Home » Belleza y Salud » Cómo tener pies sanos y fuertes

No solemos tenerlos en cuenta como se merecerían y, no sólo nos sirven para movilizarnos de un lado a otro, sino que sostienen todo el peso del cuerpo.

Nuestros pies muchas veces pasan desapercibidos, son los olvidados del cuerpo cuando hablamos de rutinas de cuidado, salud y belleza. Más allá de cortar o pintar las uñas, quitar de vez en cuando las durezas o lavarlos cuando nos bañamos, los cuidados terminan allí.

La realidad es que el calzado los debilita y, a la vez, los vuelve rígidos o los va deformando. Los dolores están a la orden del día y muchas veces no sabemos qué hacer. Sin embargo, podemos lograr ocuparnos de ellos, tener unos pies sanos y fuertes tan sólo llevando a cabo una rutina de ejercicios para fortalecerlos y evitar dolores.

Ejercicios para nuestros pies

Extensión de los dedos: Es un movimiento sencillo para “despertar” los pies. Debemos hacerlo antes que los demás como un calentamiento. En primer lugar, debemos ubicarnos en una posición cómoda y quitarnos las medias y los zapatos. Levantar y extender los dedos lo más que podamos y mantener la postura unos 15 segundos. Relajar y empezar otra vez. Hacer 3 series.

Presión hacia abajo: Este ejercicio sirve para fortalecer los dedos, los músculos podales y los arcos plantares. Hay que levantar ligeramente el talón, presionar con los dedos el suelo (mejor si lo hacemos sobre una alfombra o una toalla) y mantener unos segundos. Descansar y presionar de nuevo. Repetirlo unas 10 veces.

Levantar una birome o lápiz: Tenemos que sentarnos en una silla con la espalda recta, colocar la birome o el lápiz en el suelo y levantarlo con los dedos de los pies. Dejarlo en el suelo, esperar unos segundos y tomarlo de nuevo. Realizar 20 repeticiones.  De a poco, podemos ir usando biromes cada vez más gruesas o de diferentes texturas.

Empujar hacia el suelo: Podemos usar una toalla o una banda elástica. Tomar el elemento con las manos desde los extremos. Apoyar un pie en el centro (sobre los dedos y los metatarsos).Estirar los brazos y ejercer presión hacia abajo con el pie. Mantener 10 segundos, descansar y comenzar otra vez. Completa 10 repeticiones.

Levantar y extender una toalla: Esta es otra manera de fortalecer los dedos. Colocar una toalla en el suelo. Con los dedos, levantar uno de los bordes y llevar hacia atrás (para que la toalla se arrugue). Luego estirarla como estaba al principio. Realizar este ejercicio 5 veces.

Abrir los dedos: Esta técnica es muy sencilla y permite estirar y fortalecer los dedos de los pies. Al salir de la ducha y , una vez que tenemos los pies secos, entrelazar los dedos de las manos entre los de los pies y presionar ligeramente. Luego, relajar. Repetir el ejercicio unas 5 veces.

Estiramiento con pelota: Podemos usar una pelota de tenis o de golf. Lo importante es que la misma no sea flexible. Estando de pie, poner la pelota debajo de la planta del pie, realizar movimientos circulares, para adelante y hacia atrás. Realizar lo mismo con el otro pie. Además de estirar la zona te servirá para aumentar tu equilibrio.

Estiramiento de tobillos: para realizar este ejercicio, podemos hacer giros en sentido de las agujas del reloj y para el otro lado durante algunos segundos. También, podemos tomar con la palma de la mano los dedos de los pies y llevar hacia atrás y los costados, mover para arriba y para abajo los pies. Hay muchas maneras de completar la rutina.

SHARE WITH FRIENDS: