Home » Belleza y Salud » Consejos útiles para mejorar y disminuir las várices

Las varices son venas abultadas y retorcidas que se forman cuando las válvulas unidireccionales, que regulan el paso de la sangre, se debilitan. Si bien se pueden desarrollar en cualquier vena, a menudo se originan en las piernas. Desde siempre se han catalogado como un signo antiestético, ya que tienen un aspecto amoratado o rojizo que se nota sobre la piel. Sin embargo, para muchos es un problema de salud, pues es el detonante de otras molestias.
Así es como, más allá de tratarse de un problema estético, estas venas abultadas indican que el paso del flujo sanguíneo tiene alguna alteración. Por eso, además de dar mala apariencia, suelen incidir en la sensación de pesadez y dolor.El tratamiento para prevenir, mejor y disminuir las varices, debe incluir una serie de hábitos saludables que apoyan la salud circulatoria. Si bien hay muchos procedimientos y productos cosméticos que permiten minimizarlas, es primordial seguir algunos consejos útiles que son imprescindibles. Evitar el sedentarismo y optimizar los hábitos alimentarios puede contribuir a lograr una mejor circulación de la sangre para facilitar el tratamiento de las varices.

Síntomas

  • Venas inflamadas que sobresalen
  • Sensación de ardor y pesadez en las extremidades inferiores
  • Dolor y calambres en las piernas
  • Comezón alrededor de las venas afectadas
  • Sangrado de las venas varicosas
  • Cambios en la piel o endurecimiento de la vena

Origen de las várices

Cuando las válvulas de las venas dejan de funcionar de forma adecuada, el flujo sanguíneo tiene dificultades para retornar desde las piernas al corazón. Dado que la sangre sufre un estancamiento, Aunque muchos casos están relacionados con factores genéticos, a menudo empeoran por los sobresfuerzos físicos y el exceso de peso. Además, suelen ser más frecuentes entre las personas de la tercera edad.

Los factores que influyen en su aparición son:

  • Obesidad y sobrepeso
  • Estado de embarazo
  • Malas posturas al caminar
  • Permanecer sentados y cruzar las piernas
  • Cambios hormonales bruscos
  • Enfermedades del sistema circulatorio

Consejos útiles

Mantener un estilo de vida saludable es el mejor complemento tanto para curar las varices, como para retrasar su aparición. Esto implica hacer algunos cambios en la rutina diaria y alejar algunas malas costumbres que afectan la circulación.

  • Evitar una misma postura : Mantener una misma postura corporal por tiempo prolongado puede empeorar las venas varices. Por eso, si por algún motivo hay que permanecer de pie o sentados, lo ideal es tomar al menos unos minutos para mover las piernas y pies o cambiar la postura.
  • Elevar las piernas: Un ejercicio muy fácil que ayuda a curar las varices es la elevación de piernas. Esta actividad relaja los músculos y facilita el retorno de la sangre hacia la parte superior del cuerpo. Se aconseja hacerlo cada día después de cumplir la jornada de trabajo.
  • Hacer ejercicio físico: La práctica de cualquier actividad deportiva tiene muchos beneficios tanto en la salud circulatoria como en el peso. Por ende, si el objetivo es curar las varices, resulta muy beneficioso seguir una rutina de entrenamiento regular.
  • Aplicar masajes: Uno de los métodos terapéuticos para estimular el flujo sanguíneo en las extremidades inferiores son los masajes relajantes. Debido a su capacidad para mejorar la circulación, son una buena opción para minimizar el aspecto de estas venas abultadas.
  • Tomar una ducha fría: Las duchas con agua caliente son relajantes y alivian el cansancio. Sin embargo, las que se toman con agua fría son más beneficiosas contra este problema. De hecho, la aplicación directa de agua fría sobre las pantorrillas puede calmar la pesadez y la inflamación.

  • Evitar las prendas ajustadas: Las prendas de vestir que son ceñidas al cuerpo son desaconsejables cuando existen venas varices. Incluso, no se aconseja su uso en general, dado que presionan la zona y dificultan el retorno venoso desde las piernas hasta el corazón.
  • Mejorar la alimentación: Una alimentación rica en ácidos grasos Omega 3, antioxidantes y fibra dietética puede contribuir en gran medida a disminuir notablemte las varices. Los alimentos que contienen estos nutrientes optimizan la circulación y protegen la salud cardiovascular.
  • Evitar fumar y tomar el alcohol: El consumo excesivo de alcohol y tabaco tiene muchas repercusiones negativas en el organismo. Una de ellas es la aparición de problemas circulatorios y varices. Sus toxinas deterioran las arterias y dificultan el paso de la sangre.

Los hábitos saludables son clave cuando el objetivo es curar las varices. A pesar que hay muchas terapias profesionales que las eliminan, todas estas recomendaciones evitan que reaparezcan. Por eso, no se trata solo de aplicarlas por un tiempo, sino de incluirlas en el estilo de vida.

SHARE WITH FRIENDS: