Home » Belleza y Salud » Cómo prevenir dolores y lesiones en la columna vertebral

Es bien sabido que, comer mal, fumar o no realizar actividad física aumenta el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, hay otros cuidados básicos de la salud que son igual de importantes pero que no solemos tener en cuenta.

Mantener nuestra columna vertebral sana es fundamental tanto para evitar dolores como para prevenir lesiones producidas por sostener en el tiempo malos hábitos cotidianos. Con el uso de la computadora comenzaron a verse, en gente joven de entre 20 y 40 años, patologías que antes no se veían tanto, sobre todo cervicales. Cuando uno trabaja, hay que evitar malas posiciones y corregirlas. La cabeza debe estar centrada en el medio de los hombros.

como prevenir dolores en la columna vertebral

Todo gesto en el cual la cabeza esté antepulsada en flexión, ya sea porque la persona pasa muchas horas mirando el teclado y por ende, lleva la cabeza hacia delante; o, por el contrario, si se lleva la cabeza hacia atrás (por ejemplo, cuando se duerme sin almohada), hace que la cabeza se mueva del eje y que se sobrecarguen los músculos de la región posterior de la columna. Como consecuencia de esa fatiga muscular se llega al dolor en la columna cervical. Es aconsejable tener el monitor alineado con los ojos, el teclado no demasiado bajo y cada dos horas, mínimamente, cambiar de posición, caminar, moverse.

Así como permanecer sentado o en una misma posición puede hacernos mal, también hay que cuidarse de los movimientos bruscos o mal articulados, que pueden afectar a la columna lumbosacra. Hay que evitar gestos donde haya carga axial, es decir, golpes sobre el eje de la columna, y gestos de flexión anterior de la columna. Es decir, toda situación en la cual me inclino hacia delante, desde un ama de casa que se estira para buscar algo en la alacena hasta una persona que en una oficina toma un papel del piso que cayó lejos de su tronco, implica un aumento del brazo de palanca sobre la región lumbosacra, sobrecargando los discos y dando lugar a que haya mayor dolor.

Nuevamente, cuando de cuidar a los chicos se trata, hay que tener en cuenta ciertos puntos: Se dan malos movimientos al levantar al bebé de la cuna; se pasan los brazos por encima de la baranda y se hace fuerza al levantar al chico. O las abuelas, cuando levantan a sus nietos del piso; lo que uno debe hacer es arrodillarse, pegarse al niño al cuerpo, agarrarlo debajo de la cola, pedirle que nos tome del cuello y recién ahí levantarse haciendo fuerza con los cuádriceps y no con la columna. Si uno levanta a un chico con las dos manos lejos del tronco sobreexige la columna.

Respecto a cómo advertir si tenemos una buena o mala postura, el quid de la cuestión es mantener una adecuada curvatura natural de la columna. Vista de perfil, se deben advertir tres: la del sacro, a la altura de la cola, que a veces es exagerada en las mujeres; luego una jorobita en la región del tórax y otra vez una lordosis en la columna cervical. ¿Cómo hacer para cuidar esa lordosis? “Con una buena elongación de los músculos isquiotibiales, que van desde la cola hasta la tibia; también mantener una buena elongación del músculo y tener una buena pared abdominal. Pero tanto la elongación como los abdominales tienen que estar bien hechos.

como prevenir dolores en la columna

Hay que tener muy buena elongación, sobre todo de lo que se llama la cadena posterior; es decir, los músculos que van desde la cola hasta las rodillas y de las rodillas a los talones. Es importante el fortalecimiento de los músculos abdominales y evitar los ejercicios que sobrecargan la columna, como los de glúteos, las sentadillas o las estocadas. Siempre es bueno mantenernos activos, pero hay que ser conscientes de nuestra capacidad física en relación a la edad y al nivel de entrenamiento previo. No se puede aplicar una fórmula general para una señora de 65 años, para otra de 20 y para un chico de 15 que está creciendo Otra cuestión importante es no querer recuperar el tiempo perdido. Cuando se vuelve a la actividad es muy común pensar que todavía se tienen 20 años, pero en realidad hay que hacerlo en forma paulatina, para que sea un proceso.

Sobre los métodos que en general más se practican : con el entrenamiento aeróbico hay que cuidarse del impacto (por ejemplo, cuando se hace step) y de las situaciones en las que uno se inclina hacia delante, como cuando se trabaja con los palos, generalmente haciendo torsiones también. Pilates sirve más como complemento, hay que tener una base previa de actividad. Si no se tienen fortalecidos los músculos abdominales, la rutina puede sobrecargar mucho la región entre la pelvis y el sacro, en la columna lumbar.

  • A los 20 años : es la época en que solemos empezar a trabajar o estudiar. Hay que evitar las cervicalgias producto de largas horas frente a la computadora.
  • A los 30/40 años : cuidarse de los dolores lumbares bajos; prestar atención cuando alzamos chicos o levantamos cosas en casa o en el trabajo.
  • A los 50 años : o cerca de la menopausia, hay que evitar las fracturas no traumáticas de la columna dorsal y prevenir la osteoporosis. Sobre este último punto, hay que acudir al endocrinólogo, porque más allá de consumir lácteos se debe comprobar que se estén incorporando al metabolismo.
SHARE WITH FRIENDS: