Home » Moda » Consejos para cuidar nuestras prendas

No toda nuestra ropa debe ser lavada, limpiada y cuidada de la misma manera. Dependiendo del tipo de tejido que posea cada prenda es la forma en que debemos tratarla para que nos dure y permanezca en óptimo estado por mucho tiempo.

  • Es importante invertir en buenos productos. No hace falta llenarnos de quitamanchas y diferentes tipos de jabones. Se pueden tener pocos, pero que sean de calidad.
  • Al momento de comprar un lavarropas, lo ideal es que éste cuente con diferentes programas de lavado. tejidos delicados, ropa sucia, ropa muy sucia, etc.
  • Las prendas de color conviene que se sequen a la sombra, y las blancas al sol.
  • El planchado siempre es bueno realizarlo del revés.
  • Es importante leer bien las etiquetas de las prendas porque así sabemos bien la composición de la misma y de qué hilado se trata en cada caso.

consejos para cuidar nuestras prendas

Cómo limpiar diferentes clases de manchas:

  • De café: usar sal gruesa y unas gotas de limón y frotar con un cepillito. Luego, mojar la mancha con alcohol y lavar la prenda como siempre.
  • De vino tinto: frotarla con vino blanco y detergente de manos. Si la prenda es de color, hundir la mancha en amoníaco y agua fría, frotando suavemente.
  • De humedad: nada major que el agua caliente y el sol
  • De óxido: utilizar jugo de limón y bicarbonato de sodio y luego dejar la prenda extendida al sol
  • De maquillaje: usar shampoo para cabello y agua fría, ayuda frotar con un cepillito
  • De aceite: primero usar talco para absorberlo y, después, frotar con unas gotas de limón ayudando con la cáscara del lado interno. Terminar el proceso lavando con detergente de platos.
  • De chocolate o aderezos: actuar rápidamente con agua caliente y detergente. También se puede aplicar quitamanchas antes de meter la prenda dentro del lavarropas.
  • De desodorante: remojar en agua bien caliente y jabón blanco durante 30 minutos. Luego, lavarla como siempre.

woman chooses clothes in the wardrobe closet at home

  1. Sweaters y tejidos: los que están hechos a mano deben lavarse a mano, con jabón blanco, con suavidad y paciencia. Si el tejido está muy sucio hay que dejarlo primero en remojo en un balde con agua y jabón para que la suciedad se vaya desprendiendo sola. Luego, lavarlo. Al colgarlo, extender bien la prenda para que no quede marcada, siempre del revés.
  2. Jeans: cuando está muy sucio también debe ser colocado en un balde y para las manchas más tenaces, el lavarropas es el mejor aliado: usar un buen jabón líquido o en polvo (los baratos dejan residuos de polvo pegados a la tela). Hay que tener especial cuidado con los jeans de color y prelavados, que tienen tinturas muy fuertes (sobre todo los rojos y bordó), asique es mejor lavarlos con ropa del mismo tono. Lo mismo con los negros y con los azules. Para nada conviene mezclar jeans con ropa blanca.
  3. Cuero: es un material muy resistente pero también es difícil de cuidar. Para limpiar camperas y pantalones, lo mejor es pasar un trapo seco para quitar el polvo primero y, luego un trapo húmedo para terminar el proceso. Si tiene muchas manchas, probar con algodón y alcohol, frotando siempre del lado de adentro. Jamás dejar la prenda de cuero secándose al sol y no usarla cuando llueve. Para guardarla, no utilizar bolsas porque el material se humedece y agrieta.
  4. Encajes: tanto la ropa interior de encaje como otras prendas, siempre lavarlas a mano. Este material es realmente delicado. Usar jabón líquido para que no queden restos en el hilado. También se pueden echar una pequeña dosis de vinagre en el momento del lavado (dicen que así duran más tiempo). Nunca hay que planchar prendas de encaje.
  5. Algodones y lycra: son nuestros grandes aliados porque los usamos constantemente y los solemos lavar diariamente en lavarropas. Conviene igual separar estas prendas por color y de ser posible, lavarlas del revés para conservar mejor los colores.
  6. Sedas: son hiper delicadas. Conviene lavarlas a mano, con muchísima suavidad, frotándolas con buenos productos. No deben retorcerse, sino que hay que extender la prenda sobre una toalla y enrollarla sobre sí misma. Se pueden secar al aire libre pero nunca al sol, colgadas de una percha. Para guardarlas, hacerlo en bolsas transparenetes o en algún cajón especial.
SHARE WITH FRIENDS: