Home » Viajes » CUSCO: la puerta de entrada al majestuoso Machu Picchu

En los últimos años Perú se convirtió en una potencia turística internacional. Primero desde su maravillosa cocina, considerada entre las más trendy y codiciadas del mundo, y con el chef Gastón Acurio, como uno de sus más respetados embajadores (abrió restaurantes en Nueva York y Madrid). Después, ese renacimiento continuó en la hotelería, inmersa en lugares impactantes donde la historia y la cultura confluyen. Uno de los mejores ejemplos es la ciudad colonial de Cusco, nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Hay lindísimos hoteles históricos en Cusco, la puerta de salida a las excursiones en tren a las ruinas de Machu Picchu, y un lugar extraordinario en lo alto de los Andes. Allí hay varios hoteles a los que bien podríamos considerar palacios. Hay que destacar el Palacio del Inca, hotel de un refinamiento exquisito, con techos de tejas rojas y una fachada colonial español. Renovado a un costo de 15 millones de dólares, cuenta con 203 habitaciones, es parte de la Luxury Collection y se construyó en lo que fueron terrenos sagrados de los incas. En su interior hay pinturas peruanas y cuenta con un spa, ideal para barrer el cansancio del viaje mientras uno se acostumbra a la altura de la histórica ciudad.

El Hotel Monasterio de la cadena Orient-Express es otra maravilla. Está ubicado en un gran monasterio colonial construído en 1595 en el corazón de la ciudad, más precisamente en la Plazoleta de las Nazarenas, donde estuvo el Palacio del Inca Amaru Qhala. Mucho tiempo después, los colonizadores españoles lo convirtieron en el Seminario de San Antonio Abad y, desde 1965, se transformó en un hotel. Solamente recorrer su colección de arte es una experiencia única. Ofrece clases de cocina peruana.

Palacio Nazarenas es otro hotel de lujo de la cadena Orient-Express, ubicado en la zona céntrica de la ciudad, en el barrio de San Blas, rodeado de cafés, galerías, tiendas y típicas casas coloniales.

Si la idea es algo más intimo, se puede elegir el fabuloso hotel boutique Inkaterra La Casona. Con sólo 11 suites de lujo y servicio de mayordomo, está construído en una de las casas coloniales más antiguas de la ciudad. Por otra parte, el Aranwa Cusco Boutique Hotel está en una mansión colonial del siglo XVI, llena de arte. Otra casona del siglo XVIII es sede de Casa Andina Private Collection Cusco, un excelente hotel boutique de primera clase con precios amigables. El JW Marriott Hotel Cusco es lujoso y muy cómodo, no es una construcción colonial, pero fue edificado alrededor de unas ruinas muy antiguas. En Cusco, los hoteles tienen hasta un sistema de oxígeno que ayuda a quienes les afecta la altura.

Las calles adoquinadas, sua ntiguas construcciones y sus plazas cautivan a los visitantes. La ciudad también es el punto de partida de los tours a Machu Picchu, en el tren Hiram Bingham, operado por Perú Rail. El Valle Sagrado de los Incas está a corta distancia del centro de Cusco, entre los pueblos de Písac y Ollantaytambo. Allí también existen varias opciones para hospedarse, como el Tambo del Inka, de la Luxury Collection, y el Río Sagrado, de la cadena de lujo Orien-Express.

SHARE WITH FRIENDS: