Home » Belleza y Salud » Cómo mantenerse en forma estando de vacaciones

Llegan las ansiadas vacaciones y una busca cortar (al menos por 7 – 15 o 30 días) con esa rutina del año. Llega el momento de partir a disfrutar y descansar frente al mar, en la playa, en la montaña o frente a un lago. Sin embargo, muchas de nosotras no desean “tirar la toalla” en materia de ejercicios y abandonar por completo el esfuerzo (y logros obtenidos) que realizamos todo el año. Existen muchas formas de ejercitarse y al mismo tiempo relajarse sin convertirse en una obsesiva. La clave es encontrar un juego o deporte que disfrutemos -después de todo estamos de vacaciones-, y que nos obligue a movernos, en lugar de echar raíces debajo de la sombrilla.

Para empezar, siempre conviene hacer el ejercicio temprano por la mañana o a última hora de la tarde, para evitar el sol fuerte, que aumenta el riesgo de quemaduras, insolación, deshidratación o golpe de calor. No hay que olvidarse de llevar consigo anteojos, gorro, protector solar, ropa clara y de algodón y una botellita de agua mineral para mantenerse hidratada antes, durante y después de la actividad.

Más allá de los deportes de moda como el crossfit, el ashtanga yoga, el zumba y los circuitos de entrenamiento funcional que proponen algunos balnearios, para muchas otras actividades no hace falta inscripción previa, ni inversión monetaria, ni cumplir horarios y se pueden aprovechar tranquilamente todas esas horas que pasamos en la playa, por ejemplo.

como mantenerse en forma estando de vacaciones

  1. Subir y bajar médanos:  en lugar de usar el clásico caminito de madera para ingresar en la playa, conviene subir y bajar los médanos de arena seca. Llegamos sin aire a la orilla, pero quemamos muchas calorías extra, que nos ayudará a bajar o mantener el peso, además de fortalecer los músculos de las piernas, mejorar la circulación sanguínea y levantar la cola. Una contra: cuidado con torcerse un tobillo o esguinzarse.
  2. Jugar a la pelota-paleta : permite un trabajo integral: articulaciones, piernas, columna, cintura, hombros, brazos. Aumenta la potencia corporal, mejora el tono muscular y es un aliado del corazón por su componente aeróbico. La arena es un plus, porque aumenta la tensión en el músculo y en los tendones.
  3. Caminata a orillas del mar (o en arena blanda) : la orilla del mar es una pasarela de caminantes que buscan broncearse sin calcinarse, charlar un rato o echarle el ojo a sus compañeros de playa. Cualquier motivación vale para dedicarle un rato a este ejercicio que quema grasas y calorías, tonifica los músculos de las piernas y mantiene sano el corazón. Sobre arena seca es más difícil porque los pies se hunden: el terreno inestable nos obliga a recurrir al equilibrio y a vencer la resistencia del suelo. Los glúteos y cuádriceps trabajan el doble. Contras: la arena seca puede hacer que la tensión articular sea elevada y que aparezcan lesiones sin que nos demos cuenta. Por eso, para caminar o correr, conviene calzarse las zapatillas deportivas y medias.
  4. Nadar en el mar : se sabe que nadar es una de las actividades más completas porque afecta a casi todo el cuerpo: ponemos en acción los músculos de la espalda, hombros, brazos, zona media (abdominales, lumbares y paravertebrales) y miembros inferiores. El mar levanta un obstáculo extra: nadar en medio en esas aguas es como correr en la arena seca. Las olas y la correntada obligan a duplicar el esfuerzo y, por eso, el gasto calórico es mayor. Contra: sólo pueden hacer esta actividad las personas que nadan muy bien, de lo contrario, es riesgoso.
  5. Jugar al tejo: ara quienes no estén habituados o en condiciones de hacer ejercicios de mayores esfuerzos, el tejo es una buena opción. Se trata de un entretenimiento que ayuda a no permanecer recostados sobre la reposera y nos obliga a estar activos a través de un juego playero.
SHARE WITH FRIENDS: