Home » Belleza y Salud » Consejos útiles para mantener los pies saludables

Los pies suelen ser los grandes olvidados en los cuidados corporales, a pesar de que constituyen una parte vital de nuestro organismo y de que su estado repercute en nuestra salud general. Soportan el peso de nuestro cuerpo, su día a día supone andar, correr, saltar, a veces estar horas de pie sin moverse, y no siempre con el calzado más adecuado. El cuidado de los pies es fundamental en todas las épocas del año. Para ello, es necesario optar por aquellos productos que nos aseguren buenos resultados.
No cuesta nada dedicar un tiempo, a diario, a la salud de los pies. Sin embargo, para muchas personas jóvenes es difícil tanto adquirir como mantener el hábito, ya que lo más común es enfocarse en el cuidado de otras partes del cuerpo: el cabello, el rostro, las manos y, por supuesto, la silueta. Por lo general, quienes prestan más atención a la salud de los pies son las personas mayores de 55 años de edad, cuando comienzan a surgir la mayoría de las molestias.
El hecho de estar casi siempre encerrados dentro de los zapatos y ser una parte poco expuesta, hace que nos olvidemos de ellos con facilidad. Muchas veces solo nos acordamos de su existencia cuando nos envían señales de que algo no va bien, a través del dolor, la hinchazón, el mal olor o un exceso de sequedad.
Tener unos pies impecables puede llegar a ser más fácil de lo que creemos. Simplemente basta con tener un buen cuidado de los mismos y seguir una serie de reglas que harán que se vean perfectos en todo momento. Para lograrlo solo se deben seguir unos pasos sencillos. Para empezar, siempre conviene usar zapatos hechos con materiales naturales que permitan que la piel transpire. Si es posible no hay que utilizar el mismo par de zapatos durante varios días seguidos. También, es importante secarse bien los pies después de la ducha para así evitar la posible aparición de hongos.La forma en la que cortamos nuestras uñas es muy importante para evitar que se acaben encarnando. Para evitarlo, solo hay que seguir estas recomendaciones: Corta las uñas en línea recta, no redondeada, no cortarlas demasiado porque esto podría generar uñas encarnadas o infecciones. No hay que retirar la cutícula. Si es necesario, es preferible empujarla hacia la base de la uña con una espátula especial para ello.A veces, por mucho que lo intentemos, es imposible evitar posibles problemas como el de las uñas encarnadas. Preservar su salud de un modo sencillo siguiendo estas recomendaciones son muy útiles:

Lo primero que hay que hacer es poner tus pies en agua tibia durante unos 15 o 20 minutos. Añadir una cucharada del sal por cada litro de agua y así lograramos la desinfección de la zona afectada. Utilizar hilo dental para hacer palanca y lograr levantar la uña ligeramente. De este modo, se puede limpiar la zona afectada con un antiséptico y ponerle, en el caso de que lo consideremos, alguna crema para que acelere el proceso de curación. Repetir este procedimiento hasta que la uña vuelva a la normalidad. Sin embargo, si observamos que el enrojecimiento y la inflamación que hay alrededor de la uña encarnada son fuertes, no es aconsejable automedicarse sino concurrir directamente al médico.

Baños con bicarbonato para los pies : esta clase de baños permite que los pies luzcan sanos y los talones estén siempre suaves. Para que sea verdaderamente efectivo hay que realizarlo una vez por semana durante períodos de 15 o 20 minutos. Para ello, podemosusar ingredientes como la sal común, aceites esenciales e infusiones herbales. Después del baño, usar una piedra pómez o exfoliante para eliminar la piel áspera.

Usar cremas humectantes: las que son específicamente para pies resultan tan necesarias como las de las manos y la cara. Para ello, lo mejor es optar por productos que incluyan componentes que ayuden a suavizar la piel como son la dimeticona, lanolina y vaselina, e ingredientes hidratantes tales como glicerina y lecitina. Eso sí, hay que evitar aplicar este tipo de cremas en las áreas interdigitales porque puede provocar la aparición de hongos en la piel.

Realizar masajes: los masajes en los pies son beneficiosos por diversos motivos, desde activar la circulación hasta el lograr deshacernos del cansancio y poder mantener los pies saludables. Basta con dedicar tan solo 5 minutos al día. Podemos usar un buen masajeador especial para pies pero también podemos usar una pelota de tenis y rodarla por el suelo o cualquier otro objeto redondo con el propio pie para activar la circulación.

Exfoliación: del mismo modo en nos exfoliamos el rostro y otras áreas del cuerpo, esto también es válido para los pies. Para lograrlo, se debe lograr una mezcla de aceite corporal y unas cucharadas de azúcar en él. Aplicar sobre los talones o las zonas que deseemos exfoliar mediante un suave masaje. De este modo conseguiremos hidratar los talones y ayudar a eliminar las células muertas debido a la fricción que realiza el azúcar sobre la piel.

Eliminar malos olores: el olor está causado por el exceso de humedad que se origina en nuestros pies y es un problema más común de lo que parece. Son muchas las personas que han experimentado esta incomodidad en algún momento de su vida. Se trata del sudor acumulado en los pies, debido a la acción de bacterias y hongos. Estas hacen que la piel tenga mal olor e, incluso, pueden llegar a ocasionar infecciones. Para poder prevenir esta situación, debemos hidratar correctamente los pies y añadir un poco de polvos desodorantes entre los dedos de los pies. No conviene excederse con los mismos ya que luego puede resecar demasiado la piel y aumentar el problema, en lugar de solucionarlo.

SHARE WITH FRIENDS: