Home » Belleza y Salud » Cómo lograr eliminar diferentes manchas del rostro

Nuestra piel está preparada para responder de forma eficiente al clima. El responsable de esas adaptaciones es un pigmento, la melanina, que determina el color de nuestros ojos, piel y pelo. En nuestro país, las cifras indican que las mujeres de más de 25 años comienzan a sentirse particularmente preocupadas por las manchas oscuras en la piel y que 1 de cada 3 se ve directamente afectada por esta condición.

Todas disfrutamos de los beneficios del sol en la temporada cálida. Pero hay algo que es necesario saber. La exposición al sol dispara la producción de melanina, que se dirige hacia las capas más superficiales de la piel para absorber los rayos. Y, con el paso del tiempo, cuando a nivel local se crea demasiada melanina y se produce una sobrecarga de células pigmentadas, se forman manchas de color marrón de diferentes formas y tamaños. Estas lesiones pueden ser localizadas o difusas y aparecer en cualquier sector del cuerpo. Sin embargo, las zonas más frecuentemente pobladas son las fotoexpuestas como la cara, el dorso de las manos, el escote y los antebrazos.

Además del sol, cualquier acción directa o indirecta sobre la piel que la irrite o estrese puede también poner en marcha el proceso de pigmentación. Medicaciones, secuelas de infecciones, traumatismos o enfermedades inflamatorias, como por ejemplo el acné, son algunos de los responsables de la aparición de manchas. Pero también la depilación con cera o el rasurado, una alergia, los granitos, los productos exfoliantes caseros agresivos.

cómo eliminar diferentes manchas del rostro

Los más comunes son:

Léntigos. Su aparición responde a exposiciones solares reiteradas y pueden observarse ya en gente joven. ¿Cómo son? De pequeño diámetro, color pardo claro, con superficie lisa y contornos netos. Rostro, el dorso de manos, escote y hombros son las zonas donde más frecuentemente se ubican.

Melasma. Aunque es una pigmentación benigna del rostro, desafortunadamente puede resultar muy poco estética. Mujeres jóvenes, especialmente las de fototipos oscuros y, en particular, las asiáticas, hispánicas o norteafricanas son las más afectadas por este tipo de manchas. ¿Cómo son? De color castaño claro a oscuro no homogéneo y contornos irregulares. Mejillas, frente, sienes, el labio superior y, en ocasiones, el mentón son las áreas del rostro donde se las visualiza. Responden a dos factores: un estímulo hormonal (el embarazo, la ingesta de anticonceptivos o los trastornos de la glándula tiroides o de los ovarios) y como respuesta a un agente lumínico (especialmente la exposición a los rayos UV).

Manchas actínicas. Son el resultado del envejecimiento cutáneo más el fotodaño acumulado, es decir, todo el sol que se tomó a lo largo de la vida. También llamadas “de la edad”, se presentan en personas mayores de 40 años.

Pigmentaciones post-inflamatorias. Son las manchas que persisten después del acné, las depilación con cera, las infecciones o de quemaduras.

Reacciones fototóxicas. Aparece como una reacción de la piel a la combinación de la luz solar y sustancias químicas como los perfumes o algunos medicamentos.

En promedio, suele llevar más de tres meses aclarar el aspecto de las manchas en la piel. Por eso es importante buscar productos con activos que las traten en profundidad y en sus diferentes instancias: el origen en el melanocito, su establecimiento en la superficie visible y el entorno o medio ambiente donde se desarrolla. Es que, en general, la mancha reaparece, aún habiendo sido tratada. Entonces, abordarla con un producto que actúe en los tres niveles, asegura una eficacia completa. En el tratamiento de las alteraciones pigmentarias la fotoprotección es, junto al uso de sustancias despigmentantes, una de las bases fundamentales en dermatología. Los nuevos productos contienen sustancias que actúan inhibiendo o disminuyendo la producción de melanina. El tratamiento debe ser gradual e incluir productos tópicos despigmentantes por la noche y bloqueador solar de alta protección y amplio espectro durante todos los días del año, incluso los nublados. Si no existe este compromiso no se pueden asegurar resultados. Los principios activos más utilizados – presentes en los productos cosméticos para ese fin – son los formulados con hidroquinona y ácido retinoico. Pero también se realizan combinaciones con ácido glicólico o mandélico. Otros agentes despigmentantes que se pueden incorporar son el ácido kójico, el ácido azelaico, el ácido ascórbico (vitamina C) o el ácido fítico. Siempre deben ser indicados por médicos, ya que los porcentajes utilizados son altos y pueden acusar irritación si no se los utiliza bajo la supervisión e indicación del especialista.

SHARE WITH FRIENDS: