Home » Bienestar » Cómo mejorar nuestra rutina laboral

Una rutina es una serie de acciones o eventos que realizamos de forma continua en el día a día. La rutina laboral es, sin duda, una de las más importantes ya que, en algunos casos, ocupa hasta 60 horas de la semana. Algo tan sencillo como organizar nuestra jornada puede hacer que nuestra rutina laboral se torne mucho más eficiente e incluso puede ayudarnos a optimizar el tiempo en cada momento del día.

La realidad nos muestra que muchas personas tienen una rutina laboral poco sana que les hace sufrir diversos problemas médicos: desde diabetes e hipertensión hasta ansiedad o depresión.

¿Cómo hacer, entonces, para mejorar nuestra rutina laboral?

  • Organizar el día: Un hábito básico para tener una sana rutina laboral depende de tu capacidad para organizarte. Una buena opción es listar las actividades que tienes pendientes para el día siguiente. De esta forma podrás concentrarte en terminar esas acciones y evitarás divagar. Esto es muy beneficioso, porque podés terminar antes de tiempo. Muchas personas dejan de hacer estas actividades simplemente porque las olvidan. La solución es tan sencilla como tener una pequeña libreta o nota al lado de tu computadora. Verás cómo terminás alcanzando tus objetivos de manera más eficiente.

  • Nunca saltearse el desayuno: Muchas personas asisten al trabajo sin haber desayunado previamente. Considera que tu cuerpo trabajará con baja energía si no comés. A la larga, esto afectará de forma negativa a tu rutina laboral. Asistir al trabajo con el estómago vacío ocasionará antojos que es posible que sean “calmados” con alimentos pocos sanos. Además, podés terminar comiendo cantidades mucho mayores a las que de verdad necesitás. Si no queda otra que salir con el tiempo limitado (las típicas y clásica corridas mañaneras), conviene dejar preparados los alimentos la noche anterior. De esta forma podés alimentarte como corresponde en el camino o al llegar al trabajo. El primer alimento del día debe incluir una porción de proteínas, vegetales, fibra y fruta. En caso de que tu estómago no tolere desayunos muy pesados, optar por algún batido que incluya los nutrientes anteriores.
  • Beber suficiente agua: La manera más eficiente de contrarrestar los efectos de las altas temperaturas es tomando agua. De esta manera, tu cuerpo se sentirá lleno de energía y tu piel estará en perfectas condiciones. Si bien al principio a muchos suele costarle, una vez que adoptás el hábito inmediatamente empezarás a notar cómo los dolores de cabeza repentinos desaparecen, cómo se reactiva tu energía y cómo se reducen los deseos de ingerir azúcar. Además, el agua hace que el cerebro se concentre mejor. Todo esto infuirá positivamente en la rutina laboral.
  • Tener a mano snacks saludables: No hay nada menos sano que tener un antojo que solo puedas calmar con snacks poco saludables como  ser: papas fritas, chizitos, palitos, etc. Por esta razón, es importante tener algunos alimentos saludables. Se aconseja preparar de antemano algunas bolsitas con nueces, almendras, granola, pasas de uva u otros frutos secos. También es bueno poder llevarse algun yoghurt con frutas o cereales. Esto te permitirá eliminar los productos llenos de azúcares o las grasas trans comerciales.

  • Ejercitarse o practicar un deporte: hay que ser sinceros: el ejercicio no es parte de la vida de todos, aunque debería. Para hacer más sana tla rutina laboral, es recomendable crear un plan de ejercicios y seguirloo de forma estricta (como si se tratara de la toma de un medicamento recetado por el médico). Para que esto funcione, tenés que asegurarte de que los ejercicios te resulten fáciles y atractivos. Lo que debe ser obligatorio es cumplirlo. Tratá de que la actividad física tenga una duración de entre 20 a 30 minutos. Esto te dará la energía que necesitás para cumplir con tus actividades diarias y estar sano. Un buen truco para motivarte a hacer ejercicio es identificar el momento del día en que te sentís más aburrido/a o cansado/a de tu jornada laboral. En ese momento, rompé la rutina con el deporte. En pocas semanas notarás varios cambios positivos como: serás más eficiente en el trabajo, te sentirás más feliz y energético/a, estarás esperando con ansias el momento de hacer deporte; tu piel lucirá mejor y como un beneficio extra, habrás perdido algunos kilos que tenías demás o tonificarás partes de tu cuerpo.
  • Meditar : La meditación es una forma muy efectiva de combatir la energía negativa de tu cuerpo y mente. Mejora tu humor y solo necesitás dedicarle 5 minutos por la mañana. Si nunca meditaste, en internet hay muchos tutoriales y varias varias técnicas Podés probar al menos 3 o 4 y elegir aquellas que más te gusten. Luego, es bueno ir alternándolas para evitar el aburrimiento.
  • Hacer yoga: podés practicar yoga por 15 minutos para activar tu cuerpo. Podés dedicar un día a trabajar una zona específica de tu cuerpo. De esta forma, también mejorás la salud de tus órganos sin aburrirte con esa parte de tu rutina.
SHARE WITH FRIENDS: