Home » Belleza y Salud » Cómo renovar la piel y prepararla para el otoño

Después de unas vacaciones a puro sol, playa y calor, es el momento ideal para arrancar una rutina de exfoliación que elimine células dañadas de la capa externa. Lo ideal es seleccionar el producto que más se adapte a nuestra piel, y realizar el tratamiento una vez por semana o cada 15 días. La idea es eliminar las células dañadas de la capa externa (las que hacen que la piel se vea avejentada y con manchas) y mejorar las marcas de acné y quemaduras, además de minimizar arruguitas y poros dilatados. Como el principio fundamental del tratamiento es la abrasión, es fundamental no abusar y tomar recaudos para no resecar.

  • Primero hay que acondicionar la piel con una higiene profunda: desmaquillante y emulsión de limpieza o jabón líquido. Una vez que termines con eso, ya se puede comenzar con la exfoliación. Lo ideal es hacerlo mientras te duchás para que la piel esté húmeda.
  • Después, hidratás para devolverle el agua y los nutrientes a la barrera cutánea. Existen en el mercado muchas cremas con principios activos que favorecen la retención de agua. Las mejores son las que están conformadas a base de vaselina y glicerina.
  • Para el momento de la nutrición, elegir cremas o leches que contengan vitaminas y extractos naturales. Previenen la sequedad y el cambio de color ocasionado por el sol. Un combo ideal para renovar tu piel después del verano.

cómo renovar la piel y prepararla para el otoño

Pasos para exfoliar:

Con la piel del rostro húmeda, tomá una pequeña cantidad de tu producto exfoliante (del tamaño de una moneda). Aplicalo sobre el mentón haciendo movimientos circulares (durante un minuto) contrarios a las agujas del reloj. No hagas demasiada presión. Andá desplazando el exfoliante hacia los laterales recorriendo el rostro de manera ascendente. Enfocate más en la zona “T”: frente, nariz y barbilla. Esperá unos minutos y retirá con abundante agua. Evitá el contacto con los ojos. Ayudate con una esponjita para remover los excedentes.

¿Qué usar según el tipo de piel?Geles, cremas, jabones, leches, emulsiones, sales y azúcares, máscaras. En el mercado hay tantos productos como te imagines, ¡así que prestá mucha atención cuando vayas a elegir tu exfoliante! Pedí ayuda a un especialista para identificar tu tipo de piel ya que de eso van a depender la textura del producto y la frecuencia con que lo emplees.

  • Normal. Si sos del grupo de las de piel normal, es bueno que sepas que, generalmente, y sobre todo después de los 30, la tenés que exfoliar una vez a la semana. En cuanto a las cremas, no tenés mucho problema. Casi todas te vienen bien, solo intentá evitar las que sean para piel oleosa porque pueden llegar a resecarte.
  • Seca. Hay mucho por hacer. Al ponerse áspera e irregular, tiende a acumular una gran cantidad de células muertas, así que es probable que necesites exfoliarla dos veces por semana. Lo ideal a la hora de elegir el producto es que pienses en cremas que, además de exfoliar, suavicen e hidraten.
  • Sensible. ¡Atenti! La exfoliación se debe realizar con menor periodicidad para evitar lastimar la piel. No lo hagas más de una vez por semana o, incluso, cada 15 días, y elegí emulsiones o cremas de granulado fino.
  • Oleosa. La piel más grasosa, brillante y con impurezas va a necesitar anteponerle a la rutina una buena limpieza profunda ya que en el tipo graso las células se renuevan de forma muy activa. Entre una y dos veces por semana, usá geles jabonosos con granos gruesos y abrasivos para lograr un mejor efecto, pero tranqui, no te entusiasmes mucho, que las glándulas sebáceas se excitan y puede llegar a ser contraproducente.
SHARE WITH FRIENDS: