Home » Bienestar » Consejos útiles para superar el sufrimiento emocional

En algún momento de nuestras vidas, todos y todas, hemos pasado por alguna experiencia o situación que nos ha causado un gran dolor emocional. La pregunta que todos solemos hacernos en esos momentos de crisis es si existe alguna forma de superar el sufrimiento emocional que alivie lo que estamos sintiendo. Lo primero que debemos hacer para superar el sufrimiento emocional es saber reconocerlo y aceptarlo. A partir de ahí podremos buscar ayuda para salir de esa situación

Cada vez que sufrimos a nuestro alrededor solo escuchamos frases como  “ya va a pasar…” “nada es para siempre….” “pronto estarás mejor….”  “no vale la pena llorar por este asunto….” etc, etc. Sin embargo, lejos de aliviarnos, estas frases poco y nada nos ayudan a sobrellevar nuestros momentos de dolor. Existen ciertas claves y consejos que sí pueden ayudarnos a superar el sufrimiento emocional, los cuales no implican escapar de él ni ignorarlo, sino mirarlo de frente y afrontarlo de la mejor manera. El sufrimiento emocional no tiene por qué convertirse en una carga que se apega tanto a nosotros que nos terminamos identificando con ella. Se puede pasar por ese sufrimiento, superarlo y seguir adelante.

Reconocer que la estamos pasando mal

Para superar el dolor emocional tenemos que empezar a ser sinceros. No pasa nada por afirmar que lo estamos pasando mal, que no nos encontramos en el mejor momento y que sentimos dolor. Uno puede pensar que quiere dar lástima e incluso en su mente pueden aparecer frases como ” es que no quier dar pena”. Sin embargo, sincerarnos con los demás y decir cómo nos sentimos realmente nos permitirá reconocer nuestro sufrimiento, no negarlo y mucho menos ignorarlo. De esta forma, en vez de evitar las emociones, las estaremos abrazando.

Averiguar el origen de nuestro dolor

Nuestro sufrimiento puede tener un origen que no se presente de manera clara ante nosotros. ¿Cuál ha sido el estímulo que ha detonado esa emoción? ¿Cómo nos hemos sentido? ¿Qué respuesta hemos tenido? Tomarnos el tiempo que necesitemos para analizar lo que nos sucede desde diferentes ángulos e ir sacando las capas del sufrimiento nos permitirá dar con el origen del mismo. Quizás sea fruto de un trauma de la infancia o de una pérdida no superada.

Darnos palabras de ánimo y aliento

Cuando conseguimos superar el sufrimiento emocional y miramos hacia atrás, nos damos cuenta de lo mal que nos hemos tratado. En esos momentos nos volvemos muy autocríticos y, esto, en vez de alentarnos a seguir adelante, nos sumerge en un ciclo de desesperación, angustia y mayor sufrimiento. Por eso, es importante que nos cuidemos y tratemos con cariño. ¿Qué les decimos a los demás cuando lo están pasando mal? Les brindamos palabras de aliento. Eso mismo es lo que también debemos hacer con nosotros mismos.

Valorar a quienes se encuentran a nuestro lado

Cuando lo estamos pasando mal, a veces queremos estar solos o que nos dejen en paz. Sin embargo, a pesar de que nos estamos centrando demasiado en nuestro sufrimiento, es importante que seamos conscientes de aquellas personas que no nos abandonan. Personas que están a nuestro lado, que con su sola presencia ya hacen mucho, que, si nos caemos, ahí estarán para estirar su mano para que podamos agarrarla y levantarnos. Valoremos a estas personas que, quizás, aunque no nos comprendan del todo, están ahí.

Hacer terapia

Muchas personas son reacias a realizar terapia y concurrir al psicólogo. Creen que para superar el sufrimiento emocional les basta con lo que saben o pueden aprender por ellas mismas. Quizás, en su interior, tengan alguna creencia negativa sobre lo que significa ir al psicólogo. Es importante saber que estos progefesionales operan como guías y nos brindan las herramientas necesarias para superar el sufrimiento emocional. Nos ayudan a sentirnos acompañados, comprendidos y seremos capaces de ver la situación desde otras perspectivas. Ir al psicólogo nos permite sentir que respiramos cierto aire fresco y nuevo, que podemos salir de la situación en la cual estamos sumergidos y, que todo volverá a estar bien, aunque conlleve un proceso relativamente largo.

SHARE WITH FRIENDS: