Home » Actualidad » ¿Cuáles son las diferencias entre la distemia y la depresión?

El mal humor crónico puede transformarse en una enfermedad.

La distimia es una enfermedad que fue reconocida por la medicina hacia los años 80, y se la considera una forma crónica de depresión con síntomas más leves pero una enfermedad al fin.

Distimia es el nombre del estado de ánimo depresivo, este estado de ánimo es mucho más frecuente que la depresión franca. Hay personas que tienen mal humor, negativas, pesimistas que con el tiempo se vuelven irascibles y hasta agresivas.

Hasta ahora se venía considerando el mal humor como un rasgo de la personalidad que podíamos cambiar y no faltan los consejos para tomarse la vida con mejor humor. Como si la persona eligiese reaccionar de este modo ante situaciones de la vida cotidiana. Sin embargo, cada vez más especialistas sostienen la teoría de que el mal humor crónico, ese que no surge en un momento determinado de enojo, sino que es una actitud ante la vida, responde a ciertos desequilibrios neuronales y está muy relacionado con la depresión.
Esta enfermedad afecta cerca de un 5 % de la población. Es una forma crónica de depresión generalmente más leve, pero suele durar mucho más tiempo.

Algunos de sus síntomas:

  • Desánimo
  • Tristeza
  • Desesperanza
  • Desinterés
  • Baja energía
  • Estado constante depresivo
  • Falta o exceso de sueño
  • Falta o exceso de apetito

Afirman que, la distimia afecta a por lo menos 180 millones de personas en todo el mundo, las cuales, si no se tratan, tienden a aislarse.

Debemos tener en cuenta lo que afirman los investigadores dado que este es un perfil de temperamento, puede ser hereditario o bien puede ser desencadenado por un evento significativo, comenzando a manifestarse a partir de la adolescencia o en adultos jóvenes, para ir incrementándose a medida que pasan los años.

Una advertencia importante es que esta enfermedad no debe ser subestimada debido a que la persona que la padece tiene cerca de un 30% más de riesgo de desarrollar depresión grave. Un trastorno mental en el cual las personas con distimia sólo ven el lado negativo de las cosas y no siente placer en NADA y,por lo general no percibe su actutud como algo anormal. No se da cuenta. Para la mayoría de los pacientes, el mal humor constante es sólo un rasgo de su personalidad y su mal humor siempre se atribuye a los problemas del medio ambiente que lo rodea.

No se trata entonces, de un rasgo del carácter, algo que se pueda cambiar solo con voluntad, sino que responde a un proceso químico que debe ser tratado con los mismos métodos que la depresión, es decir, con un tratamiento farmacológico y psicológico.

Diferencias entre la distemia y la depresión

La persona con depresión severa sufre un estado de ánimo en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, frustración, enojo, ira o dolor moral interfieren con su vida diaria muchas veces durante períodos realmente prolongados, y en ocasiones percibe como que la vida esta como detenida, la que tiene distimia continúa desarrollando su vida, pero siempre se está quejando. Los enojos constantes afectan fuertemente al corazón, aumentando el ritmo cardiaco, presión arterial, flujo sanguíneo y produciendo taquicardia, y en personas susceptibles pueden llevar a un infarto. Además, algunos individuos desarrollan problemas a nivel de la piel, como enrojecimiento y pruritos. Entre los diabéticos la ira causa un mayor descontrol de la glucosa a nivel sanguíneo, lo que produce aún más daño renal y gástrico.

Un mayor conocimiento y una mejor comprensión de las enfermedades o trastornos del ánimo permiten afortunadamente acercarnos a un consenso de que el llamado trastorno depresivo mayor, distimia y algunas disforias como lo son los altibajos en el humor, serían manifestaciones transitorias de una misma enfermedad o un mismo proceso patológico, lo que se traduce en los síntomas depresivos.

La calidad de vida de las personas que padecen estos síntomas se agrava negativamente con el paso del tiempo, llevándolos a pronunciarse como antisociales con las consecuencias emocionales y psicológicas que esto implica. Aumentando el riesgo de situaciones suicidas. Tratamientos psicofarmacológicos y psicológicos serán muy importantes para poder sobrellevar este tipo de patología.

SHARE WITH FRIENDS: