Home » Belleza y Salud » Cómo tener las uñas fuertes y largas

Aunque hasta hace poco se les restaba importancia, en estos últimos años, en un gran número de mujeres creció el interés por mantener las uñas largas y fuertes, por hacerles un mantenimiento regular para que se vean saludables y bonitas.

Realizarles un servicio con una manicura contribuye de forma significativa a mejorar su aspecto pero, en el día a día, resulta esencial complementarlas con otros cuidados. Los productos cosméticos las fortalecen, pero ciertos hábitos son determinantes para que se conserven en buen estado. Por eso, además de preocuparse por lo estético, es fundamental seguir prácticas que garanticen su salud.

Cómo tener las uñas fuertes y largas

Incrementar el consumo de agua mineral: todo lo que tiene que ver con la belleza requiere como apoyo el consumo de agua. Las uñas no son la excepción y, de hecho, son las primeras en delatar cualquier nivel de deshidratación. Por lo tanto, ingerir abundante agua al día es esencial para lucir unas uñas largas y fuertes.

Aumentar las fuentes de proteína: gran parte de la composición de las uñas son proteínas. Por eso, cuando el aporte de este importante nutriente es mínimo, es normal que se presenten problemas de debilitamiento y quiebre. Hay que seleccionar opciones saludables como: pescados grasos y mariscos, legumbres, carnes magras y frutos secos y semillas.

Consumir alimentos con vitamina B7: es probable que algunos de los esmaltes y productos para las uñas posean biotina (vitamina B7). Sin embargo, lo mejor es obtener este nutriente a través del consumo de determinados alimentos. Algunos alimentos que lo pueden aportar son: el hígado, los huevos, los cereales integrales, tomates, los frutos secos, la coliflor.

Comer grasas saludables: los alimentos que contienen grasas saludables pueden ayudar a fortalecer las uñas desde el interior. Este macronutriente ayuda a regenerar la estructura de la uña y sus cutículas, estimulando su crecimiento saludable. Por eso, se aconseja el consumo de alimentos como: almendras y nueces, aceite de oliva virgen extra, el pescado azul, el brócoli, las semillas de girasol.

Hidratar las cutículas: el cuidado e hidratación de las cutículas también permite mejorar la salud y apariencia de las uñas. A través de esta zona delicada se absorben nutrientes que son claves para su crecimiento. Además, brinda un efecto protector contra los hongos y las toxinas. Conviene elegir una crema específica de manos que sea hidratante y, que que contenga vitamina E y antioxidantes.

Aplicar aceite de oliva extra virgen: debido a su contenido de ácidos grasos y antioxidantes, su aplicación directa nutre las cutículas y promueve el crecimiento saludable de la uña.

Usar guantes de protección: uno de los peores errores que se suele cometer es manipular artículos de limpieza sin usar guantes de protección. Aunque a simple vista parece un hábito inofensivo, los químicos deterioran la estructura de la uña.

No usarlas como herramienta: las uñas no son una herramienta de trabajo. Utilizarlas para desprender etiquetas, destapar latas o forzar superficies está totalmente desaconsejado porque al forzarlas demasiado, su estructura se debilita y son más propensas al quiebre.

Evitar el uso excesivo de esmalte de uñas: si bien suele ser la forma más efectiva de darles un aspecto estético y elegante, algunos esmaltes contienen químicos que deterioran la uña. Además,  el motivo principal para darles un “respiro” y dejar descansar las uñas de sus compuestos es porque éstas necesitan estar al natural para regenerarse de forma óptima.

SHARE WITH FRIENDS: