Home » Actualidad » ¿Cómo logro mantenerme entusiasmada todo el año?

Uno o una, suele arrancar el año con la mejor de las intenciones, con energías, entusiasmo y la mejor predisposición, pero con el pasar de los meses, toda esa artillería de fuerzas positivas parecen ir desmorándose poco a poco. Las metas tan queridas que construímos con esfuerzo y cariño en la época de las fiestas fácilmente pueden comenzar a escurrirse como agua entre nuestros dedos, a menos que intenemos frenar y hacer algo al respecto.

Perder el entusiasmo en invierno suele ser bastante frecuente, ya que a muchas personas el frío, la lluvia, los días con poca luz, afectan el estado de ánimo y nuestra energía puede modificarse fácilmente. Sin embargo, existe una salida a esta situación para finalmente lograr mantener el entusiasmo en nuestras tareas a lo largo del año.

  • El primero objetivo es enfocarse en aquellas cosas que están funcionando en nuestras vidas, sin importar cuan pequeñas o simples puedan parecer. Lograr pensar desde el optimismo logra disminuir la tristeza, la ansiedad, la depresión e incluso te hace vivir más tiempo.
  • Aprender a dejar ir las emociones destructivas porque ellas alteran nuestra paz mental ( y nos terminan también afectando físicamente, nuestro cuerpo y organismo se resiente). Cuando analizás por qué te sucede lo que te sucede podés tener más control sobre ellas y aprender a lidiar con todo lo que ocurre a tu alrededor de una mejor manera. Existe una técnica de meditación que nos invita a reconocer a la emoción negativa ya desde el mismo momento en que empieza a surgir. Reconocé esa emoción, invitála como si fuera una amiga, calmála mediante ejercicios de respiración,de forma lenta y pausada y, liberála, observando cuál es su causa. Muchas emociones negativas surgen de pensamientos distorsionados, alejados de la realidad, viciados por un pesimismo que te destruye.
  • Tomar consciencia sobre cualquier diálogo interno que sea pesimista. Uno mismo termina siendo su propio enemigo. Podés culparte, insultarte, menospreciarte, compararte con los demás. Ese diálogo es una versión distorsionada de los comentarios negativos que te han hecho, los fracasos de los cuales no has aprendido, de una auto exigencia desmedida, de una falta de amor propio. Uno/a es mucho más que sus pensamientos y, merecés darte la oportunidad de concretar tus sueños sin importar cuanto te digas que no son posibles.
  • Sensibilidad y honestidad con las propias necesidades emocionales.  ¿Qué es lo que realmente queremos? NO aquello que el resto de la gente (aunque sean  amigos, conocidos, familiares, etc) nos dicen que debemos hacer, sino aquello que sentimos y presentimos fuertemente por dentro. Hay que ser auténtica/o con uno mismo y es notable lo mucho que uno logra sorprenderse cuando llegamos a escucharnos verdaderamente.

  • Conectarse con el cuerpo. Practicar yoga y pilates son excelentes para ser más concientes de cada parte de nuestro cuerpo y, cuando los practicamos estamos en el momento presente y, esto ayuda mucho a disminuir la ansiedad.
  • Nunca aislarse. Es importante buscar conoce gente nueva, visitar con mayor frecuencia a quienes queremos, amigos, familiares, etc. Compartir las metas de uno/a con personas que nos deseen lo mejor y que también sepan sacar lo mejor de nosotros mismos. Dejar de lado la gente tóxica, que sólo logra hundirnos y cargarnos de energía negativa (o nos dejan “de cama”, sin duerzas).
  • Ser agradecido e inspirarse diariamente. Escuchá todos los días música que levante tu estado de ánimo, practicá frases positivas (que nos gusten, por más “cursis” que puedan parecer), imagináte cómo será tu vida cuando te conviertas en la mejor versión de ti mismo. Cada día de nuestras vidas brinda una oportunidad, cada día es una hoja en blanco en donde podés escribir lo mejor de vos, un día para obsequiarte a vos mismo, una sonrisa, un momento de paz.
SHARE WITH FRIENDS: