Home » Actualidad » ¿Cómo podemos hacer para evitar transpirar en exceso?

¿Por qué transpiramos La razón fundamental por la que ocurre es para regular la temperatura del organismo. En otras palabras, es la forma en que el cuerpo se refresca y protege los órganos manteniéndolos a una temperatura estable. La sudoración es un proceso natural del cuerpo, pero cuando es excesiva o genera mal olor puede ser un problema muy molesto. La buena noticia es que la transpiración excesiva tiene solución.

La hiperhidrosis o sudoración excesiva es una de las formas en que el cuerpo elimina toxinas y estabiliza la temperatura del organismo. Cuando se da en exceso es porque generalmente practicamos algún deporte o ejercicio o bien cuando la temperatura y humedad aumentan considerablemente.

Todos los seres humanos transpiramos las 24 horas del día. El problema principal radica cuando esta sudoración se convierte en hiperhidrosis y afecta negativamente a la persona que lo padece. Los principales problemas a los que suele enfrentarse la persona que sufre de hiperhidrosis son: manchas en la ropa por la sudoración axilar, incomodidad al dar la mano por sudoración palmar o inclusive mal olor en los pies por exceso de sudoración en los mismos. Sin duda alguna, las repercusiones sociales son importantes y la confianza en uno mismo se ve seriamente afectada.

Para poder combatir la hiperhidrosis primero es necesario saber de qué tipo se trata. En este sentido, encontramos dos tipos de sudoración: la primaria y la secundaria.

  • La primaria suele derivarse por situaciones de estrés o vergüenza, aunque no se tiene certeza de cuáles son los factores que la desencadenan.
  • La secundaria, es la transpiración excesiva que suele estar relacionada a una alteración orgánica como diabetes, fiebre, hiperactividad tiroidea o algún tratamiento específico con fármacos.

¿Cómo podemos evitar transpirar en exceso?

Lo cierto es que más allá de su categorización, la sudoración también se clasifica en varios niveles en donde el más bajo es casi imperceptible y el más alto es el que genera un problema en la vida del afectado. Los especialistas explican que hoy en día existen varias opciones para hacerle frente a este incómodo problema.

  • El antitranspirante: su uso es sumamente conocido y puede resultar una solución para el que sufre un grado menor de transpiración. En el mercado hay muchas marcas, cuyos componentes pueden variar en mayor o menor medida. Es cuestión de probar hasta encontrar el que de mejor resultado.
  • Toxina botulínica: en los últimos años la toxina botulínica ha tenido un gran auge como uno de los muy efectivos tratamientos para combatir la sudoración excesiva. La toxina se inyecta en las zonas más afectadas como las axilas, los pies o las palmas de las manos. La misma actúa paralizando las glándulas sudoríparas por un intervalo de tiempo de entre tres y seis meses. Es un tratamiento sumamente eficiente e inmediato, aunque su desventaja es que no es permanente.
  • La iontoferesis: es un novedoso tratamiento que consiste en aplicar suaves corrientes eléctricas durante un baño húmedo. Como resultado, se puede llegar a controlar la hiperhidrosis por un corto período de tiempo, el cual puede variar desde unas pocas horas hasta 3 días como máximo. Uno de los problemas de este tratamiento es que en algunas personas no funciona y si lo llega a hacer es por muy poco tiempo.
  • La cirugía: ésta es, sin lugar a dudas, la opción más radical. Se trata de la opción más costosa y, en algunas ocasiones, aparecen sudoraciones compensatorias en otros lugares del cuerpo como las piernas o inclusive la espalda.

Independientemente de la opción que se vaya a elegir, lo principal es que haya una buena información sobre este tema y se acuda a un especialista, que es quien podrá guiar mejor en torno a este proceso. Transpirar excesivamente tiene soluciones, sólo depende de cuál es la opción que el paciente y el médico de confianza elijan para hacerle frente.

SHARE WITH FRIENDS: