestiones. El secreto de un buen calzado está en la fórmula: buena horma + buen diseño = buen zapato. Es ideal que el zapato sea ciento por ciento de cuero tanto en el forro como en la capellada (que es el material externo del zapato). Esto asegura que el cuero ceda y tome la forma de tu pie. Dependiendo del tipo de pie, cambia la morfología que mejor te va a sentar. Si son anchos, evitá los modelos puntiagudos. Si son gorditos, usá hormas de ancho empeine para facilitar el calce. Si el empeine es alto, lo tuyo son las slippers, y si son delgados y largos, optá por los acordonados.

SHARE WITH FRIENDS: