Home » Belleza y Salud » Consejos para lograr una panza sin rollitos

La balanza marca que logramos llegar al peso deseado pero… ¿por qué los pantalones nos siguen ajustando? Los “rollitos” responden, casi siempre, a los hábitos alimentarios, a la genética y a los procesos hormonales que experimentan las mujeres desde la adolescencia hasta la menopausia. Estos cambios hacen que la grasa se acumule en diferentes zonas del cuerpo y que, con el paso del tiempo, la piel pierda elasticidad y la grasa acumulada se haga más evidente.

El problema tiene solución gracias a los avances tecnológicos en estética, que permiten ganarle la batalla a la adiposidad rebelde. Los tratamientos no invasivos aplicados por profesionales pueden conseguir resultados reales en las zonas críticas del cuerpo en poco tiempo, sin dolor, ni tiempo de recuperación. Eso sí: es fundamental cambiar hábitos alimentarios y realizar actividad física. Entonces hay que decirle adiós al desayuno diario con medialunas, a la cena con vino o con cerveza o las gaseosas para calmar la sed. Y hay que ir al super caminando. Porque, ya se sabe, la ciencia no hace milagros.

como lograr una panza chata

Entre las novedades recién llegadas al país se destaca I-Lipo, un método que diluye las células grasas en minutos. La única condición para que funcione es hacer por lo menos media hora de ejercicio físico el día de la sesión. El procedimiento aprovecha los procesos bioquímicos naturales del organismo que estimulan la membrana de las células grasas (los adipositos) para que liberen la grasa intracelular que luego debe ser eliminada con ejercicio. El sistema utiliza pequeños emisores de luz láser fría que se apoyan sobre la piel. En el proceso, los triglicéridos, las grasas dañinas para el sistema cardiovascular y el metabolismo se transforman en ácidos grasos y no quedan circulando por la sangre. I-Lipo reduce entre uno y dos talles en un mes, con una sesión por semana de treinta minutos, más treinta minutos de actividad física.
Más info:consultas@thin-nutricion.com.ar

En la misma línea se anota el CoolsculpingbyZeltiq, un tratamiento no invasivo que reduce la grasa en frío, a través del congelamiento de los adipocitos. Permite eliminar en forma definitiva la adiposidad rebelde acumulada en espalda, cintura, abdomen y glúteos. Además alisa la piel y reduce la circunferencia. Los efectos aparecen paulatinamente entre la primera y la tercera sesión, según los casos. Cada aplicación dura una hora y aborda una zona, pero en un mismo día pueden hacerse tantas zonas como el paciente quiera y el médico indique. El resultado es la reducción de 40 por ciento de la grasa localizada que no se recupera porque los adipocitos fueron eliminados.

Uno de los tratamientos de vanguardia para borrar rollitos es el que combina el método MedContour y la cámara hiperbárica. Se trata de un potente ultrasonido combinado con vacumterapia que elimina la adiposidad localizada y modela las zonas rebeldes. Se suma la oxigenación hiperbárica para potenciar y obtener resultados duraderos. Se recomienda un promedio de diez sesiones y los resultados, si se acompañan con buenos hábitos, se mantienen de por vida.
La ultracavitación sirve para modelar el cuerpo y es imprescindible que la practique un médico especializado. Lo ideal es combinarlo con presoterapia, para ayudar a la piel a acompañar la pérdida de centímetros por sesión.

La Hidrolipoclasia ultrasónica es un tratamiento que, sobre la base del ultrasonido, también ataca las adiposidades localizadas. Es una técnica no invasiva, sin riesgos y que no requiere de anestesia ni hospitalización. La ventaja es que los resultados son inmediatos.

Duelen, cuestan, pero los abdominales siguen siendo la solución para modelar la panza. Para obtener mejores resultados es fundamental combinar estos ejercicios con actividad aeróbica que permite quemar calorías y de esa manera se notará el trabajo de tonificación. Además, es necesario cambiar las gaseosas por agua; las bebidas irritantes como el café por infusiones de hierbas y reducir el consumo de harinas. Cumplir con esta rutina todos los días no dejará dudas.

1. Alternados para abdominales bajos Acostadas en el piso, con las piernas flexionadas en 45 grados, llevar una mano detrás del cuello. Inspirar por la nariz y estirar la otra mano hacia delante como si alguien nos estuviera tomando de los dedos. Elevar hasta despegar los homóplatos del piso y exhalar contrayendo el abdomen al volver hacia atrás. Repetir ocho veces con una mano y ocho veces con la otra. Descansar y realizar dos series más. La fuerza nunca debe hacerse con el cuello, siempre con los abdominales, ayudados por la respiración.

2. Sube y baja para abdominales altos Acostadas en el piso, con las manos detrás del cuello y las piernas elevadas en 90 grados, bajar una pierna a 45 grados o hasta el piso, sólo si es posible. Volver a 90 grados y bajar nuevamente. Realizar el ejercicio diez veces con cada pierna. Descansar y repetir dos veces más.

3. Tabla Este es un ejercicio integral que además de endurecer los abdominales, fortalece la espalda. En cuatro patas, llevar una pierna hacia atrás. Mantenerse apoyada sobre los antebrazos, con la espalda recta sin quebrar la cintura ni elevar la cola. Sostener la postura entre 10 y 30 segundos. Descansar en la posición del niño y repetir tres veces más, luego comenzar con la otra pierna.

SHARE WITH FRIENDS: