Home » Actualidad » ¿Cúales son los autochequeos que toda mujer debe hacerse?

La autoexploración puede ser una sana costumbre para detectar a tiempo cambios en nuestra piel, mamas y cuello, por ejemplo. Las más simples de hacer, son las siguientes:

Autoexamen mamario

Lo ideal es hacérselo después del período menstrual, cuando las mamas no están tan sensibles e inflamadas. Según los antecedentes personales y familiares de cáncer de mama, la sugerencia es hacerlo una vez al mes frente al espejo y después de ducharse, con el fin de buscar cualquier cambio en cuanto color, dolor, coloración, tamaño, forma, secreciones, pliegues y endurecimiento.

Control de la presión

Las indicaciones son más que nada en la posmenopausia, donde además del control cardiovascular anual se sugiere tomar la presión cada dos semanas. Hay que buscar el equipo adecuado y probarlo primero ante la presencia del médico. En casa y antes de controlarse, hay que estar tranquila, bien sentada y sin haber tomado café, alcohol o fumado previamente. También es importante hacerlo a la misma hora cada vez y tomar un registro para evaluar cualquier cambio significativo. Según las guías internacionales se considera hipertensa cuando la mujer adulta presenta una tensión sistólica igual o superior a 140 mm Hg y/o la tensión diastólica es igual o superior a 90 mm Hg.

Medición de cintura

La grasa acumulada alrededor del abdomen es un signo de riesgo cardiovascular. Denominada grasa visceral, origina alteraciones del colesterol, aumento de triglicéridos, incremento del riesgo de padecer diabetes, aumento de la tensión arterial y riesgo de trombosis. Es más importante para la mujer conocer cómo se distribuye la grasa en su organismo, que el exceso de peso en sí mismo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece el valor máximo saludable del perímetro abdominal en 88 centímetros en la mujer.

Autoexamen de cuello

A través de la evaluación del cuello se pueden detectar alteraciones en la tiroides. Esta glándula se encuentra por debajo de la tráquea, en la base de la garganta y su forma es de una mariposa. El autoexamen se hace con el cuello estirado y la cabeza un poco hacia atrás. Hay que revisar el área media inferior del cuello, por encima de la clavícula y por debajo de la laringe, para que sea posible palpar alguna lesión, protuberancia o agrandamiento en esa zona y descartar una tiroides agrandada o un nódulo en la tiroides.

Autoexamen de piel

No debería llevar más de 10 minutos, y consiste en detectar cualquier modificación o aparición de manchas y lunares para actuar a tiempo frente a un posible melanoma, que es un tipo de cáncer de piel. Hay que fijarse en el tamaño, los bordes, el diámetro, la evolución y el color, además de consultar una vez año con un dermatólogo. Las manchas o lunares nuevos pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo por lo que hay que incluir en el control la espalda, el cuero cabelludo y el espacio entre los dedos. Las personas con antecedentes familiares, que se exponen con frecuencia al sol y que tienen pieles claras, deben transformar este autochequeo en un hábito mensual, ya que el riesgo de presentar estos síntomas puede ser mayor.

SHARE WITH FRIENDS: